Despenalización del consumo de estupefacientes

Por Maximiliano Raúl Rima

Se realizó una reunión a la que concurrieron asesores de la diputada Patricia Bullrich y del legislador Juan Pablo Arenaza, a fin de tratar las diversas cuestiones que encierra el tema de la despenalización del consumo de drogas.

En la reunión se volcó sobre la mesa de trabajo todo el ordenamiento jurídico aplicable al caso, interpretaciones técnicas en las ramas de la salud, el orden público, la sociedad y la política, como también reflexiones y experiencias personales.

En conclusión a las ideas aportadas se confeccionaron varios documentos en las distintas áreas, principalmente en materia de salud y derecho.

En ello se destacaron los aportes realizados por el Dr. Pablo NOCETI, el Dr. Iván VILLAFAÑE, la Dra. Mariana MEINKE, el Dr. Sebastián SMOLER, el Licenciado Luis ALBARRAN, la Prof. Carolina ESTEBARENA, en materia de derecho y seguridad; y del Licenciado Ariel UMPIERREZ en materia de salud, entre otros.

Debo aclarar que se generó un debate muy interesante en las diferentes posturas y que estos fueron muy enriquecedores del conocimiento.

Se torna muy importante resaltar que para brindar un informe que se adapte a la necesidad de las circunstancias, se requiere tanto de profesionales de la talla de los mencionados, pero también de tiempo razonable. Tiempo este del que se carece ya que la sociedad y los representantes del pueblo estamos acostumbrados a ir detrás de la agenda oficialista. Aunque en este caso no sea tan así.

Voy a abordar la materia citando al menos algunos antecedentes, lo que es inevitable para resolver una posición.

En México en el año 2006, se modificó la ley de drogas. Los diputados mexicanos despenalizaron el consumo personal y fijaron cantidades permitidas para la tenencia, con la salvedad de que los tenedores que se encuentren en las cercanías de una escuela, hospital o comisaría que podrán ser detenidos e investigados. Lo que se intentó en aquel entonces fue reducir el tráfico minorista y no perjudicar al consumidor con la imposición de un antecedente penal.

En la Republica Argentina el 25 de Marzo de 2009 el Equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia de la Arquidiócesis de Buenos Aires publicó un documento en el que se manifestaba que “la droga está despenalizada de hecho” y nos decían que “la despenalización a nuestro parecer influiría en el imaginario social instalando la idea de que las drogas no hacen tanto daño”. Y continuaban:

“Vemos la buena intención de los que buscan no criminalizar al adicto, es una locura criminalizar la enfermedad. Pero intentemos pararnos desde la perspectiva de las familias más vulnerables. Sin un buen sistema de salud, sin políticas fuertes de prevención, sin un sistema educativo realmente inclusivo y eficiente, el único encuentro del adicto y su familia que pide ayuda con el Estado es la justicia. Despenalizar en estas condiciones es dejar abandonado al adicto, no hacerse cargo de su derecho a la salud. La dinámica misma de la adicción lleva muchas veces a hacer cualquier cosa para satisfacer el deseo de consumo. El próximo encuentro entre el Estado y el adicto ya no será en la enfermedad, sino en el delito que a veces nace de ella.(…) Usando una imagen podríamos decir entonces que la discusión sobre la despenalización corresponde a los últimos capítulos del libro y no a los primeros”.

La Justicia Federal Argentina, cuenta en la Capital Federal con doce Juzgados que cada 15 días por semestre uno se encuentra de guardia.

En ese periodo gran parte del trabajo de estos juzgados consiste en pegar nombres en las resoluciones modelos con las que sobreseen a más del 90 por ciento de los investigados por tenencia de algún estupefaciente. En los cuales ni siquiera, estás personas, son llamadas a prestar declaración indagatoria.

En dos semanas de guardia la Justicia Federal de turno recibe unas 500 causas casi todas por drogas. A la mayoría se esas personas las tienen demoradas en la Comisarías hasta 12 horas y si no tienen pedido de captura o algún paradero, son liberadas de sin más trámites.

El procedimiento de estos Juzgados es por demás automático y burocrático. Aplican el Artículo 19 de la Constitución Nacional que protege los actos privados que no afectan al orden y la moral pública.

