Feliz Día de los Trabajadores

Por Sandra Giménez

Cada 1º de mayo se celebra internacionalmente el día de los Trabajadores. Es una fecha que suele ser utilizada para realizar distintas reivindicaciones. Causa estupor saber lo que se reclamaba en el siglo XIX y principios del XX: 8 horas diarias de trabajo. La gente solía trabajar más de 15hs de corrido. Estas primeras luchas se dieron en Estados Unidos, en donde el Estado promulgó una ley que estableció la jornada laboral en 8 horas, sin embargo no se respetó y los trabajadores comenzaron a hacer huelgas. La represión no se hizo esperar y el resultado fueron decenas de muertos. En julio de 1889, la Segunda Internacional Socialista, una reunión cumbre en la historia política moderna, instituyó el “Día Internacional del Trabajador” para recordar la memoria de los muertos en los hechos de mayo de 1886 en EEUU.

Han pasado muchas décadas y gracias a la lucha de los trabajadores conquistaron beneficios que hoy en día, podemos disfrutarlos todos. Todavía queda mucho por hacer pero si entre todos nos proponemos podemos conseguir más.

Es por ello que este 1º de mayo quiero conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores acercando algunas de mis iniciativas en relación a la dignificación del Trabajo.

El 6 de marzo de 2012, presenté un proyecto que crea el Programa de Financiamiento Productivo para el Desarrollo de la Mujer Empresaria Argentina, que tiene por objetivo acercar a las mujeres emprendedoras al crédito financiero, ya que la falta de participación de las mujeres en proyectos económicos se debe, principalmente, a la falta de acceso al crédito. Según encuestas recientes publicadas por organismos internacionales como CEPAL o el Banco Mundial, las mujeres empresarias, normalmente se financian vía préstamos de familiares o amigos, ahorros personales o incluso sus proveedores, lo cual sólo les permite obtener un nivel muy acotado de capital y, en ocasiones, a costos mucho más altos que los que enfrentan emprendimientos comparables dirigidos por hombres.

A su vez el 22 de marzo de 2012 propuse una iniciativa que instituye un régimen de promoción para el desarrollo económico y social de la región del noreste argentino (Misiones, Corrientes, Formosa y Chaco). Estas provincias muestran un predominio de las actividades primarias que es necesario complementar con actividades industriales que impliquen la agregación de valor en el ámbito de la región, con el objetivo de favorecer la posición de nuestros pequeños productores locales.

Por otro lado, la iniciativa presentada el 24 de abril de 2012 tiene por objetivo establecer régimen especial de franquicias tributarias, que beneficien y estimulen la agregación de valor en la provincia de Misiones de la cadena productiva yerbatera. Somos los principales productores de la hoja de Yerba Mate, pero gran parte de su industrialización no se realiza dentro de las fronteras de nuestra provincia. Es por ello que necesitamos mejoras tributarias para tener más mano de obra misionera.

El 5 de julio de 2012 propuse un proyecto de ley que crea el Fondo Especial para la Yerba Mate en el ámbito del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, cuyo objetivo es asistir financieramente al pequeño productor de yerba mate en aquellas cuestiones coyunturales y estructurales que afectan el rendimiento y la sustentabilidad de la producción. El propósito es acercarles tranquilidad y seguridad a los pequeños productores para que puedan desarrollar su labor de la mejor manera posible.

A principio de año, más específicamente el 5 de marzo de 2013, acerqué la propuesta de declarar beneplácito por parte del Senado de la Nación, al logro que obtuvo el Sindicato de Tareferos de Jardín América, quienes fueron reconocidos por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación como Asociación Gremial de primer grado.

Luego, en abril, propuse la modificación de la ley 20.744, de Contrato de Trabajo en los artículos 208, 211 e incorpora un bis a este último. Puntualmente lo que pretende esta iniciativa es brindar mayor tranquilidad a los trabajadores que sufren enfermedades inculpables y a sus familias.

Considero que el trabajo es sagrado y es salud. Muchas veces nos define como personas y nos incita a superarnos, a no quedarnos quietos. Creo en la gente, creo en el trabajo que día a día vamos realizando sin distinción alguna. Es por ello que siempre estoy comprometida con ayudar desde el lugar que me toca para el fortalecimiento y dignificación de los derechos de los trabajadores porque ellos hacen de este país, un gran país.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password