La otra versión

Como vicepresidenta de la Comisión de Salud, la diputada Carmen Polledo no duda en afirmar que los hospitales porteños son el soporte sanitario del conurbano bonaerense y que a ellos se destina el 22 por ciento del Presupuesto de la Ciudad para una población de tres millones de personas, mientras que la provincia de Buenos Aires sólo asigna el seis por ciento para sus 17 millones de habitantes.

Por César Montenegro

“No negamos la realidad y tampoco la distorsionamos”, asevera cuando se refiere a las continuas denuncias que el arco opositor en la Legislatura efectúa en contra del jefe de Gobierno acusándolo de querer desactivar y desarticular el sistema de salud. En diálogo con Parlamentario la legisladora macrista Carmen Polledo acusa -sin medias tintas- a la oposición de actuar con intereses oportunistas y mezquinos.

– Hubo denuncias de que el Hospital de Agudos del Barrio de Lugano no tiene ambulancias ni camillas, ¿cuál es el estado en que se encuentra el mismo?

– Básicamente los hospitales tienen distintas escalas o graduaciones de acuerdo con las prestaciones que brindan. Hubo una evaluación por parte de los funcionarios del área que los llevó a la conclusión de que en la zona en la que está instalado el Hospital Cecilia Griersson, está también el hospital Santojani que es uno de los establecimientos de mayor complejidad y funciona como hospital cabecera. Creo que cuando el pueblo vota por un candidato en este caso al jefe de Gobierno, Mauricio Macri, que llegó con el 64 por ciento de la voluntad popular, lo que la gente busca es un administrador que priorice los recursos. Con inteligencia, discreción y seriedad se invierte el dinero en el mejor lugar posible. Si nosotros decimos hagamos hospitales acá y allá sin la menor planificación, ¿a quién le sacamos los recursos? Los recursos son limitados. Se trata de obrar con inteligencia, seriedad, convicción y decidir dónde colocar el dinero teniendo en cuenta las prioridades. Sabemos que los recursos no son ilimitados, son limitados.

– ¿Cuál es la situación del establecimiento?

– Debo remarcar que el tema está judicializado. Hay una jueza que entiende en la causa y una presentación que estuvo a cargo de los funcionarios correspondientes y en la que se volcó las razones por las que se definió que ese hospital debía tener determinadas características. En la zona hay otros nosocomios con las mismas características; lo que no se quiere es duplicar inversión, esfuerzo, fondos y personal, porque realmente no da para ello; entonces debemos hacer trabajar la cabeza y sacer el mayor provecho posible y atender a la mayor cantidad de población que en la zona sabemos, es muy vulnerable y dar así el mejor servicio que necesita la población.

– La oposición sistemáticamente manifiesta que los hospitales Borda y Moyano sufren graves deterioros en todos sus servicios y más aún en el edilicio…

– Los dos grandes hospitales, el Borda y el Moyano que fueron nacionales y que fueran transferidos a la Ciudad vienen sufriendo un deterioro que no empezó ahora. Son nosocomios que tienen entre 120 y 150 años a los que en determinado momento y por mucho tiempo, se los dejó absolutamente de lado. El otro tema es que se ha modificado la concepción del tratamiento del enfermo psiquiátrico en los últimos años. En el mundo entero no existe más el concepto de manicomialización, en el que se internaba un paciente y éste, crónico, se quedaba a vivir en el establecimiento para toda su vida. Por ello es que se ha ido bajando la cantidad de pacientes. La oposición, con una absoluta mala fe, dice por ejemplo que el Hospital Borda, que actualmente tiene 780 pacientes y que en el 2000 tenía dos mil, sostiene que nosotros lo estamos achicando y desactivando. La ignorancia es de tal magnitud, que a mi me sorprende.

– ¿Y por qué los sectores opositores obran de la manera que lo hacen?

– Porque pareciera que no se han enterado que los grandes conceptos a nivel internacional, en términos psiquiátricos, tienden a acotar estos grandes y enormes hospitales. Ya es norma fomentar el alta de los pacientes para que vayan a casas de medio camino y así integrarse lo más rápido posible a la vida de todos los días.
Los dichos de la oposición me parecen de una manifiesta mala fe. Hay menos pacientes en los establecimientos psiquiátricos, no por ineficiencia; al contrario por eficiencia profesional en donde se trata -reitero- de ir achicando para que esas personas tengan otras posibilidades y otras herramientas.

– ¿Qué herramientas?

