Emotiva ceremonia de entrega de los Premios Parlamentario

El acto se realizó en un desbordado Salón Azul del Congreso. Los principales galardonados fueron el senador Miguel Ángel Pichetto y el diputado Gustavo Ferrari. Además, se dieron distinciones a otros legisladores, los medios y hubo un reconocimiento especial con motivo de los 30 años que se cumplen de democracia.

El Congreso de la Nación se vistió de fiesta este martes por la realización de una nueva edición de los Premios Parlamentario, en donde los principales agasajados fueron el senador kirchnerista Miguel Angel Pichetto y el diputado denarvaísta Gustavo Ferrari, quienes resultaron electos como los legisladores nacionales más laboriosos de 2012.

El acto, que se realizó en un colmado Salón Azul del Congreso, tuvo muchos pasajes de emoción y allí se resaltó la camaradería entre los propios legisladores, a pesar de ser de partidos diferentes. La ceremonia estuvo marcada por un homenaje realizado por Semanario Parlamentario a los 30 años de democracia que se celebran este año, y en ese marco se entregaron premios a la trayectoria, que correspondieron a Lorenzo Pepe y Raúl Baglini.

Asimismo se rindió un homenaje a los trabajadores legislativos por estos 30 años de democracia, por lo que se entregó un premio al secretario general de la Asociación del Personal Legislativo, Norberto Di Próspero.

“Es un merecido homenaje a los trabajadores que, desde todos los lugares que ocupamos en la casa de la democracia, somos uno de los pilares para que la tarea de los diputados y senadores pueda realizarse”, expresó Di Próspero.

También fueron premiados los legisladores que mejor se ubicaron en la encuesta que anualmente realiza Semanario Parlamentario, y que este año ubicó en los primeros lugares a los senadores Sonia Escudero, Ernesto Sanz, Marcelo Fuentes, Aníbal Fernández, Rubén Giustiniani, Gerardo Morales, Marcelo Guinle, María Eugenia Estenssoro y Eugenio “Nito” Artaza.

También recibieron distinciones los diputados Diana Conti, Ricardo Gil Lavedra, Federico Pinedo, Patricia Bullrich, Victoria Donda, Graciela Camaño, Agustín Rossi, Paula Bertol y Carlos Heller.

Al recibir su premio, Miguel Angel Pichetto resaltó el valor de Parlamentario y sugirió que “sería importante que los grandes medios sigan con más detenimiento a la revista y el sitio web (de Parlamentario); creo que muchas veces subestiman esa tarea que ellos desarrollan. En los países importantes, la prensa parlamentaria es muy valorada, es de alto nivel, entonces quiero hacer un reconocimiento a todos los periodistas que cumplen esa tarea”. Ante los aplausos, admitió riendo que “este es uno de los pocos días que (aquí) se puede aplaudir”.

Destacó que hace 20 años que es legislador y acompañó a tres presidentes de su partido, “asumiendo siempre con responsabilidad y fuerte compromiso con mi Gobierno, entendiendo además que ha habido aciertos y errores (…) Y tratando de funcionar con eficacia, porque la responsabilidad de un presidente de bloque es sacar las leyes que el Poder Ejecutivo quiere. En mi bloque no hay mucho libre pensamiento… Hay un marco de disciplina, de coherencia, de acompañamiento al Poder Ejecutivo, porque así funcionan además los parlamentos en el mundo”, enfatizó, resaltando “el principio de disciplina, de coherencia al Gobierno que uno pertenece y al programa que uno ha acompañado”. Al concluir, dando una cuota de humor que no siempre tiene la oportunidad de mostrar, tras agradecer a los legisladores y su grupo, aclaró que “en general siempre la última palabra la tengo yo”.

A su vez, el ganador del máximo premio en Diputados, Gustavo Ferrari, se emocionó al hablar de su esposa y sobre todo al recordar a sus padres; agradeció a Francisco de Narváez -presente en la ceremonia-, por haberlo invitado a participar en política. “Dejá todo, me dijo, vení conmigo. Vamos a trabajar por la Argentina”, señaló.

