Perdiendo la brújula

Una profunda grieta en el Gobierno nacional provocó el paro de la CGT moyanista y el fallo del juez federal de Nueva York Thomas Griesa. Varios ministros en la picota.

El fallo del juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, sumado al paro del 20 de noviembre desató duros cruces dentro del Gobierno, con fuertes reproches internos.

Según distintas fuentes, tanto a nivel de Casa de Gobierno como del Ministerio de Economía, se comentó con insistencia un fuerte reto de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia.

“Aparentemente el reto fue el día del paro de la CTA y de la CGT”, comentó un funcionario de la Casa Rosada.

Pero no fue el único funcionario que tuvo que “soportar” un momento duro y amargo.
También habrían existido, según se dice, fuertes críticas de la primera mandataria hacia los ministros de Economía, Hernán Lorenzino, y de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman.

“En Presidencia se considera que estos funcionarios vienen pifiando feo con sus estimaciones y sus previsiones, acerca de los fondos buitres y el embargo a la Fragata Libertad”, comentó el mismo funcionario de La Rosada.

Y como si fuera poco, dentro de ese clima denso dentro del propio Poder Ejecutivo, son también tiempos difíciles para la petrolera YPF, reestatizada hace casi nueve meses.

Mucho se comentó en estos últimos días los problemas de coordinación que están teniendo la cúpula de la compañía. En principio, se aseguró que la relación entre su titular Miguel Galuccio con el viceministro de Economía, Axel Kicillof, siempre fue complicada. Pero en estos últimos días la cuerda, aparentemente, se tensó aún más.

Diferencias sustanciales entre ambos funcionarios a la hora de tomar decisiones para la empresa y para el sector de hidrocarburos determinó una fuerte discusión entre los dos, que casi “pasa a mayores”.

“Dicen que hubo una pelea verbal y un amague de casi llegarse a las manos y tuvieron que intervenir algunos que estaban presentes en esa reunión para evitar las trompadas”, admitió un asesor de la cartera económica.

Dentro de esta interna, está claro que Kicillof es la persona que genera más celos entre los distintos integrantes del gabinete.

“Lo que ocurre es que tiene una gran concentración de funciones y de poder y es la única persona que genera las medidas de cómo debe seguir la profundización del modelo”, comentó otra fuente del Palacio de Hacienda.

“Es verdad que (Guillermo) Moreno también tiene poder dentro del gabinete, pero Axel es el que promueve los lineamientos esenciales para que después se aprueben en Olivos”, resaltó la misma fuente.

Es indudable que tantos años de la misma gestión comienza a generar problemas entre los propios hombres del oficialismo. El desafío del Ejecutivo para el próximo año será, entonces, no sólo enfrentar las elecciones parlamentarias, sino cómo evitar que los cortocircuitos internos cada vez más elocuentes no compliquen más el panorama.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password