Las mujeres, hoy: desafíos y realidades

En el Día Internacional de la Mujer, Parlamentario analizó junto a cuatro diputadas de distintos bloques los avances y las cuentas pendientes del género, tanto en materia de leyes como de políticas públicas. Los números femeninos en el Congreso.

Por Carolina Ramos

Artífices de la historia. Protagonistas de un pasado, un presente y un futuro. Acaso las mujeres, sometidas, subestimadas, han sabido armarse un camino que hoy, 8 de marzo, es reconocido por la ONU desde hace 36 años a través del Día Internacional de la Mujer.

A lo largo de los siglos y a nivel internacional, las mujeres han hecho frente en más de una batalla, en un mundo que, con diversos matices, se resiste a abandonar ciertos rasgos patriarcales. En una charla con Semanario Parlamentario, cuatro diputadas nacionales de distintos sectores políticos, pero unidas por una causa común, analizan el presente de la mujer, destacan las leyes sancionadas por el Congreso en las últimas décadas y aspiran a terminar con la violencia y la discriminación: Victoria Donda (FAP), Claudia Giaccone (FpV), María Luisa Storani (UCR) y Olga Guzmán (Mov. Popular Neuquino). Cifras elocuentes reflejan la participación política del género: en el Senado, casi el 39% de las bancas son ocupadas hoy por mujeres, mientras que en Diputados superan el 37%.

¿Qué significa el Día de la Mujer?

La pregunta dispara reflexiones similares. “Vivimos una etapa de gran importancia para la mujer –remarca Giaccone-, donde existe una destacada integración en el Parlamento, donde la mujer tiene un papel preponderante”. Para la oficialista, “tenemos una presidenta que refrenda todos los días la necesidad de ser incluidas y el orgullo de ser mujer”. “Para muchas argentinas es un día muy significativo, porque tiene que ver con la lucha cotidiana de las mujeres, desde el lugar que ocupa cada una, ya sea médica, docente o política”, expresa Guzmán. “Cuando hablamos del Día de la Mujer –analiza Donda- recordamos en realidad el esfuerzo de todas esas mujeres que lo que están planteando desde esas banderas es ni más ni menos que seguir conquistando nuestros derechos para ir por una sociedad más igualitaria que la que tenemos”. Coincide Storani que “la historia de esta fecha es una historia de lucha, de muerte, y además también de festejo con las conquistas, después de tantos años”. Lucha originada en Estados Unidos y extendida al resto del globo. Nuestro país no es la excepción: “Hay una clara percepción de la importancia de la política de género en los países de la región, y especialmente en Argentina se traduce en iniciativas concretas”, apunta Giaccone.

Leyes y deudas

El año pasado, el tema de género ocupó un lugar destacado en la agenda parlamentaria, a través de leyes que fueron sancionadas con consenso de todo el arco político. En la lucha para erradicar la violencia contra las mujeres, el Parlamento sancionó normas tales como la derogación del avenimiento del Código Penal, es decir, eliminó la posibilidad legal de que una víctima otorgue “perdón” a su violador. El detonante fue el caso de Carla Figueroa, la joven pampeana muerta en manos de su esposo y abusador. Pero no fue el único caso mediático que despertó a los legisladores de su sopor. El fallo del tribunal tucumano que absolvió a todos los acusados por el secuestro y desaparición de Marita Verón encendió la alarma en el Congreso, que en sesiones extraordinarias reformó la Ley de Trata de Personas. Con la presencia de Susana Trimarco, máxima referente en la lucha contra este flajelo, vio luz verde la ley que elimina al consentimiento de la víctima como eximente de toda responsabilidad penal y obliga al Estado a promover la reinserción social de las mujeres que caen en estas redes. Para la diputada Guzmán, la trata de personas, más allá de la ley, es un tema que “no hay que perder de vista” y sobre el que “hay que trabajar”.

Asimismo, el Parlamento incorporó al Código Penal la figura de femicidio, para agravar las penas a quien matare por “odio de género”. También penalizó el femicidio vinculado –aquel que se comete a un familiar de la mujer para causarle un daño psicológico- y el homicidio perpetrado con motivo de la orientación sexual. En el debate, diputadas y senadoras coincidieron en pensar a la muerte como el final de un camino de agresiones físicas y verbales al que las mujeres son sometidas. Según cifras de la ONU a nivel global, 603 millones de mujeres viven en países donde la violencia doméstica no se considera un delito.

Como asuntos pendientes, tanto legislativos como del propio Poder Ejecutivo, surgen varios puntos de las legisladoras consultadas: desde la Ley de Fertilización Asistida y un mayor presupuesto para el Consejo Federal de la Mujer hasta la legalización del aborto y la declaración de la emergencia nacional en materia de violencia de género.

