Aníbal Fernández: “La presidenta tiene su fe intacta, pero quejosa”

El senador kirchnerista, que integra la delegación oficial que encabeza Cristina Fernández para asistir a la entronización del papa Francisco, señaló que, durante el encuentro entre la jefa de Estado y el sumo pontífice católico, la primera le presentó al segundo "su queja por algunos integrantes" de la Iglesia.

Luego de la reunión que mantuvieron el papa y la presidenta de la Nación, uno de los integrantes de la delegación argentina, el senador Aníbal Fernández, aclaró que se trató de “un encuentro privado entre ambos, y en estas cuestiones el protocolo es el que manda”.

“Por lo que me han contado y lo que se ha visto en televisión ha sido muy respetuoso y muy serio entre ambos. Soy de los que creen que este papa va a ser mejor que otros, estoy convencido de que, aparte de lo importante es esta noticia para los argentinos, se trata de alguien capaz de iniciar los cambios profundos que necesita la Iglesia católica”, comentó por radio Continental el senador kirchnerista.

Fernández señaló sobre Jorge Bergoglio que “en temas como Malvinas, Cromañón, la trata de personas, la drogadicción, hemos coincidido y es una persona que jamás tuvo pelos en la lengua”. Dijo que “quizás traiga un viento nuevo que va a ventilar los oscuros y cargados claustros clericales. Y que eso sería bueno para la Iglesia Universal, para el mundo y para la Argentina”.

“Será un príncipe de la Iglesia con una extraordinaria capacidad de hacer política, abonando en la medida en que su investidura lo haga posible, la opción por los pobres. Es bueno para la Argentina que uno de los nuevos, y lo digo desde muchos costados, sea coronado papa”, sostuvo el senador.

En tren de definiciones, vaticinó que este será “un papa seguramente mejor que muchos otros papas. Y además, argentino. No estoy diciendo que todos deberían estar orgullosos por esto. Digo que este jesuita, este sudamericano que abrazó la Doctrina Social de la Iglesia y seguramente abrevó en Conducción política, quizás traiga un viento nuevo que va a ventilar los oscuros y cargados claustros clericales. Y que eso sería bueno para la Iglesia Universal, para el mundo y para la Argentina”, argumentó.

Finalmente, Fernández admitió que “la presidenta tiene su fe intacta, pero quejosa” por el funcionamiento de algunos integrantes de la institución eclesiástica.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password