Los pormenores del proyecto que modernizará por completo a la Cámara baja

El proceso iniciado el año pasado incluye un plan de obras estimado en casi 120 millones de pesos, un convenio de cooperación con 180 universidades de todo el país para la capacitación del personal y la informatización total del trámite legislativo. No se descarta reducir el número de comisiones para agilizar el trabajo.

Desde su desembarco en la Cámara de Diputados en diciembre de 2011, Julián Domínguez le impuso su impronta al Cuerpo y dio rienda suelta a una serie de cambios que al año siguiente se materializaron en un ambicioso proyecto de modernización parlamentaria.

Se trata del Plan Rector de Intervenciones Edilicias (PRIE), convenio firmado con el Ministerio de Planificación. El objetivo: la puesta en valor tanto del Palacio Legislativo como de los anexos de la Cámara baja, un trabajo que demandaría alrededor de 120 millones de pesos, surgidos también de “presupuesto propio y ahorros del año anterior”.

Pero las intenciones de Domínguez no terminan allí. Otro acuerdo suscrito con la cartera de Educación a través del Plan FINES permitirá capacitar al personal empleado en las comisiones, que, por otra parte, podrían reducirse para agilizar el trámite parlamentario.

La informatización y la transparencia son otras de las metas a las que se aspira. Las autoridades del Cuerpo prometen trabajar en una de las cuestiones más ríspidas: el acceso a las declaraciones juradas de los legisladores. Incluso, no dudan en hablar de “oscurantismo” al referirse al manejo de la información en la gestión anterior.

Obras en marcha

Como Monumento Histórico Nacional, el Congreso recuperará a fines de este año gran parte de su arquitectura original. Al menos esa es la intención planteada en el PRIE, cuyos avances son supervisados por la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos.

Algunas de las obras, como la restauración integral de la cúpula, finalizarían en 2014. Otras, como la pintura y los tratamientos para evitar filtraciones, serán concluidas este período. Lo cierto es que muchas de ellas requieren un trabajo casi manual, como es el caso de la restauración de pisos y mármoles históricos. Asimismo, serán modernizados los ascensores del Palacio y ya se reemplazaron las cañerías de distribución de agua.

La fachada también lucirá renovada, lo que implicará, según indican fuentes del Parlamento, uno de los mayores impactos presupuestarios. La idea es realizar una reproducción exacta de los dos grupos escultóricos de la artista Lola Mora que fueron retirados de la explanada principal –“La paz, la justicia y el trabajo” y “La libertad, el progreso y los leones”-.

Los anexos

“Queremos que las comisiones dejen de ser compartimientos estancos”, sostienen en el entorno de Domínguez. Esto no escapa a lo edilicio, en relación a las obras emprendidas en el Anexo A, por muchos años abandonado a la desidia.
Allí ya fueron reformadas las salas donde se reúnen los legisladores, mientras que habrá una reasignación de los despachos y las oficinas de los bloques, también modernizados.

Las obras también incluyen el cambio de cielorrasos, cableado integral e iluminación de galerías, remodelación y equipamiento de dos vestuarios para el personal, el recambio de ascensores para el ingreso de los diputados y la construcción de una escalera en el salón auditorio. Además, el hall de planta baja fue demolido y el quinto piso, remodelado.

Más aún, la Cámara de Diputados adquirió 2500 m² del edificio ubicado en la esquina de Callao y Bartolomé Mitre, donde funcionará al Anexo H. En el Anexo D se construirán talleres y oficinas.

A tono con la tecnología

A pesar de los avances agigantados en este sentido, casi todo el trámite parlamentario de los proyectos sigue realizándose aún hoy en formato papel. Por eso, el programa incluye la informatización de todo el proceso, y de la cámara en general.

Por lo pronto, el recinto ya cuenta con red de wi-fi –una de las grandes demandas en los tiempos que corren-, y no se descarta avanzar en “bancas digitales” para que los legisladores puedan acceder a las órdenes del día y demás documentos en ese formato.

Se trabaja también allí en la instalación de un sistema robotizado de cámaras de video HD, y en la colocación de un sistema de conferencias audiovisuales en las salas de comisiones.

“Jerarquizar” al personal

Terminar la escuela secundaria será el nuevo requisito para el personal que trabaja en las comisiones de la Cámara baja. Sucede que gran porcentaje de los empleados legislativos cuenta con amplia experiencia en el tema, pero no con estos estudios. Los trabajadores también podrán cursar la Diplomatura en Gestión Parlamentaria.

El acceso a las declaraciones juradas

La presidenta ya manifestó en el propio Congreso su deseo de que el patrimonio de los integrantes de los tres poderes del Estado pueda ser consultado en Internet. Actualmente, el sitio web de la Cámara de Diputados –que también fue modernizado a mediados del año pasado- publica la lista de los legisladores que lo transparentaron.

Fuentes administrativas aclararon que las declaraciones juradas pertenecientes al año 2011 “fueron entregadas a las organizaciones que las solicitaron”, a raíz de los transcendidos que indicaban lo contrario, mientras que aún no venció el plazo para presentar las que corresponden a 2012.

El acceso a estos documentos está regulado por la Ley de Ética Pública, que fija ciertos requisitos como informar “el objeto que motiva la petición” y “el destino que se dará al informe”, a la vez que establece sanciones para quien “le dé un uso ilegal”.

¿Menos comisiones?

Un alto porcentaje de las comisiones de la Cámara baja tiene un funcionamiento nulo. Conjuntos tales como Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Justicia suelen acaparar gran parte de los proyectos, y, mientras otros cuerpos arriman trabajo, el resto brilla por su ausencia.

Con el fin de agilizar el trámite parlamentario, las autoridades de Diputados no descartan la posibilidad de reducir el número de comisiones, tal como hizo el Senado en 2002, cuando de 47 pasaron a ser 26. La Cámara baja posee hoy 45 cuerpos de legisladores.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password