“El derecho de ser madres hoy está trunco para muchas mujeres”, advierte Guzmán, mientras el proyecto de ley de reproducción asistida gratuita permanece “paralizado” en el Senado. Donda añade que “sería muy bueno también que el Poder Ejecutivo se acuerde de transferir los fondos necesarios que necesita el Consejo Federal de la Mujer para implementar la ley que se aprobó en 2009 de prevención de las diferentes formas de violencia hacia la mujer. Hay una emergencia nacional en cuanto a la violencia”. “Siempre hay otras prioridades en los gastos”, agrega Storani. Según la radical, “tenemos una legislación pionera en Latinoamérica, que incluso sirve de ejemplo para otros países, pero lo que es una deuda terrible es la efectivización de las políticas públicas que plantea la legislación”. Por eso, se pregunta “si hay una posibilidad tan importante como la de Fútbol para Todos, de llegar a todos los hogares y tener esos spots, ¿por qué no aprovecharlos en prevenir?”.

El aborto legal, seguro y gratuito es una de las banderas que diputadas como Donda no dudan en levantar. Storani, también firmante del proyecto de ley, sostiene que “tenemos que reconocer el derecho de las mujeres a poder decidir sobre su propio cuerpo, y además poder actuar inmediatamente con toda la salubridad que se necesita, porque las cien mujeres por año que mueren en Argentina por abortos clandestinos son todas pobres, y se hacen entre 500 mil y 600 mil abortos por año; quiere decir que las mujeres se lo hacen igual, lo hacen pagando, y las que no pueden mueren”. Para Guzmán, “es un tema que tiene que madurar en la sociedad”, aunque pide discutirlo.

Números en femenino

Si de participación política se trata, el porcentaje de mujeres que ocupan hoy una banca en el Congreso pinta un panorama impensado hasta hace dos décadas. En la Cámara de Diputados, las legisladoras suman nada menos que 96, es decir, representan el 37,3 por ciento del total del Cuerpo –dos menos que en el período 2009-2011-. En el Senado el escenario es similar: casi el 39 por ciento (38,8) son mujeres. Las proporciones no pueden analizarse sin la influencia de la Ley de Cupo Femenino, sancionada en 1991, que fijó un piso mínimo del 30 por ciento de mujeres en las listas electorales.

En la Cámara baja, otras cifras sustentan la teoría de un protagonismo femenino en crecida. De 45 comisiones permanentes, 10 son presididas por mujeres: Asuntos Constitucionales (Diana Conti), Educación (Adriana Puiggrós), Ciencia y Tecnología (Graciela Giannettasio), Salud (María Elena Chieno), Familia y Mujer (Silvia Risko), Energía (Rosana Bertone), Asuntos Municipales (Gladys González), Juicio Político (Adela Segarra), Libertad de Expresión (Mónica Gutiérrez) y Discapacidad (María Luisa Storani). Además, hay tres que presiden bloques (Margarita Stolbizer, del GEN; Alicia Comelli, del Movimiento Popular Neuquino, y Mariana Veaute, del Frente Cívico y Social por Catamarca). Otras siete diputadas se manejan como monobloques. Son Victoria Donda (Libres del Sur), María Cristina Fiore Viñuales (Renovador de Salta), Liliana Fadul (Mov. Popular Fueguino), Marcela Rodríguez (DIP), Ramona Pucheta (MIJD), Graciela Ocaña (Udeso) y Patricia Bullrich (Unión por Todos).

En el Senado, ocho comisiones de las 26 mantienen este rasgo: Banca de la Mujer (Marina Riofrío), Agricultura, Ganadería y Pesca (María Graciela de la Rosa), Economía (Laura Montero), Educación y Cultura (María Rosa Díaz), Legislación General (Aída Iturrez de Cappellini), Población y Desarrollo Humano (Norma Morandini), Medios de Comunicación y Libertad de Expresión (Liliana Fellner), y Trabajo y Previsión Social (Ana María Corradi).

Los desafíos

Ayer fueron el derecho al voto, a la ocupación de cargos públicos, a las buenas condiciones laborales. Hoy, el slogan de la ONU para conmemorar la fecha es “Una promesa es una promesa: momento de pasar a la acción para acabar con la violencia contra las mujeres”.

“Hay que reflexionar y continuar trabajando para erradicar la discriminación”, opina Guzmán. Pese a esto, la neuquina sostiene que hoy por hoy la mujer está en igualdad de condiciones con el hombre: “Tenemos las puertas abiertas para participar de la vida política y social”, justifica, y añade que “hoy muchas mujeres son el sostén de sus hogares”. “Siento orgullo de pertenecer a este Congreso de la Nación que ha votado las leyes más avanzadas, progresistas, de afianzamiento de derechos y de reconocimiento de nuevos derechos, pero las leyes que se votan no sólo tienen que cumplirse, sino que además todos los días hay que demostrar de qué se tratan”, razonó Storani en el recinto, tras el reciente episodio entre Andrés “Cuervo” Larroque y Laura Alonso. En tanto, Donda apuesta a superar las barreras de discriminación y violencia que rodean a las mujeres: “Si este año llegamos hasta ahí sería un sueño importante”, anhela. “Debemos seguir adelante, los logros obtenidos son muchos, pero tenemos que seguir profundizando y ampliando derechos”, coincide Giaccone.

Cantidad de mujeres

Diputadas: 96 (37,3%) Senadoras 28 (38,8%)

Comisiones presididas por mujeres

Cámara baja: 10 (22,2%) Cámara alta: 8 (30,7%)

Fuente: Índice de Calidad Legislativa

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password