Con Carrió y con Binner, ni a la esquina

Por Pablo Bergel

Cuando estamos en pleno duelo latinoamericano por la muerte física del Comandante Presidente Hugo Chávez Frías, llegan a nuestros ojos y oídos las increíbles e inesperadas declaraciones de Lilita Carrió y de Hermes Binner, máximos referentes de los partidos Coalición Cívica y Socialista, respectivamente.

La señora Carrió, caracterizando injuriosamente al régimen venezolano de “fascista”, con enorme ligereza e ignorancia, propia de quien está cegada por un desprecio y un resentimiento hacia lo popular y plebeyo, que bien conocemos y hemos padecido los argentinos durante décadas, y al que nuestra cultura política designó con el mote de “gorila”.

El segundo, Hermes Binner, abrevando en la línea histórica de “NorteAmérico” Ghioldi, la cara “socialista” de la revolución fusiladora de 1955 que derrocó y persiguió al peronismo durante 18 años, declaró que él habría votado por el candidato de la derecha oligárquica y colonialista venezolana, Henrique Capriles. Binner pretende referenciar y ser el candidato a presidente del Frente Amplio Progresista, una coalición que intenta presentarse como el centroizquierda opositor al gobierno CFK (con la cual, no obstante, la une una compartida pasión sojera por el modelo extractivistas exportador de commodities).

Aunque intenten travestirse de “progresismo ético”, tanto la figura de Carrió como la de Binner se sitúan en un campo esencialmente antipopular y reaccionario. Una película que ya vimos los argentinos, con el título de “La Alianza” y las figuras estelares de Fernando de la Rúa y Carlos Chacho Álvarez; y sabemos bien cómo termina.

Lilita Carrió y Hermes Binner demuestran con sus declaraciones que están en las antípodas de nuestra praxis socioambiental y nuestra biografía política, así como de la fuerza Proyecto Sur y su líder inspirador Fernando “Pino” Solanas (quien me convocó como candidato independiente a encabezar su lista de diputados de la CABA el año pasado; y que en estos momentos está en Caracas asistiendo a los funerales del Comandante Chávez) y con quien nos unen historias resistentes al gorilismo oligárquico concentrador y elitista del saqueo y contaminación de los pueblos y los bienes comunes. Deseo dejar bien a salvo y en claro mi enorme aprecio por muchos dirigentes y militantes tanto del partido Coalición Cívica como del Partido Socialista en todo el país, quienes acompañan con entrega y desinterés las causas populares; y a quienes alentamos a empoderarse y pasar la escoba a las esclerosadas estructuras de la viejísima política que más que contenerlos los reprime.

Y deseo dejar bien en claro, también, que esta declaración no puede, de buena fe, ser usada, editada o quitada de contexto: no nos aqueja ningún ataque de “neokirchnerismo”, por el contrario, seguimos y seguiremos denunciando sus líneas de continuidad y conectividad con el menemismo entreguista, el macrismo privatizador, y el neocolonialismo extractivista, petro-sojero-minero que promueve el actual gobierno nacional, así como la continuidad del estado represor y de la doctrina (ahora vergonzante) de la seguridad nacional.
Gracias Hugo Chávez, también, por servir de revelador del “quién es quién” en la sociedad y la política argentina.”

Pablo Bergel es legislador porteño de Proyecto Sur

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password