Una Asamblea Legislativa con más gente y menos entusiasmo que las anteriores

Durante su discurso, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, fue aplaudida 163 veces. Los tibios cantos de los palcos, que estaban repletos, sólo aparecieron al final, cuando la primera mandataria había dejado el recinto.

La presidenta de la Nación, Cristina Fernández, concurrió este viernes al Congreso para dar inicio al 131º período de sesiones ordinarias del Parlamento, donde realizó un discurso que duró tres horas y 40 minutos, pero que a diferencia de los anteriores, no fue tan fervorosamente acompañado por la militancia.

En total, la primera mandataria fue aplaudida 163 veces -según consta en la versión taquigráfica-, aunque los cantos de los palcos, que estaban repletos, sólo aparecieron en todo su esplendor al final, cuando Fernández había dejado el recinto.

La previa, los madrugadores y los primeros cánticos

Uno de los primeros en acomodarse en uno de los palcos del primer piso que tiene el recinto de la Cámara baja fue el Titular de la Federación Tierra y Vivienda (FTV) y presidente del Partido MILES, Luis D’Elía. También madrugaron los actores Federico Luppi y Andrea del Boca, artistas que apoyaron férreamente al Gobierno nacional en los últimos años.

“Porque Néstor no se fue, lo llevo en el corazón, con la jefa los soldados de Perón”, fue el primer cántico que se escuchó, ya con militantes acomodándose en los palcos del segundo piso, mientras volaban los globos con la consigna “Clarín Miente”.

Distribución de los palcos

D’Elía estuvo acompañado por el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, y por el diputado provincial y también referente del Movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro.

Frente a los dirigentes sociales se encontraba, en un palco, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, y la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri. En el siguiente estaba la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, y en el próximo -a su izquierda-, los sindicalistas Antonio Caló, Omar Viviani y Andrés Rodríguez, entre otros.

Llegando al medio se encontraban el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, el filósofo Ricardo Forster, el presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, y la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

Del Boca y Luppi se ubicaron en distintos palcos, aunque la actriz estuvo acompañada por su colega Darío Grandinetti y por la boxeadora Marcela “La Tigresa” Acuña. Además se vio, en un lateral, al abogado constitucionalista Eduardo Barcesat.

Las banderas

En los palcos del primer piso del recinto de la Cámara baja colgaron banderas de UPCN, Frente Transversal, Forja, Partido Humanista, Kolina, y Unidos y Organizados.

Ya en el segundo piso se divisaron banderas de Movimiento de Unidad Popular, La Cámpora –muchas, pero pequeñas-, y de Socialistas para la Victoria.

Los legisladores más efusivos

El senador Daniel Filmus y los diputados Edgardo Depetri y Mayra Mendoza, los tres del Frente para la Victoria (FpV), fueron los legisladores que más efusivamente aplaudieron a la presidenta mientras daba su discurso en el recinto.

Otras legisladoras oficialistas, como Liliana Fellner y Sandra Mendoza, intentaron seguir los cánticos de los militantes. Al no poder recordar la letra, acompañaron con las palmas.

No te conozco

El gobernador Daniel Scioli recibió los saludos de los diputados Sandra Mendoza, Omar Plaini, Facundo Moyano y Carlos Kunkel, mas no el del jefe camporista Andrés Larroque, que olímpicamente lo ignoró. El mandatario bonaerense se ubicó entre el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y el gobernador entrerriano Sergio Urribarri, en la bandeja de invitados especiales.

Celulares, siestas y el más cholulo

Muchos legisladores dejaron de escuchar a la primera mandataria para utilizar sus celulares. Entre ellos se encontraron a Filmus, Victoria Donda, Luis Juez, Aníbal Fernández, Paula Bertol, “Wado” de Pedro, Marina Riofrío y Gerardo Morales, entre otros.