– Es enorme la cantidad de pacientes que lamentablemente son dejados por su familia y que tienen una red de contención social de ningún tipo. Hay un inmenso número de pacientes que más que atención psiquiátrica necesitaría un hogar y no lo tiene. Estos hospitales son además instituciones de puertas abiertas: durante los fines de semana entre 200 y 250 personas salen a hacer su vida o a visitar algún familiar y luego vuelven. Decir que nosotros estamos achicando, degradando u obrando con desidia, es algo por demás injusto. Estamos adecuándonos a las nuevas miradas psiquiátricas para que cada vez haya menos pacientes en los nosocomios. Lo que pasa es que paralelamente hay que armar las casas de medio camino, para que los pacientes que obtengan el alta vayan allí a continuar su vida.

– Es un tema también criticado, se sostiene que hay pocas casas de medio camino…

– Exactamente. Hay una casa en la calle Gorriti y otra más. Obvio que no son suficientes. Seguimos tratando de armarlas. Es complicado implementarlas pero ese es el camino, evidentemente es un largo camino por transitar.

– En la Legislatura hay dos proyectos que impulsan declarar la emergencia sanitaria en el área neonatal.

– Los fallecimientos en ese período de vida se produjeron en sectores sociales más vulnerables. Por ello se está llevando a cabo un trabajo conjunto entre el Ministerio de Desarrollo Social y Salud y que consiste en relevar caso por caso, para ir viendo exactamente qué es lo que pasó. Porque también ha aumentado muchísimo la mortalidad de chicos que tienen procesos judiciales y que están ligados a hogares con problemas de violencia doméstica y en los que interviene la morgue; a ello hay que prestarle atención. Pienso que los proyectos que impulsan la emergencia sanitaria, tienen un contenido político respecto a la palabra emergencia.

– ¿No se justifica declarar la emergencia?

– Antes el recurso humano que era más insuficiente y escaso era el de anestesista. Ahora hay dos especialidades que escasean y que son los terapistas y los neonatólogos. ¿Por qué? Será porque no quieren pasar sus vidas en guardias. Porque un neonatólogo o un terapista se pasan la vida en emergencia. Es muy difícil conseguir ese recurso humano tan calificado. Estamos tratando de conseguir gente capacitada para trabajar en esas áreas, pero no es un tema que se resuelve de la noche a la mañana. Desde el 2008 en que asumió Macri a 2012, el plantel de enfermeras se incrementó en mil más. De 7400 pasamos a tener 8400 enfermeras.

– Cuando la oposición se refiere a la regionalización de los servicios, ¿hacia dónde apunta?

– Hay un estudio realizado que observa que si una mamá en estado de gravidez paulatinamente pierde peso y presenta alguna complejidad al nacer el niño, se debería derivarla a un centro que esté mejor equipado. Derivar los partos de las madres que potencialmente puedan tener problemas y con bebes de menor peso y que potencialmente puedan presentar alguna complejidad al nacer el niño se deberá derivar a centros mejor equipadas. Es lo que se hace hoy y se continuará haciendo.

– ¿Es cierto que la construcción del Centro Cívico tomará una parte del terreno que ocupa el Hospital Borda?

– Va a tomar una parte, eso es así, y será la porción que ocupaban los talleres protegidos. Para ello se construyó una obra que cobijará a los talleres y que es una construcción nueva, de óptimas condiciones para su funcionamiento. De esa manera el espacio que ocupaban se destinará a levantar parte de lo que será el futuro el Centro Cívico.

– ¿En concreto no existe la intención de que los talleres desaparezcan?

– De ninguna manera. Es una mudanza, es pasar de un determinado lugar a otra edificación recién terminada y preparada para la función que tendrá que cumplir, que reúne mejores condiciones para que los internos puedan trabajar. Acá lo que tenemos es un grupo identificado con ATE y algunos autoconvocados, pero que de ninguna manera son más de cien personas en un establecimiento que trabajan 1.500 personas. Sin dudas hay gente que por ideología, por cuestiones partidarias o una cuestión de militancia están presionando con el objeto de no permitir el traslado.

– Se ha manifestado que hace falta incrementar en un 40 por ciento la nómina de personal de enfermería…

– Me gustaría que alguien me explique de dónde sacan que es el 40 por ciento y no el 38 o el 42 por ciento. Creo que son slogans mediáticos. Estoy muy impresionada cuando veo en la televisión algún grupo de legisladores que nunca los he visto trabajar en lo atinente a la salud, y sin embargo toman el tema basándose en el planteo de algún grupo que no está de acuerdo con la gestión del Pro en la Ciudad. Concretamente no sé de dónde salen esos datos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password