La oposición deja entrever que responde a un establishment

Por Elena Corregido

Algunas manifestaciones de dirigentes de la oposición me parecen un acto de verdadera irresponsabilidad, sobre todo cuando provienen de algún legislador elegido democráticamente por el pueblo.

Es desafortunado que un representante en un acto de sinceridad como lo llaman algunos desee que le vaya mal a este gobierno, para que pueda la oposición, ganar las elecciones de octubre. Resulta de una mezquindad enorme.

Dicen que es el fin de un ciclo y me pregunto si no se dieron cuenta que el fin del ciclo fue en el 2001, cuando el verdadero error de gestión estaba claro y el pueblo salió a la calle por su propia voluntad a pedir que se vayan. Aún hoy recordamos la falta de garantías que se cobró aquellas vidas en Plaza de Mayo, víctimas de la inoperancia de ese gobierno del que el sincero legislador formaba parte.

Si, este país recuerda una plaza teñida con sangre, y este gobierno con Néstor Kirchner primero y Cristina Fernández de Kirchner después, ha revertido esta situación de tanto odio con trabajo, compromiso y militancia, ayudando siempre a los más desamparados con justicia social, incorporando derechos como la asignación universal por hijo, de las jubilaciones anticipadas y el reconocimiento a las minorías.

Nada justifica la violencia. Este Gobierno atiende con sus políticas públicas las necesidades del pueblo; una materia pendiente que desde el 2003 se viene sosteniendo a fuerza de voluntad política y entendemos que no fue fácil llegar hasta este punto y seguir avanzando con los derechos.

No hay que subestimar al pueblo, quien en las urnas deja claramente expresado a quien decide acompañar, tendrá que encontrar la oposición la forma de recuperar la confianza de los ciudadanos.
La oposición claramente deja entrever que responde a un establishment que insiste en marcar las diferencias y en no valorar el compromiso que tiene este proyecto con los que durante décadas no tuvieron voz y en recuperar las cosas nuestras, de los argentinos, que significan más y más soberanía e independencia. Cuidemos a nuestra presidenta que lleva la bandera de todos los argentinos.

Esta forma de pregonar de la oposición no atiende la razón lógica, solo genera falsas polémicas, divide a un pueblo que necesita estar más fuerte y unido para el progreso de la verdad. La oposición solo genera temor y odios, y hemos tenido en este país consecuencias nefastas que todos conocemos debido a este odio generado.

Quiero llamar a la reflexión. Construyamos, no destruyamos. Estamos viviendo en la Argentina un momento de máxima libertad para expresarnos, para debatir, para encontrar el mejor camino para construir una Patria grande, que nos incluya a todos.

Elena M. Corregido es senadora nacional del FpV por la provincia de Chaco

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password