Ferrari habló del trabajo legislativo, agradeció a Parlamentario por reconocer ese trabajo, también mencionó a los periodistas, que “nos permiten vincularnos con la gente”, a los trabajadores en general, e hizo un especial reconocimiento para su equipo. Resaltó el valor de que por fin el año pasado el Congreso abordara el proyecto de violencia de género, y habló del compromiso de “trabajar en adelante, incansablemente, por dos palabras fundamento de la democracia: la igualdad y especialmente la libertad”.

Raúl Baglini dedicó su premio al conjunto de legisladores durante los 30 años de democracia y recordó que “aquí hay colegas de muchos años con los que hemos compartido debates de larga data, debates difíciles; consensos tan difíciles como es la Ley de Coparticipación”, mientras que Lorenzo Pepe hizo emocionar a todos con sus recuerdos y resaltó el valor del Congreso en 2001, cuando preservó las instituciones en momentos en que corrían serio riesgo. Hizo referencia Pepe a los sucesos de 2001, cuando el país estaba seriamente amenazado con la disolución, y comentó una anécdota muy poco conocida. “Estábamos en el despacho del presidente de la Cámara, Eduardo Camaño, y llega el secretario de Justicia, que no recuerdo su apellido, pero sí se quién lo enviaba: Julio Nazareno, el presidente de la Corte Suprema. A ofrecerse para hacerse cargo del Gobierno… Lo sacamos a empujones al secretario de Justicia; y en ese momento vino el escribano mayor, un hombre del radicalismo, respetado y respetuoso, haciendo su función. Y ahí firmó Camaño por dos días, para permitir entrar en un proceso de pacificación de los espíritus”.

“Yo estoy más cerca del arpa que de la guitarra, pero auguro larga vida institucional y democrática para los argentinos, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos”, concluyó.

Precisamente a la crisis de 2001 se había referido José Angel Di Mauro uno de los directores de Semanario Parlamentario, al iniciarse el acto y recordar que en esa oportunidad “el accionar determinante del Poder Legislativo en la preservación democrática”.

“Hubo una noche en la que el descontrol de las calles traspasó las puertas de este Parlamento y los incidentes llegaron hasta este mismísimo salón”, recordó, destacando que “por eso es que a la hora de citar una virtud de la democracia, podemos mencionar la capacidad que se ha generado para autopreservarse, sin necesidad de ayudas externas. Este Congreso, tantas veces cuestionado y la mayoría justificadamente, ha cumplido su rol institucional”, dijo.

A su vez, el otro director de Semanario Parlamentario, Oscar Benini, destacó que “siempre abogamos por un Congreso más participativo. El Congreso no puede estar atado a mayorías circunstanciales”, dijo.

“No le sirve a la República un Parlamento que se transforme en una máquina de aprobar iniciativas sin importar su razonabilidad, su constitucionalidad o su corrección técnica”, dijo, puntualizando que “el Congreso no puede permanecer atado a caprichos o intereses de mayorías circunstanciales”.

Al recibir su premio, el senador Eugenio “Nito” Artaza destacó que “podemos consensuar políticas públicas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, en tanto que la diputada Paula Bertol agradeció a su partido, “que me permite expresar libremente mis ideas”.

La senadora María Eugenia Estenssoro resaltó “el trabajo plural y profesional” que realiza Parlamentario y puso como ejemplo el hecho de que “estemos acá todos reunidos, legisladores, asesores, oficialistas y la oposición, muestra cómo Parlamentario mantiene esa política que hace a la prensa independiente y que es un enorme aporte a la democracia”.

También Paula Bertol destacó la labor de Parlamentario, “que pone de relieve nuestro trabajo y que nos trata con tanto respeto”, y agradeció no sólo a sus compañeros de bloque, sino también a los de los otros bloques. Aprovechó también para reclamar, entre otras cosas, por una deuda del Congreso, reclamando la creación de una oficina de Presupuesto en el Parlamento que hace tantos años se viene pidiendo.

