La presidenta de la Nación resalta lo realizado durante la década kirchnerista

Cristina Fernández de Kirchner inició su discurso a partir de las 12.35 en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación, remarcando que “este no es un discurso cualquiera”, resaltando que este año se cumplirán 30 años de democracia y 10 del kirchnerismo en el Gobierno.

En la apertura del 131° período de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner resaltó el valor de esta fecha, haciendo hincapié en que se cumplen 30 años de democracia y diez de gobierno kirchnerista.

De entrada, la presidenta aclaró que “este no es un año cualquiera”, destacando que en 2013 “se van a cumplir 30 años de la recuperación democrática de la República Argentina”.

“30 años de que los argentinos hemos recuperado el derecho a la vida, hemos recuperado la libertad y la soberanía popular”, remarcó. Destacó también que el próximo 25 de mayo “vamos a cumplir 10 años” del kirchnerismo en el Gobierno.

La presidenta de la Nación llegó al Congreso a las 12.25 y comenzó su discurso a las 12.35. Flanqueada por el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, y el titular de la Cámara baja, Julián Domínguez, la mandataria saludó a todas las fuerzas de democracia por los 30 años que se cumplen de democracia.

Marcó como “desarrollo” a la palabra que “más sintetiza estos diez años” y destacó a esta década como “el período de crecimiento económico más importante de la historia argentina”.

“Se puede ganar una elección, pero se puede perder el Gobierno”, señaló la presidenta a continuación, destacando luego la cantidad de personas que se han incorporado al mercado laboral.

Hizo mucho hincapié en el área laboral, destacando que “se logró reducir un 67% a los desocupados”, llegando al 6,9% de desocupación. Puso énfasis también en resaltar los convenios colectivos refrendados, como así también que “el salario mínimo creció un mil trescientos treinta y ocho por ciento. Mídanlo con los índices que quieran, pero jamás habíamos tenido una recuperación tan importante”.

Dijo también que el salario mínimo argentino es el mejor de América Latina y comparó con los países más desarrollados, advirtiendo que tienen allí mejores salarios pero más desocupación.

La presidenta de la Nación resaltó como “otro rasgo distintivo” el desarrollo de la seguridad social, destacando la mejora de los haberes de los jubilados, valorando en ese marco la recuperación del sistema que estaba en manos de las AFJP.

Destacó que casi seis millones de personas tienen cobertura previsional, gracias al “plan de incorporación” al sistema implementado por Néstor Kirchner.

Dijo orgullosa que “la Argentina tiene hoy la cobertura más alta, 94,3%” de la región, y detalló los países que están debajo nuestro y sus porcentajes.

“El aumento jubilatorio desde que él fue presidente es de 1.400 %”, dijo la mandataria, que resaltó también que “cuando los aumentos son porcentuales van favoreciendo también a los que más ganan”.

Luego valoró “haber reconstruido un mercado interno de consumo”, precisando que “hoy la inversión, no el gasto como decían en la década del 90, la inversión se incrementó en 3,6 puntos: 7,7 puntos, casi el 8% del PBI destinado a nuestros jubilados y pensionados”.

“Aquella rémora de que en el sector público se administra mal y que los privados administran bien”, comentó, destacando que luego de 12 años de administración, el fondo de sustentabilidad tenía 80 mil millones de pesos, mientras que ese fondo tiene hoy, a partir de su recuperación, 254.000 millones. “Antes, en manos de las AFJP hubo inversiones ruinosas, como las acciones de un conocido grupo mediático”, en su primera referencia a Clarín, que despertó silbidos que fueron callados por ella. “Nosotros no silbamos a nadie, nosotros aplaudimos”, aseguró.

Recordó que en 2009, en medio de la crisis, cuando General Motors iba a despedir a numerosos trabajadores, “fue la ANSES la que concurrió con un préstamo, no solamente para que no despidieran trabajadores, sino también para que pudieran presentar su nuevo modelo”, destacando que esa plata fue devuelta y generó más empleos. “Y no se la prestamos a ningún amigo”, aclaró sobre esa plata.

Destacó también la Asignación Universal por Hijo, precisando que “no solamente nos hemos hecho cargo de toda la masa que estaba en condiciones de jubilarse, hemos aumentado las jubilaciones y también hemos incorporado y protegido al sector más vulnerable de la sociedad y aun así hemos triplicado ese fondo de garantía”, pidiendo que “nadie vuelva a decir que lo público es mejor que lo privado”, ni viceversa, porque “hay buenos administradores públicos y buenos administradores privados, y malos administradores públicos y malos administradores privados”.

El plenario de senadores y diputados nacionales se inició a las 11.27, con la interpretación del Himno Nacional por parte de Facundo Nolasco, a quien Néstor Kirchner le regaló un violín, quien fue el encargado de ejecutarlo.

La presidenta arribó al Congreso por la explanada de la calle Entre Ríos. Allí la aguardaba una comisión de recepción exterior conformada por los diputados Norma Abdala de Matarazzo (Frente Cívico por Santiago), Mario Negri (UCR), Alicia Ciciliani (PS-FAP), Enrigue Thomas (Frente Peronista), y los senadores Luis Juez (Frente Cívico-FAP), Eugenio “Nito” Artaza (UCR), y María Laura Leguizamón y María José Bongiorno del Frente para la Victoria.

Ya en el Parlamento, la Presidenta se encontró con una comisión de recepción interior integrada por los diputados Agustín Rossi (Frente para la Victoria), Ricardo Gil Lavedra (UCR), Federico Pinedo (PRO), Juan Carlos Zabalza (PS-FAP), y los senadores Elena Corregido (Frente para la Victoria), Martha Borello (UCR), Sonia Escudero (Frente Peronista) y María Higonet (PJ).

Luego pasó por el Salón de Pasos Perdidos donde descubrió de una de las siete banderas que flamearon por algunas horas en las Islas Malvinas durante el denominado “Operativo Cóndor”, en 1966. A continuación se dirigió hacia el recinto de la Cámara baja para dar su mensaje.

De esta manera, la mandataria cumple con el artículo 99, inciso 8 de la Constitución Nacional que obliga al titular del Poder Ejecutivo a realizar “anualmente la apertura de las sesiones del Congreso, reunida al efecto ambas Cámaras, dando cuenta en esta ocasión del estado de la Nación, de las reformas prometidas por la Constitución y recomendando a su consideración las medidas que juzgue necesarias y convenientes”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password