Prat Gay le pidió a los Reyes Magos que Cristina copie a Dilma

En un estilo alejado al economista formal, el diputado de la Coalición Cívica apuntó contra el Gobierno por la inflación y alabó al Ejecutivo brasileño por su preocupación por frenar la suba de precios.

Mediante un comunicado de prensa, el diputado porteño Alfonso Prat Gay (CC) sorprende por su cambio de estilo, alejándose del economista serio y asociandose a las chicanas políticas dignas de Elisa Carrió o Aníbal Fernández.

A continuación, Parlamentario.com publica el texto completo de Prat Gay, un ex JP Morgan, que elogió a la nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y criticó duramente a Cristina Fernández de Kirchner.

“No vamos a permitir que la plaga de la inflación vuelva a corroer nuestro tejido económico”. La frase pertenece a un importante primer mandatario del Cono Sur. Es una dama, pero no es Cristina Kirchner. Es una firme defensora de los derechos humanos, y a diferencia de Cristina estuvo presa y fue torturada por dicha defensa. También a diferencia de Cristina, ocupó una serie de cargos ejecutivos antes de llegar a la presidencia (ministra y jefe de gabinete, entre otros), todos por mérito propio. Dilma no tiene una fortuna personal, milita desde siempre en el Partido de los Trabajadores y se preocupa por una inflación que apenas supera el 5% anual.

Cristina, en cambio, se desentiende de una inflación que hasta para el INDEC es más que el doble de la que sufre Brasil – y cinco veces mayor para los 40 millones de argentinos que no le creen al INDEC. Las dos dicen estar al frente de la defensa de los más débiles, pero mientras Dilma sostiene que “la plaga de la inflación afecta a las familias más pobres”, el ministro de economía de Cristina sostiene que “la inflación afecta a los más ricos”.

Dilma tiene una historia de militancia de izquierda pero no le echa la culpa ni a los consultores privados ni a la oposición ni a los empresarios si suben los precios. En vez, se compromete a que no haya inflación, porque es el impuesto que más afecta a los pobres.

Al momento de asumir, Dilma se disgusta por una inflación del 5%. Cristina lleva más de 3 años sin asumir una inflación que supera el 20% en promedio durante su mandato y que ha tenido picos superiores al 30% que es hacia donde ahora nos encaminamos. Dilma invita a la oposición a que la ayude a continuar la obra de su antecesor. Cristina, en cambio, descalifica a la oposición para “profundizar el modelo” que ya estaba agotado aún antes de la muerte de su antecesor y gestor.

Dilma es mujer, de izquierda, y preside una potencia que además es el país vecino al que siempre queremos estar asociados. ¿Será un exceso pedirle a los reyes que Cristina la copie un poquitito, por lo menos?

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password