Desde 1986 y hasta 1990, la justicia usó de fundamento el fallo “Bazterrica”. Este precedente sostenía que la tenencia de estupefacientes para uso personal que se realizara en condiciones tales que no trajera aparejado un peligro concreto o un daño a derechos de bienes de terceros, no podía ser penalizada.
Pero en 1990 la Corte Suprema menemista dictó lo que paso a la historia como el fallo “Montalvo”. Aquí los jueces se despacharon diciendo que el usurario de drogas era el último eslabón del tráfico y que el derecho a tutelar es general y no particular del consumidor. Pero así y todo la Justicia de los tribunales inferiores después de un corto tiempo se distanció de los argumentos de este fallo y volvió a los fundamentos sostenidos en el caso “Bazterrica” dando lugar a una innumerable cantidad de sobreseimientos.
En la actualidad el fallo aplicable por excelencia es “Arriola” donde la Corte de Suprema de Justicia de la Nación declaró la Inconstitucionalidad del 2do párrafo del Articulo 14 de la ley 23.737 en el año 2009.
En otro orden de cosas, no se puede mirar hacia otro lado cuando en otra masiva convocatoria el 5 de mayo de 2012 se acantonaron más de 60 mil personas movilizadas en distintos puntos del país para pedir la despenalización.
Se suma a esta petición social un sin números de publicaciones algunas realizadas por intelectuales, políticos, organizaciones nacionales y latinoamericanas; entre las que tengo conocimiento.
Las publicaciones más populares sobre despenalización, en lo que respecta a la prensa escrita, se pueden adquirir libremente en Kioscos de Diarios y Revistas de cualquier barrio y desde hace bastante tiempo. Entre muchas tantas se pueden citar: ”La Revista de la Cultura Cannabica THC”, de Sebastián Bassallo, en cuyas fotos de tapa estuvieron muchísimos famosos; la Revista “La Mano” de Roberto Pettinato -que tuvo su momento-; el libro de Alicia Castilla titulado Cultura Cannabis. Incluso la edición de la Revista VIVA del Diario Clarín del 15 de marzo de 2009 cuya foto de tapa era una hoja enorme de marihuana.
Cabe mencionar también que se puede conseguir libremente toda la parafernalia para el uso de estupefacientes en cualquier galería cercana a la Avenida Cabildo y Juramento, a la Av. Santa Fe y Callao y hasta en la Peatonal Perú cerca de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y Plaza de Mayo.

Es sabido y está científicamente comprobado que el uso de cualquier substancia, en este caso de estupefacientes es malo para la salud y puede generar una enfermedad tan grave como la adicción. Hasta en algunos casos quien abusa de las drogas puede perder la vida.

El campo de la salud en la prevención de adicciones y tratamiento de las mismas debe ser el pilar fundamental en la Política de despenalización.

Si bien la represión que prevé el artículo 14 de la Ley 23.737 -para el tenedor de estupefacientes- jamás gozó de eficacia y murió en el desuetudo normativo al poco tiempo de haber nacido, es muy importante que los legisladores que hoy están tratando la despenalización, lo hagan con la conciencia de que si actualizan la ley también aprovechen el momento, para actualizar las políticas de prevención y tratamiento en todas las adicciones, especialmente en las de este tipo, ya que la ley 23.737 como estas políticas también dejan mucho que desear.

Para finalizar quiero decir que estoy de acuerdo con la despenalización del consumo, ya lo fundamente en todo lo expuesto en este texto, lo expresé en el ámbito académico en oportunidad de la “Jornada Multidisciplinaria sobre Prevención y Asistencia a las Adicciones” del 14/09/2002 de la Universidad de Morón organizada por el Vicerrectorado de Posgrado de esa Universidad, en la “IIa Jornada Conmemorativa del Día Internacional de la Lucha Contra el uso indebido y Tráfico Ilícito de Drogas” de fecha 25/06/2002, organizado por la Policía Federal Argentina; y en la charla debate titulada “Legalización de las Drogas” realizada por el Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires el 25/10/2002 y por sobre todo lo avalo desde las luz de mi ideal político que es el de bregar por la libertades individuales, entre otras cosas.

Pero eso sí: Apelo a los representantes del pueblo a que propongan y constituyan eficaces políticas de prevención y tratamientos para atender a los adictos, a sus amigos y familiares. Ya que de no existir ello, al cabo de muy poco tiempo los argentinos habremos abierto en nuestra historia otro capítulo más de la novela escrita por Giuseppe Tomasi Di Lampedusa titulada “EL GATOPARDO”. Cambiar las cosas para que Todo siga Igual.

Maximiliano Raúl Rima.

Bibliografia:
Revistas La Ley.
Revistas Criminología PFA.
Revistas THC, La Mamo, Libro Cultura Cannabis, Revista VIVA, Diario La Nación, Diario Clarín.
Código Penal Argentino y leyes complementarias, comentado anotado y concordado. Constitución Nacional – Manual Joaquín González.
Jurisprudencia. Fallos Arriola, Bazterrica entre otros.
Libro la Mafias de las Drogas. Raúl Tomás Escobar.
Material Académico – Jornadas y Seminarios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password