“El ‘vamos por todo’ significa que no queremos volver atrás”

Edgardo Depetri apunta a las corporaciones económicas, a las que ubica como “fogoneros” de una eventual alianza opositora. Le Cuestiona a los intendentes que resisten las colectoras.

Cuando quedó tan relegado en la lista de diputados nacionales de 2009, Edgardo Depetri sospechó que podía quedar fuera del futuro Congreso. Pero a sabiendas de la condición de “testimoniales” de muchos de los candidatos que lo antecedían, imaginó que, con viento a favor, no tendría problemas en renovar su banca. Lo que no imaginaba entonces era la derrota del oficialismo ante Unión PRO, y el consiguiente ingreso de un número de diputados kirchneristas mucho menor que el esperado.

Pero mucho menos esperaba volver al Congreso de la manera que lo hizo. Sí pensaba que a la larga reemplazaría a Néstor Kirchner, presumiéndose siempre que el ex presidente dejaría esa banca que no le interesaba en lo más mínimo ocupar, ya fuera por su cargo al frente de la Unasur, o bien para volver a la presidencia de la Nación. Nunca pensó que debería jurar anticipadamente, como consecuencia del fallecimiento del líder tras el cual se alineó.

Pero ahí está hoy Edgardo Depetri, fervoroso militante kirchnerista, de aquellos que siempre está presto a responder a la requisitoria periodística para defender al Gobierno nacional. Y cuestionar duramente a la oposición, a la que le resta valor ubicándola detrás de los designios de las corporaciones.

– ¿Qué opinión le merece el armado opositor que algunos están proponiendo para octubre?

– Para mí, aquí la oposición verdadera al gobierno de Néstor, primero, y de Cristina, después, son las corporaciones económicas. Sean industriales, mediáticas, financieras o sojeras… la Mesa de Enlace y los sectores exportadores… Esa es la oposición real que intenta plantear una confrontación a Cristina, uniendo a todo el arco opositor, porque ven que es muy difícil que puedan detener este proyecto y Cristina Kirchner se encamina claramente al triunfo electoral en octubre. Lo que alguna vez fue el intento de (Héctor) Magnetto juntando a toda la oposición diciéndoles que ponía a disposición de los opositores todos los medios de comunicación que él controla, se repite hoy, con una ofensiva para tratar de garantizar eso.

– ¿A usted le parece que lo que están tratando de recrear puede resultar ser una nueva Alianza?

– Sí, el escenario es parecido a la Alianza que vino después del menemismo, que parecía imbatible; pero también es un escenario parecido al del 55, es una reedición del conflicto de la 125, donde hubo una comunión de intereses, donde se unieron todos, hasta la UIA, que aprovechó ese conflicto para plantear los convenios y los salarios; los multimedios dijeron “ahora vienen por la Ley de Medios”; la Iglesia también apuntaló por el tema del matrimonio homosexual y el del aborto… Digamos que en el sector financiero fueron también solidarios con ese conflicto para evitar la discusión alrededor de la renta financiera. Me parece que eso que les dio resultado de alguna manera, y que después se tradujo en una derrota en la provincia de Buenos Aires en 2009, es lo que tratarían de reeditar. Me parece que el Gobierno, con las decisiones que tomó, Asignación por Hijo, el plan de obra pública más importante de los últimos años, la discusión sobre las convenciones colectivas de trabajo, me parece que fue recuperándose y hoy está en una ofensiva muy fuerte, que como demostraron las elecciones en Catamarca y Chubut realmente muestra que ha consolidado una performance electoral y hay un derrumbe muy estrepitoso de la oposición. Que por otra parte no puede mostrar caras nuevas, ni propuestas que entusiasmen a la gente.

– Ustedes dan por descontado que Cristina va a ser la candidata, ¿no?

– Cristina va a ser la candidata, no hay ninguna duda para nosotros, pero no solamente para el Frente para la Victoria… Hoy Cristina representa a todos los sectores populares que van a confrontar con las corporaciones; no hay condiciones en la Argentina para parir otro candidato del campo del pueblo que no sea Cristina Fernández de Kirchner.

– Se habló de una “Cristina eterna”, la posibilidad de un tercer mandato, ¿qué opinión les merece eso?

– No, esa fue una expresión de Diana (Conti), que fue utilizada por los multimedios para transformarla en un hecho político y nada más. Creo que la respuesta de la Presidenta fue muy contundente, con eso de que “no se hagan los rulos, todavía no soy candidata, no voy a pensar eso… ¿No me aprobaron el Presupuesto, me van a aprobar la reforma constitucional?”… No, me parece que…

– Igual, ella no dijo que no a esa alternativa.

– Me parece que no está ni en la opinión pública, ni en la vocación de Cristina, ni del kirchnerismo, un escenario a perpetuidad. Lo que sí está en construcción es una necesidad de organizar una cosa política, con nuevos cuadros, una unidad muy alta que sí profundice los rumbos y abra a la participación y la decisión colectiva todos los sectores representativos de la comunidad para construir la sociedad que queremos, el país que necesitamos… Hay ahora una campaña donde nos quieren colocar como que vamos a un mayor intervencionismo estatal, autoritarismo, el control absoluto del poder y de todas las instituciones de la República… Somos el chavismo, más Khadafy, más todos los espacios políticos que le han hecho daño a la humanidad. Porque nos han tratado hasta de fascistas… Esto tiene más bien que ver con un intento de estigmatizar nuestra construcción y de lo que pase en la realidad concreta y cotidiana de nuestro país.

