Disputa por un parque

Ante el estado de abandono de la República de los Niños, en la Cámara alta se trabaja para unificar criterios a partir de la presentación de dos proyectos de ley que pretenden establecer un nuevo marco normativo para el predio preservando sus características fundacionales.

Por Eleodoro Dof

En la actualidad se debaten dos proyectos en el Senado de la provincia de Buenos Aires. Uno, donde, entre otras cuestiones, se plantea que la República de los Niños debe seguir bajo la potestad del municipio de La Plata y, otro, que, tal como fuera concebida originariamente, el paseo sea administrado por la provincia de Buenos Aires con la participación de representantes de todos los municipios.

Historia

Los dueños y gerentes de los frigoríficos ingleses jugaban al golf en las bucólicas 53 hectáreas emplazadas en la localidad de Manuel B. Gonnet, del distrito de La Plata, hasta que Eva Perón puso sus ojos y decidió que allí se levantaría una suerte de edén para los niños.

El gobernador Domingo Mercante tomó las riendas de las obras en 1949 y los 1600 obreros, que trabajaban y dormían en las barracas levantadas en los terrenos, terminaron la construcción en tiempo récord. El 26 de noviembre de 1951, fue inaugurada la República de los Niños con bombos y platillos.

Calificado como el mayor emprendimiento infantil de Latinoamérica y el primer parque temático de América, los arquitectos ideológicos lo concibieron con un doble propósito: el de esparcimiento educativo en un mundo de sueños y cuentos ligados a la infancia y el de aprender a ejercer los derechos y obligaciones que en todos los países democráticos tienen los ciudadanos.

Los sueños, sueños son…porque a contramano del destino y la jurisdicción impuestos a la República por el Gobierno del tres veces electo presidente de los argentinos, la dictadura de 1979, mediante los decretos 9.347 y 1.294 la traspasó a la órbita municipal.

La situación jurisdiccional sigue sin cambios, con el paso de gobiernos provinciales de distintos sesgos políticos.

Sí, se agitó, cuando se proclamaron a los cuatro vientos que la administración de intendente justicialista Pablo Bruera promovía la privatización del magnífico predio.
Preservar las características fundacionales, físicas y funcionales; cuidar el entorno del medio ambiente; garantizar el acceso popular a distintas actividades, aparecen en las iniciativas de marras, como los postulados para abortar la cesión del vergel de los pibes al manejo y explotación de manos privadas.

Presente

En estos tiempos, cuando la comuna platense ejerce plena competencia sobre la República de los Niños, el reputado diario norteamericano “Times” acaba de descalificar al Paseo, situándolo en el deshonroso puesto número dos, sobre los cinco parques temáticos del Mundo “donde los niños van a morir”. El medio compara a la República de los Niños de Gonnet con los “Palacios de la Muerte” un parque tailandés que versa sobre “las torturas en el infierno”.

A años luz de esa lupa extranjera, otros ojos, pero bonaerenses, proyectan una normativa para que la República de los Niños sea desafectada del poder municipal y vuelva a quedar bajo la tutela provincial para que recupere sus características fundacionales. Pero la idea se topa con los intereses de los legisladores platenses que quieren seguir teniendo el control del predio alegando “derechos adquiridos” a través de un decreto de la dictadura. La idea de provincializar el parque parte del criterio que cambia sustancialmente las posibilidades de financiamiento y además deroga el decreto militar.

Decreto Militar

Esta cuestión, la ratificación de un decreto de un gobierno militar a través de una ley de la democracia, que comprende la posición de los senadores del FpV-PJ Luciano Martini, Gustavo Oliva y Emilio “Taka” López Montaner, es un gran debate en sí mismo más allá del tema.

No fue la senadora del FpV-PJ Silvia Pérez, autora del proyecto que establece la derogación de los decretos militares para que la República de los Niños vuelva a la órbita del Estado provincial, entendiendo que tal vez de esa forma el parque saldría del estado de abandono y pueda ser visitado de forma gratuita por escolares del interior provincial, la que se valió de “esta debilidad” de los platenses para imponer su proyecto.

Pero fue la fundadora de Madre de Plaza de Mayo y Dra. Honoris Causa de la UNLP, Adelina Dematti de Alaye, quien se expresó sobre el debate en curso, y sostuvo que “derogar un decreto dictatorial para reemplazarlo por una ley democrática que no hace más que reproducirlo, o apenas limitar sus alcances, es legitimar el acto político injusto, arbitrario e ilegal que se declama repudiar”.

Fiel a su estilo, Adelina Alaye dijo más “sería un ejemplo de compromiso con la democracia y la justicia social, que fuesen los legisladores platenses los que renunciaran, en nombre del pueblo de nuestra ciudad, al beneficio de una cesión ilegal perpetrada por funcionarios dictatoriales durante el imperio del terrorismo Estatal y el saqueo de los bienes públicos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password