“No veo en otros frentes líderes nuevos”

Lanzado como precandidato a senador por la Ciudad, el diputado Roy Cortina analiza la proyección del FAP de cara a las próximas elecciones. Cercano a “Pino” Solanas, el socialista reconoce la necesidad de tener cierta “elasticidad” en los acuerdos, aunque impone límites con los “viejos” de la política.

Por Carolina Ramos

Todavía en una etapa “exploratoria”, tal como la define, el diputado Roy Cortina tantea el terreno electoral y se lanza como precandidato a senador por la Ciudad, aunque su mandato vence en 2015. En esta búsqueda, algo es seguro para el socialista: “Un entendimiento entre el FAP, la Coalición Cívica y ‘Pino’ es la opción ganadora”.

En tono polémico, el legislador se queja de que “acá todo el mundo habla de (Hermes) Binner, pero se nota que no son del partido de Binner”. Sin nombrarla, replica a su par del FAP Victoria Donda: “Cuando estuviste primero con el kirchnerismo, después con “Pino” y después con otra fuerza en tres años, empezás a ser viejo” en política, advierte. En este sentido, considera “apresurado” conformar hoy un frente, tal como el que ya sellaron Libres del Sur y el sector que representa Alfonso Prat-Gay.

– Tanto a nivel nacional como a nivel Ciudad, ¿cómo ve parado al FAP de cara a las próximas elecciones?

– Desde mi punto de vista, el FAP sigue siendo la fuerza política nueva en la Argentina, que está expresada en términos genéricos como alternativa. En términos de quién la personaliza y quién es su máxima figura, eso se ve incluso más acentuado, porque no hace falta contratar a ninguna encuestadora para saber que Binner está entre los tres principales presidenciables de la Argentina de cara a 2015. Así que como fuerza política y como dirigente de esa fuerza política posicionado en la grilla de los presidenciables, la situación es óptima. Eso por un lado, ahora bien, del otro lado seguimos siendo una fuerza nueva, que se está consolidando. El año pasado hicimos una serie de encuentros y actividades para ir consolidando territorialmente al FAP que fueron exitosas y que demostraron que queda mucho por crecer en el interior del país. Pero ahora comienza una nueva etapa, la de las legislativas, donde prima muchas veces la peculiaridad que tiene cada uno de los distritos. En ese sentido, el FAP ha decidido tener una elasticidad, que consiste en tratar de respetar esas peculiaridades. No es el mismo el protagonismo que tiene (Luis) Juez en Córdoba que el que tiene en provincia de Buenos Aires o en Chubut. No es lo mismo el protagonismo del socialismo en Santa Fe que en Córdoba, y así en muchos casos. No es lo mismo la Ciudad de Buenos Aires, donde vos tenés, por ejemplo, un dirigente con el cual hemos coincidido conceptual y programáticamente en muchos aspectos, como es (Fernando) “Pino” Solanas, que luego no replica en otras provincias.

– ¿Cuál sería la estrategia, entonces?

– La idea nuestra es transitar un andarivel que, por supuesto, deja excluido en sus márgenes tanto al Gobierno nacional como a fuerzas que sean expresiones o posiciones muy conservadoras, como el caso de muchos sectores del peronismo federal o del macrismo. En el medio hay muchas particularidades en cada uno de los distritos, y eso puede generar –algunos pueden decir “tensiones”, pero yo digo- libertades para constituir alianzas, y a eso hay que sumar la libertad que da el sistema de las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias). Es decir, vos podés ir separado pero después te une la gente en las PASO.

– En este andarivel que marca, ¿confía en entablar alianzas con la UCR o la Coalición Cívica, como sucede en Santa Fe?

– Sí, claro. De hecho, no me voy a cansar nunca de decir que, si bien la cabeza visible de la coalición política que gobierna Santa Fe es el socialismo, nosotros gobernamos Santa Fe y Rosario con enormes vicisitudes, como en todo frente político, pero gobernamos con el radicalismo, y con otras fuerzas más como la Coalición Cívica: ése es el Frente Progresista Cívico y Social. Puede haber diferencias y todo, pero nadie saca los pies del plato porque es un frente ganador, que se ha construido con persistencia en el tiempo. Así como hay un frente de esas características en Santa Fe, en la provincia de Buenos Aires puede haber un acuerdo con el radicalismo, en Córdoba no se cómo se dará, en Mendoza lo mismo… Capital es mucho más complejo, porque hay muchas personalidades de centroizquierda, del progresismo, incluso un espectro del centro opositor con el cual se podría tener coincidencias. Por ejemplo, nosotros hemos hecho muchos eventos para discutir la agenda progresista convocados por el socialismo, y tuvimos sentados en una mesa a (Rodolfo) Terragno, a “Pino” Solanas, a Margarita Stolbizer… estamos dialogando.