– Esa sería una interpretación del “vamos por todo”. ¿El “vamos por todo” qué significa?

– El “vamos por todo” significa que nosotros no queremos volver atrás. Mire, acá la oposición copó el Congreso pensando que iba a gobernar. En realidad no se quedaron con todas las comisiones para hacer testimonio; sino que creyeron que iban a gobernar la Argentina desde el Parlamento. Es más, algunos grupos políticos, como (Elisa) Carrió y como el propio (Eduardo) Duhalde, plantearon que este Gobierno se caía, este Gobierno no llegaba a fin de año, a diciembre pasado. Y ellos pensaron que con el apoyo de los multimedios y de las corporaciones económicas les bastaba para ganar rápidamente la elección. O como dijo Duhalde: Kirchner abandonaba, o perdía por KO, o que la elección de 2011 para ellos era un trámite. Y aparte enarbolaron decisiones que después no pudieron sostener en la práctica, porque la demanda del poder fue “bajen las retenciones a la soja”. Ese fue el planteo, la discusión, como también “pongan el dólar alto, porque perdemos competitividad”. Los exportadores pedían el dólar a 7 pesos, que no avance la Ley de Medios, y la Iglesia les pidió que no saquen ni ley de matrimonio igualitario, ni ninguna ley que avance en derechos como el aborto… Este fue el mandato que les dio el poder. Ah, y por supuesto la famosa discusión que planteó (Alfonso) Prat Gay de bajar el gasto público, es decir: no Asignación por Hijo, menos cloacas, menos agua potable, menos viviendas; eso fue lo que los unió. Y ahí entraron todos: desde la derecha, con el radicalismo, el PRO, el duhaldismo, y fueron funcionales a eso hasta Pino Solanas, que tiene la presidencia de una comisión en el Congreso votada por el PRO. Y evidentemente eso de ir por todo era de parte de ellos al principio, porque iban a defender los intereses de las corporaciones. Ir por todo es seguir planteando derechos de la población, eso es ir por todo.

– Menciona al Congreso. ¿Qué perspectivas le ve a este año legislativo?

– Me parece que va a estar muy cooptado por la disputa presidencial, por la disputa del proyecto. La oposición es mayoría en la Cámara de Diputados, y creo que las contradicciones y la feria de vanidades que expresan para ver quien conduce la confrontación y la oposición al Gobierno, hacen que el debate en la Cámara de Diputados sea este año muy pobre, y que no se construyan espacios de consenso para cosas importantes, que es tratar de retomar y discutir este año con algún grado de legitimidad de todos los sectores.

– Usted es de la provincia de Buenos Aires, ¿a quién van a apoyar ahí?

– Nosotros vamos a apoyar al candidato del Frente para la Victoria que resuelva Cristina Kirchner. Somos el Frente para la Victoria, con lo cual vamos a apoyar al candidato a gobernador que resuelva el FpV, y después, con otras fuerzas políticas que acompañen este proyecto, expresadas por Martín Sabbatella, también estamos de acuerdo con las listas de adhesión que amplíen la legitimidad de un proyecto que va a disputar seriamente con el poder. No tenemos contradicciones. Es más, (Daniel) Scioli va a ser el candidato por el Frente para la Victoria.

– ¿Y las colectoras no pueden llegar a minarlo a Scioli?

– No, de ninguna manera. La discusión alrededor de las colectoras está con algunos intendentes del conurbano que creen que son más importantes que la propia presidenta… Y disputan por un concejal o menos, cuando en la Argentina se está discutiendo el proyecto, se discute política internacional, nuestro alineamiento con América Latina, la política de derechos humanos, la inversión pública… Antes los intendentes repartían comida para hacer política, hoy tienen trabajo en sus poblaciones; hoy tienen cloacas, tienen agua potable, tienen viviendas, así que tienen que entender que la construcción va un poco más allá de los límites de sus fronteras distritales, y de sus acuerdos de comarca, para discutir el país y América Latina. Así que yo creo que la discusión que hacen en muchos lugares los intendentes es interesada, oportunista, porque no les conozco ningún problema de gobernabilidad en los municipios con el triunfo que obtuvo (Francisco) De Narváez, que sacó más concejales que nosotros en 2009. ¿Y dónde tuvieron problemas de gobernabilidad? ¿No les votaron el Presupuesto, hubo denuncias de corrupción? ¿Cuál fue el problema? El problema lo tuvimos nosotros en la Cámara de Diputados de la Nación, y no vamos a dejar que nos vuelvan a hacer los intendentes lo mismo que hicieron en la elección con Néstor Kirchner, donde ellos hicieron listas espejo, listas colectoras, pero para garantizar sus municipios. En contra incluso de la boleta nacional que llevó a Néstor Kirchner como candidato a diputado nacional.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password