Por su parte, el senador Rubén Giustiniani resaltó el carácter “independiente” de Parlamentario y rescató el trabajo del Congreso en 30 años de democracia. “Un Congreso que puede y debe estar más cerca de la gente; puede y debe trabajar mucho más, y quiero rescatar en ese sentido dos leyes del año pasado de las que estamos orgullosos, oficialismo y oposición, de haber sido partícipes de que una lucha de dos madres”. Se refería puntualmente a la mamá de Marita Verón y la aprobación de la reforma de la Ley de Trata, y a la mamá de Karina, en referencia a la aprobación de la Ley de Muerte Digna. Ejemplos, dijo, de que “pueden salir de este Congreso leyes muy importantes en beneficio de la sociedad, para hacer un país más justo y solidario”.

Patricia Bullrich resaltó que “desde un bloque pequeño hemos podido hacer una gran tarea”, agradeciendo por ello a su equipo y al partido Unión por Todos, por hacer que “podamos aparecer como que somos muchísimos más”. Agradeció también a los bloques con los que trabaja en común, firmando proyectos y haciendo conferencias de prensa y planteó como objetivo que “este Parlamento tenga la posibilidad de abrir un debate real, donde las leyes que vienen del Ejecutivo de determinada manera pasen por el Parlamento y tengan el tono que el Parlamento le tiene que dar, que es un tono distinto a la cabeza del Ejecutivo, porque es el tono de las provincias, el tono del federalismo, es el tono de los sectores sociales, de las ideas, de los matices ideológicos”.

El diputado Federico Pinedo se definió como “un vocero de gente que trabaja para la Argentina, un vocero de mis diputados nacionales, de mis partidos de la gente que nos acompaña, y creo que este reconocimiento es para todos ellos”. Reconoció que en estos días el papa “nos levantó mucho la vara moral, diciendo esas palabras sencillas, cortitas, de abandonar la soberbia y afrontar la propia tarea con humildad”. Dijo entonces que su aspiración es que en los próximos años “aumentemos la cantidad de políticas de Estado que tenemos; hemos tenido algunas importantes, hemos abandonado otras, pero se ha construido mucho en la Argentina”.

Adjudicataria del segundo premio en la Cámara de Diputados, Diana Conti agradeció a Parlamentario no sólo por su reconocimiento, sino que también habló del orgullo que le producía haber quedado detrás de “quien considero uno de los mejores legisladores, como el diputado Ferrari”. Agradeció la difusión que hace Parlamentario de “todo el trabajo legislativo, y sirve también de base de otros medios; y agradecer también por sus llamados de atención… En general aprendemos mucho más de los llamados de atención que de las felicitaciones”.

Segunda en la Cámara de Senadores, Sonia Escudero hizo una referencia especial a su asesora de prensa, Sonia Bühler, ganadora del Premio Parlamentario como mejor vocera, y luego señaló que al evocarse durante el acto los 30 años que se cumplen de democracia, se recordaron las agendas cumplidas, como la de derechos humanos, la de derechos ciudadanos. “Yo quiero recordar la agenda de mejoras institucionales”, dijo, destacando a continuación que se cumplen 12 años de la renovación completa del Senado, elegidos a partir de entonces sus miembros por el voto popular. Comparó el Senado tan desprestigiado de 2001, resaltando su satisfacción por “el trabajo que hicimos entre todos”.

Los medios que realizan la cobertura parlamentaria también fueron premiados. El canal TN recibió la distinción en el rubro televisivo, y el máximo galardón para medios gráficos fue para el diario La Nación, en tanto que Continental lo obtuvo como mejor cobertura radial, y la agenda oficial Télam, en el rubro de agencias de noticias y /o sitios web.

Entre los hombres de prensa fueron premiados los periodistas Gonzalo Aziz (TN), Gustavo Ybarra (La Nación), Gastón Fiorda (Radio Nacional y Verónica Bustos (Cadena de Radios).

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password