– ¿Cómo ve el acuerdo ya formalizado entre Libres del Sur, que integra el FAP, y la Coalición Cívica? ¿Lo hablaron con ustedes?

– Sí, lo hablamos. Nos hemos reunido, la Mesa Nacional del FAP dialoga. Ellos ya han tomado una decisión, que pasa más por tener un vínculo o una coincidencia con ese sector de la Coalición Cívica y el radicalismo. Hemos dicho que era medio apresurado ya conformar un frente, porque armar un frente implica cerrar la posibilidad de explorar, y lo que te queda antes del salto al vacío son las PASO. Mientras vos sigas una política exploratoria, de amplitud de diálogo, siempre estás a tiempo; si vos decís “ya está, este es el frente”…

– Pero ellos, si bien cerraron un acuerdo, se manifestaron abiertos a ampliarlo…

– Porque en la Argentina siempre hay una lógica de decir siempre “sí, sí, vamos a dialogar, pero yo ya cerré esto”, y eso es la antítesis de lo que hace Binner. Acá todo el mundo habla de Binner, pero se nota que no son del partido de Binner. El partido de Binner somos nosotros, el partido socialista, por eso yo puedo hablar de cómo funcionan los frentes que convoca y estimula el Partido Socialista. El Partido Socialista no tiene estrategias del tipo “hago un frente y lo cierro”. Todavía hay mucho tiempo.
– ¿Pero cree que hay suficiente tiempo para seguir dialogando?

– Tenemos hasta el 12 de junio… En diez días el Gobierno no sabía que (Jorge) Bergoglio iba a ser papa, y ahora lo van a ver un millón de personas a la Plaza San Pedro, así que mirá las cosas que pueden pasar en este país… no es etapa de cierre, es etapa de exploración. Nosotros nos sentimos más identificados en un acuerdo que contempla ya, en esta etapa exploratoria, a tres fuerzas dentro del FAP, que son Unidad Popular, el GEN y el socialismo, en un diálogo con “Pino”. Ahora “Pino” abrió este frente exploratorio con (Elisa) Carrió, entonces ahora estamos viendo.

– Desde Libres del Sur advirtieron que tanto Carrió como “Pino” representan “la vieja forma de hacer política”…

– ¿Y cuál es la nueva? ¿(Ricardo) Gil Lavedra? ¿Terragno? ¿Prat-Gay? Ser nuevo no significa ser joven. Por presentar una cara linda, mujer, y alguien bronceado paseando por la playa en verano, no estás armando un frente nuevo, lo nuevo pasa por otra cosa, por otra manera de hacer política, que muchas veces tiene que ser liderada por gente que no mide tanto en las encuestas pero que tiene vocación de unir, y allí va a haber personajes nuevos de la política y personajes viejos de la política. La verdad es que yo no veo en otros frentes líderes nuevos. La juventud la podés gastar en tres años. Cuando estuviste primero con el kirchnerismo, después con “Pino” y después con otra fuerza en tres años también empezás a ser viejo. Entonces como yo no critico eso, no es bueno que se critique con fotos color sepia. Yo creo que Prat-Gay tiene que estar dentro de un espacio así, no tengo ningún problema con él. Me parece un economista más heterodoxo de lo que piensan muchos. Pero lo que no me gusta que me digan es que “fulano de tal es viejo y Prat-Gay es lo nuevo”. Prat-Gay no es lo nuevo. Si ya fuiste presidente del Banco Central con (Néstor) Kirchner ya sos viejo. Si tuviste experiencias políticas que están en las antípodas de lo que hoy es el FAP, y encima tenés sesenta años, también sos viejo.

– Entonces, ¿apuesta de lleno por “Pino” en la Ciudad?

– Nosotros en este momento estamos haciendo campaña por mí. Si nos juntamos todos llegaremos a un acuerdo de quién es la persona que mejor pueda convocar a los porteños, pero a mi no me corresponde, eso lo tiene que decidir Proyecto Sur. Nosotros hoy estamos en una precampaña para instalarme a mí como precandidato a senador. Pero un entendimiento entre el FAP, la Coalición Cívica y “Pino” es la opción ganadora. El kirchnerismo tiene consolidado un porcentaje importante en la Ciudad de Buenos Aires. Es un techo que no puede perforar, pero es un techo alto. Si nosotros no tenemos la inteligencia de juntarnos, la mayoría la va a sacar el macrismo y la minoría el kirchnerismo, y todos nosotros vamos a ser fuerzas de un diez, doce, quince por ciento. Eso sería un fracaso total, cuando hay condiciones de estar todos juntos, ya sea porque nos entendemos nosotros previamente y le ofrecemos a la ciudadanía una lista, o porque nos ponemos de acuerdo programáticamente y le decimos a la ciudadanía que ordene esta lista. Mientras tanto, hacemos campaña por nuestros candidatos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password