Desde el oficialismo niegan que una reforma constitucional esté en la agenda parlamentaria

Aníbal Fernández despejó algunas dudas que se habían generado a partir de las declaraciones del titular de la Cámara baja, Julián Domínguez: “Nunca escuché a la presidenta hablar de eso”, aclaró el senador, quien vislumbró pocas chances para la iniciativa.

Ante los comentarios que vienen circulando desde el año pasado, el ex jefe de Gabinete y ahora senador Aníbal Fernández aseguró que “no forma parte de la agenda de trabajo por ahora” un proyecto de reforma de la Constitución, y aún más, enfatizó que no cree que “exista nunca” una iniciativa de esas características.

“Nunca escuché a la presidenta (Cristina Fernández) hablar de eso, lo ha impuesto la oposición. Yo no voy a hablar de eso porque no forma parte de la agenda de trabajo (del Gobierno) por ahora y no creo que exista nunca”, aclaró Fernández.

En declaraciones radiales, el legislador apuntó contra sectores de la oposición y aseguró que al debate “lo instalaron también (el CEO de Clarín, Héctor) Magnetto y los alcahuetes que responden a sus designios cuando se le antoja”.

Cabe recordar que la última reforma de la Constitución se produjo en 1994 como resultado del Pacto de Olivos, firmado entre Raúl Alfonsín y el menemismo, y que habilitó la reelección del entonces presidente Carlos Menem.

El origen del tema

Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados, había rechazado la posibilidad de que el oficialismo presente en los próximos meses un proyecto legislativo de reforma de la Carta Magna. No obstante al ser consultado sobre por qué habría que modificarla, reconoció que hay “una agenda pendiente”.

Así, puso como ejemplo la pérdida del Colegio Electoral en la provincia de Buenos Aires, “que nos permitía garantizar el federalismo” y hoy “no tiene instrumentos jurídicos, porque quedó sepultado definitivamente en la Constitución del año '94. No podríamos discutir una nueva ley de Coparticipación los bonaerenses con los requerimientos constitucionales de esa reforma”.

“Creo que estas cosas, más tarde o más temprano en la política argentina, habrá que discutirlas con más tranquilidad”, admitió, aunque calificó de “disparate” que el oficialismo evalúe una reforma para incluir la posibilidad de que Cristina Fernández busque su re-reelección.

“No puede ser que nos corra permanentemente el temor del cuco de la re-reelección -declaró-, la presidenta tiene una vocación ciudadana y un compromiso democrático: ella misma disipó cualquier posibilidad de este tema”.

Domínguez se refirió así a las afirmaciones de la propia mandataria al inaugurar las sesiones del Congreso el año pasado, en réplica a la polémica desatada por la diputada kirchnerista Diana Conti, quien había hablado de una reforma para lograr una “Cristina eterna”.

En aquella oportunidad, la jefa del Estado ironizó sobre la controversia al preguntarse: “Si no he podido lograr que me aprueben el Presupuesto, ¿alguien me puede explicar cómo voy a lograr una reforma constitucional?”.

Opiniones cruzadas

Desde la oposición recordaron que una reelección indefinida no es nueva para el oficialismo, ya que cuando Néstor Kirchner era gobernador de Santa Cruz, impulsó en 1998 la reforma de la Constitución de su provincia para habilitar su continuidad.

En tanto, cercanos al kirchnerismo como el juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni insistieron en encarar una modificación de la Carta Magna, aunque en su caso no habla de reelección indefinida, sino de la necesidad de impulsar un sistema parlamentario de gobierno.

Desde la Cámara baja, el bonaerense Gustavo Ferrari (Frente Peronista) opinó ante parlamentario.com que nuevos cambios en la Carta Magna significarían “un error” y un “riesgo”, y consideró que se puede defender los intereses de la provincia “de otra manera”.

“Las reformas constitucionales, siendo un tema tan importante, no pueden darse en un contexto de desequilibrio de fuerzas como el actual”, consideró. Por eso, expresó que “la participación de las fuerzas debe ser más equilibrada, por el poder de voto”.

Ferrari sentenció que “abrir de nuevo la Constitución sería un error”, y opinó que “la recuperación del Colegio Electoral no es suficiente como para abrir la Constitución” y que “no podemos correr ningún riesgo”.

Por su parte, el legislador del Gen Gerardo Milman habló de “escarceos” en el oficialismo como “el inicio de una estrategia para evitar que el kirchnerismo duro se le escurra el poder”.

Milman explicó que “el juez (de la Corte Suprema Eugenio) Zaffaroni, el diputado y (ex ministro de Agricultura) Julián Domínguez y otros voceros oficiosos del Gobierno son la punta del iceberg del intento de perpetuarse en el Gobierno” y alertó que “no tienen un interés federalista ni institucional, sólo la glotonería del poder”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password