Enojo en el interior por el tema SUBE

Un legislador calificó como “agravio” a las provincias el reparto de tarjetas en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano, y la consiguiente quita de subsidios al gasoil para el resto del país.

El diputado nacional Oscar Aguad aseguró que “la entrega de las credenciales SUBE para el transporte de pasajeros de Buenos Aires y la quita de subsidios al gasoil para el resto del país, son una irritante discriminación contra los que viven, trabajan y producen en el interior”.

A su juicio, “se corresponden con el prepotente centralismo que expolia a las economías regionales con impuestos distorsivos y retenciones, como se manifiesta en el campo, en el congelamiento en boca de pozo de los hidrocarburos y en la depredatoria minería a cielo abierto. Este agravio al federalismo empobrece y sólo sirve para justificar atropellos intervencionistas que desalientan inversiones”.

Aguad estima que “la presidenta descubrió lo que venimos advirtiendo hace seis años, cae la producción de gas y petróleo y se importa energía por 10.000 millones de dólares anuales, pero su equivocado diagnóstico agravará el problema que es macroeconómico y no puede abordarse caso por caso, trasladando responsabilidades que son propias del ‘modelo’. Lo denunciado en el tema del gas oil debió ser controlado por el Estado que ahora se sorprende de lo que en su momento consintió”, agregó Aguad.

Explicó el diputado radical que “el recorte arbitrario a las empresas descapitaliza, impide la creación de empleo y terminará ajustando el salario con la inflación, un impuesto que pagan todos y se reflejará en el aumento de todas las tarifas”.

“Comparto con la presidenta que se deben acabar ‘las avivadas’, comenzando por sincerar la realidad que ocultan los falsos número del INDEC; la magnitud del ajuste que están pergeñando y el discrecional uso de los recursos públicos que castiga a las poblaciones de las provincias y municipios que no se someten a su relato”, sostuvo el legislador cordobés, para quien “por estas ‘avivadas’, descubiertas en el 2012, nos quieren hacer creer que el Gobierno no tiene ninguna responsabilidad por los desajustes que el ‘modelo populista’ le ha provocado a la economía nacional. Para los inocentes que gobiernan, la inflación, la fuga de capitales, la falta de inversión, el desabastecimiento de gas y petróleo, el hueco fiscal del 2011 (50.000 millones), el amesetamiento del empleo privado, el achicamiento del superávit de la balanza comercial y el fenomenal déficit de la balanza con Brasil, son causados por una conjura mundial y ejecutado por enemigos ocultos que un equivocado diagnóstico trata de descubrir”, dijo.

“Los cordobeses no tenemos por qué pagar el costo de la fenomenal montaña de subsidios indiscriminados que se repartieron en plena campaña electoral. El déficit fiscal no puede caer sobre quienes residimos en el interior, donde nunca llegaron esos beneficios, ni se prevé implementarlos, ahora como manda la equidad social que se declama en el discurso y en el igual trato que obliga la Constitución”, concluyó
Aguad.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password