La violencia no será la partera de la historia; será su sepulturera

Por Mario Mazzitelli

Los abucheos en San Lorenzo al vicepresidente y el mal momento que debió pasar Kiciloff junto a su familia mientras regresaba de Uruguay, encendieron todas las alarmas del oficialismo.

Los escraches, abucheos, amenazas y descalificaciones que ellos propinan a políticos de la oposición, jueces, periodistas o dirigentes varios son vistos como actos legítimos; en cambio son agresivos y antidemocráticos cuando desde sectores “que no quieren al gobierno” se expresan simétricamente.

En 2010 con motivo de un motín en Ecuador que puso al presidente Correa en una situación delicada y a la propia democracia ecuatoriana al borde del colapso, nos expresamos en idéntico sentido que la mayoría de las fuerzas populares de Argentina en defensa de aquel orden constitucional. Además nos movilizamos. Frente al Palacio San Martín la columna de Proyecto Sur quedó muy cerca de una columna kirchnerista. De esta columna comenzaron cantos insultantes a Pino Solanas que inicialmente fueron respondidos con cantos del mismo tenor por parte de nuestra militancia. Mi papel no era el de cantar ni incentivar la confrontación. En un momento, estando de espaldas a esta columna oficialista, con un palo me golpearon en la cabeza. Esto provocó un corte del que brotó sangre y mis compañeros me impulsaron a denunciarlo públicamente La solidaridad que desató esta agresión fue superior a la esperada, pero ni una sola voz kirchnerista.

Yo no voy a pagar con la misma moneda. Diré que más allá de la libertad de expresión que tenemos todos, el respeto debe prevalecer a cualquier otra consideración. Si no mejoramos la convivencia entre quienes habitamos el suelo argentino el futuro será complicado para nosotros y para nuestros hijos.

Mario Mazzitelli es secretario general nacional del PSA

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password