“Timerman conduce a la Argentina a un pésimo acuerdo”

Alfredo Atanasof cargó contra el canciller, al que caracterizó como “muy nervioso” y alertó sobre las consecuencias que a su juicio tendrá aprobar el acuerdo con Irán.

Por Agustín Alvarez Parisi

Muy crítico del acuerdo con Irán, el diputado nacional Alfredo Atanasof detalló sus cuestionamientos en vísperas de su abordaje en la Cámara de Diputados. Advierte sobre el “aislamiento” que a su juicio atraviesa nuestro país y la inconstitucionalidad que representa el memorando.

En diálogo con Semanario Parlamentario, el legislador nacional del Frente Peronista analizó también el Gobierno kirchnerista, las posibilidades de reforma constitucional y el abordaje que hace del problema de la inflación.

-¿Por qué considera que el Gobierno quiere aprobar el acuerdo entre Argentina e Irán?

– El Gobierno quiere ponerse a la cabeza del espacio geopolítico que hasta hace poco lideraba Hugo Chávez, y por eso necesita asociarse con Irán a cualquier costo, probablemente para neutralizar el aislamiento en que se encuentra nuestro país y llevar adelante acuerdos económicos y energéticos. Lamentablemente, esta decisión nos lleva a confrontar con las entidades y ciudadanos judíos y complica nuestra relación con el resto del mundo.

-Usted sostiene que con este acuerdo se renuncia a nuestra soberanía jurisdiccional. ¿Por qué?

– Porque de aprobarse, nuestro país perdería su soberanía jurisdiccional y también renunciaría a ejercer el derecho de juzgar en nuestro país. Es una medida inconstitucional que viola los artículos 109 y 18 de la Constitución nacional

– Timerman afirma que al oponerse al acuerdo, la oposición “habla desde la ignorancia y el odio”. ¿Qué opinión le merece eso?

– El canciller está muy nervioso y conduce a la Argentina a un pésimo acuerdo con un país que no reconoce el Holocausto, niega la indagatoria de los sospechosos por el atentado, niega el derecho a existir del Estado de Israel y está acusado de desarrollar armas nucleares en violación de lo establecido por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

– Sintéticamente, ¿cómo evalúa la tarea del Parlamento del último año?

– Fue un año de mucho trabajo y de gran esfuerzo que se vio demostrado en la cantidad de proyectos presentados. Sin embargo, teniendo en cuenta que el oficialismo se limitó a aprobar a ciegas lo presentado por el Poder Ejecutivo y a rechazar la mayoría de los proyectos que presentó la oposición, queda claro que no fue más que la escribanía del Poder Ejecutivo, se perdió la oportunidad de elevar el nivel a través del debate.

– A su entender, ¿qué temas quedaron pendientes?

– No voy a entrar en detalles sobre los casi 400 proyectos que presenté en 2012, pero basta con recordar que el proyecto de ley de Acceso a la Información Pública, o el de mínimo no imponible de ganancias, entre otros, ni siquiera tuvieron tratamiento en comisión.

– El oficialismo pareciera no resignarse a la idea contraria: ¿cree que volverá a reformar la Constitución para que haya re-reelección?

– Es matemáticamente imposible que ello ocurra, si el oficialismo no suma más aliados. Toda la oposición ha suscripto un documento que establece que no votaremos ninguna modificación de la Constitución que incluya la reelección, queremos que se cumpla la vigente por la cual juramos.

– A pesar que falta pocos meses para las elecciones legislativas, pareciera que la oposición esta adormecida…

– Estamos trabajando para lograr primero un acuerdo político y programático con los que pensamos igual y luego desde allí concretar un acuerdo electoral. Hay tiempo, falta mucho para las elecciones.

– Está claro que su bloque hará alianzas. La pregunta es ¿con quién?

– Hoy estamos trabajando para aunar posiciones con otros espacios políticos, las alianzas vendrán más adelante. Lo más importante es seguir trabajando para todos los argentinos.

– ¿Qué pasará con el PJ?

– Espero que salga de la crisis en que esta inmerso, trabajamos para que sea participativo y representativo de los intereses de la sociedad.

– ¿El Frente para la Victoria conservará la mayoría en ambas cámaras?

– No, porque al igual que en 2009 ganaremos las elecciones en la provincia de Buenos Aires.

– Ya que estamos en la provincia de Buenos Aires, ¿cómo evalúa la gestión del gobernador Scioli?

– El gobernador y los bonaerenses somos rehenes de una inequitativa política fiscal, hasta que no se resuelva la Coparticipación Federal la provincia de Buenos Aires estará discriminada, el Gobierno nacional somete a las provincias con un manejo discrecional de la caja.

– ¿Usted buscará renovar su banca de diputado?

– No es momento de hablar de candidaturas, trabajamos para construir un espacio político que represente los intereses de la mayoría, en eso trabajo permanentemente.

– ¿Cómo evalúa la gestión de Cristina Fernández de Kirchner?

– Ha caído mucho la valoración de los argentinos respecto de su gestión, sólo le doy algunos datos: el cepo cambiario es rechazado por el 58 por ciento de los ciudadanos, la política energética por el 61 por ciento, la limitación de importaciones por el 69 por ciento, el manejo de las estadísticas nacionales por el 83 por ciento, mientras que la relación con la prensa es objetada por el 70 por ciento de los argentinos. En líneas generales, es un alto índice de desaprobación de la ciudadanía en temas claves, que cuánto más tiempo se tarde en atenderlos, más difícil será resolverlos.

– Hablamos de la posibilidad de que el oficialismo insista con una reforma constitucional… ¿Pero usted piensa que Cristina quiere ir por su re-reelección en el 2015?

– No tengo dudas, el Gobierno no tiene plan B, pero creo que no lo logrará en el Parlamento y tampoco será avalada por el 70 por ciento de los ciudadanos que desaprueban una reforma Constitucional con reelección.

– Diputado, la inflación es un gran problema que seguramente será tenido en cuenta para las elecciones. Ahora el Gobierno acordó congelar los precios por 60 días. ¿Será la solución para bajar la inflación?

– El Gobierno no tuvo más alternativa que reconocer la inflación, uno de los grandes problemas de los argentinos junto con la inseguridad, pero ninguno de los congelamientos de precios de nuestra historia económica sirvió para controlar la inflación. El congelamiento es una decisión desacertada, lo que se necesita rápidamente es un plan antiinflacionario serio.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password