El premio al más cholulo se lo llevó, sin duda, el senador kirchnerista Sergio Mansilla (Tucumán), que en reiteradas ocasiones grabó, con su celular, partes del discurso de Cristina Fernández. El legislador estaba, aproximadamente, a tres o cuatro metros de la presidenta de la Nación.

Cuando eran casi las dos y media de la tarde, y mientras la primera mandataria continuaba con su balance de gestión, empezaron a asomar entre los legisladores algunas caras de sueño. Dos que no pudieron disimular el cansancio fueron Alfonso Prat-Gay y Francisco de Narváez.

Preparado

Si bien el kirchnerismo colmó el recinto con cotillón de todo tipo –desde panfletos, globos y hasta gorras-, el diputado del Frente Peronista Eduardo Amadeo también se fue preparado a la Asamblea Legislativa, ya que se anticipó a cualquier anuncio y colgó en su banca un gran cartel blanco con letras negras que decía “Respeto a la Justicia”.

Los globos infaltables

Fiel a su costumbre, Guillermo Moreno repartió y tiró gorros y globos con la leyenda “Clarín miente”. Le ayudaron a inflar los globos Luis D’Elía, Fernando “Chino” Navarro y Emilio Pérsico, que estaban en palco de la primera bandeja. Detrás se ubicó el exdiputado Miguel Saredi.

Dale que sale

“Vengo, bancando este proyecto/ El proyecto nacional y popular/ Te juro, que en los malos momentos, los pibes siempre vamos a estar/ Porque Néstor no se fue, lo llevo en el corazón, con la jefa los soldados de Perón”, fue la canción que más se cantó durante la Asamblea Legislativa.

Otra cántico que sonó fue el que termina, al mejor estilo de una cancha de fútbol, con un “saliste a la plaza, con olla y sartén/Te fuiste corriendo, con la JP”.

“Tómala vos, dámela a mí, el que no salta, es de Clarín”, se escuchó en el recinto mientras Moreno miraba, desafiante, al palco de los periodistas.

Fieles al mate

Misionero de ley, el diputado Alex Roberto Ziegler convidaba con mate a sus compañeras de bancada mientras cantaban luciendo los gorritos de Moreno con la leyenda “Clarín miente”.

Volantes al por mayor

Desde todas las galerías se tiraron todo tipo de volantes. De APL, el gremio que encabeza Norberto Di Próspero, decían “Fuerza Cristina”, la misma frase que los del Sindicato de Peones de Taxis de Omar Viviani. En cambio, UPCN Congreso tiró volantes más jugados, pues decían: “Bancando al compañero Boudou”.

Pero hubo otros que llamaron más la atención: mostraban una Boleta Lista 2 del Frente para la Victoria y reverenciaban a las elecciones presidenciales 2015, señalando “Candidato a presidente de la República Argentina Daniel Osvaldo Scioli, “el verdadero heredero de Néstor Kirchner es Daniel Scioli”. Y en el reverso completaba: “El cambio seguro en la continuidad Scioli 2015”.

Se fue Cristina, suban el volumen

Una vez que Cristina finalizó su discurso y salió del recinto, la militancia no cantó la marcha peronista. Al ritmo de “con la jefa los soldados de Perón”, D’Elía arengó junto con el legislador porteño Juan Cabandié a los pocos que quedaban en el recinto. Los esfuerzos por levantar la voz no tuvieron eco en la gente: en menos de dos minutos, el recinto estaba en un 80 por ciento vacío.

Mientras senadores y diputados radicales mantenían una pequeña reunión en el recinto, Fellner se llevaba, muy feliz, uno de los globos con el mensaje “Clarín Miente”.

Los aplausos más fuertes

Los momentos más festejados del discurso de Cristina Fernández fueron cuando la presidenta de la Nación habló sobre la Asignación Universal por Hijo (AUH), la creación de universidades y parques industriales, y la educación pública, pero la frutilla del postre fue al momento de anunciar un paquete de leyes con el objetivo de democratizar la Justicia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password