Que sea elegido Bergoglio significa que hay una esperanza para la Argentina

Por Liliana Negre de Alonso

En primer lugar es para destacar que en dos mil años de la Iglesia, veintiún siglos, la primera vez que hay un Papa americano y un Papa argentino.

En segundo lugar, lo que significa para la República Argentina, o sea en momentos en que en nuestro país reina la discordia, la confrontación, las contrariedades, la crispación; que sea elegido el cardenal Bergoglio significa que hay una esperanza para la Argentina.

Él siempre ha luchado en contra de los poderosos, él fue vilipendiado y mancillado con motivo del matrimonio de las personas del mismo sexo, sufrió el calvario de Cristo en su propio cuerpo, en silencio, callado.

En mismo Senado que yo integro se hicieron declaraciones de repudio, simplemente por defender la doctrina católica. Me pongo a pensar en la Presidenta, que nunca quiso asistir a una homilía de él; asistió una sola vez con su esposo y después se iba a cualquier lado, pero no se quedaba en Buenos Aires, inclusive para el 25 de mayo, que se conmemora la Revolución Patria, que fue acá, en Buenos Aires, todo se hacía y se celebraba en otras provincias, con tal de no escucharlo a Bergoglio.

Y ese fue elegido por Dios, esa persona elegida por Dios para regir los destinos del mundo, la máxima autoridad del Mundo, porque digamos, los presidentes son autoridades sobre territorios, y él es autoridad de todos los fieles del mundo. Mil doscientos millones de fieles. Una persona que ha estado conviviendo con nosotros, era a él a quien consultábamos cuando teníamos dudas, que a parlamentarios de Acción Mundial de Parlamentarios por la Vida la ha apoyado mucho.

Para la Argentina esto es un milagro y creo que un nuevo sol se abre para la Argentina.

Cuando me enteré de la noticia, durante la sesión en el Senado, me quebré de la emoción porque me acordé de todo lo que ha pasado él, todo lo que ha sufrido, el escarnio público del que ha sido objeto. Llegaron a decir que lo habían hecho arrodillar cuando aprobaron la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. Entonces pensé en que Dios lo compensó y además que Argentina pase al principal lugar del mundo como mensajera de la paz, no como mensajera del odio, COMO MENSAJERA DE LA PAZ”.

Qué ejemplo, qué bofetada, qué tirón de orejas para los argentinos.

El cardenal, hoy nuestro queridísimo Papa Francisco I, un hombre que ha ejercido un liderazgo excepcionalísimo en tiempo tan difíciles.

La Barca de Pedro tiene un gran timonel.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password