Quieren disolver el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico

Patricia Bullrich quiere dejar sin efecto al organismo creado por la presidenta, al que acusan de querer “imponer una forma perimida de hacer historia y una versión maniquea de ese pasado”.

La diputada nacional de Unión por Todos Patricia Bullrich se sumergió en la polémica desatada por la creación del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico, al que acusan de ser un instrumento propagandístico del kirchnerismo.

Según expresó la diputada, “desde el amplio espectro de la intelectualidad nacional se han alzado las voces que rechazan, al decir de la prestigiosa historiadora, profesora titular de la Universidad de Buenos Aires e investigadora principal del Conicet Hilda Sábato, ‘una maniobra oficial para tratar de imponer un pensamiento único’”.

“Crear una institución estatal cuyo objeto es imponer una forma perimida (obsoleta) de hacer historia y una versión maniquea de ese pasado constituye un hecho grave que conspira contra el desarrollo científico y la circulación de diversas disciplinas historiográficas”, señala la declaración suscripta por historiadores, académicos, investigadores, escritores, músicos y artistas y redactado por los historiadores Hilda Sábato, Mirta Zaida Lobato y Juan Suriano.

Sin embargo, el director del Instituto, Mario “Pacho” O’Donnell, defendió la “necesidad de una historia” que contrapese la visión “oligárquica, porteñista, antipopular y antiprovincial” de la llamada historia oficial.

En este marco, Bullrich presentó una iniciativa para dejar sin efecto el decreto 1880/2011, publicado el 1 de diciembre y que crea el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano “Manuel Dorrego”.

“Creemos que el pasado debe servir para no repetir errores, no para justificar la incapacidad de construir futuro. En este momento la situación política que vive el oficialismo es de negación: se niega desde la inseguridad a la inflación, desde la violencia escolar al caos energético, desde el respeto a los derechos y obligaciones constitucionales a la agresión a quienes piensan distinto o no comulgan con el proyecto oficial, entre otros”, fundamentó la diputada.

Bullrich dijo que “la historia no comienza con cada uno de nosotros, pero sí podemos hacer la diferencia en el lapso en el que la protagonizamos pero debemos evitar apropiarnos de las peores prácticas y pretender justificar con ellas la incapacidad de construir un futuro en paz, con equidad y progreso”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password