Ya no es tan amado

En los pasillos de la Casa Rosada se percibe un clima cada vez más negativo contra el ministro de Economía. Lo cuestionan por su gestión y por su escasa proyección política. Preocupación por el informe que dará a conocer el FMI sobre el Indec.

Parece que no son buenos días para el ministro de Economía, Amado Boudou. En las últimas jornadas se ha notado un considerable malestar en Casa de Gobierno con el titular de la cartera económica. Tal es el malestar que algunos aseguran que hasta la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner le expresó al ministro su fastidio por algunos de sus últimos movimientos y actitudes.

Uno de los aspectos que más habrían provocado irritación en la Presidenta es la estrategia política de Boudou, acercándose a los popes sindicales, especialmente a Hugo Moyano, titular de la CGT.

“Es indudable que en la Casa Rosada se quiere tener cierta distancia con Moyano, por eso es que hay bronca con el ministro”, aseguró una fuente de Casa de Gobierno.

El acercamiento de Boudou con Moyano fue criticado con dureza en distintos sectores del Gobierno. Un asesor de CFK resaltó que “es increíble que una persona como Boudou, con su pasado light y lejos de los problemas sociales, quiera ahora aliarse con el sector sindical, es patético”, dijo con tono ofuscado el funcionario de la Casa Rosada.

Pero el malestar con el ministro es que los propios asesores de primera magistrada lo ven “flojo en su gestión y en su proyección política”.

“No consiguió avanzar con el Club de París, que continúa mostrando falencias a la hora de trazar una estrategia de negociación con el mundo exterior y las finanzas internacionales”, resaltó otro funcionario.

Para Boudou también se viene otro frente de tormenta y tiene como protagonista nuevamente al Fondo Monetario Internacional (FMI).

En forma inminente arribará a Buenos Aires una nueva misión del organismo multilateral, con el fin de seguir trabajando con el Indec en la elaboración de un nuevo índice de precios a nivel nacional.

Pero el trago amargo que está tratando de evitar el ministro de Economía es que el organismo multilateral difunda, hacia fin de mes, un informe sumamente crítico con respecto al Indec y a la manipulación de las cifras de inflación.

Así lo admitieron las propias fuentes del Palacio de Hacienda, aunque trataron de minimizar las críticas que se incluirán en ese informe.

“No va a ser tan crítico, sino que se mencionará determinadas cuestiones metodológicas que deberían corregirse, pero de ninguna manera podría implicar un duro cuestionamiento o cosa parecida”, resaltó el funcionario del Palacio de Hacienda.

Sin embargo, las versiones periodísticas que han llegado de Washington en las últimas horas muestran un panorama totalmente distinto.

Esas versiones sostienen que el FMI hará una evaluación sumamente crítica contra el Indec y las estadísticas en la Argentina.

Incluso, se dice, que el directorio del FMI ya se cansó de los “achaques constantes” del Gobierno argentino y que podría hacer esa crítica en la asamblea que realizará el organismo hacia fines de abril, lo cual implicaría un impacto sumamente negativo para el país.

Como se puede observar, se viene un nuevo round entre el Gobierno y el FMI, aunque en este caso, parecería que el Ejecutivo se expondría a un mayor costo político que en años anteriores.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password