El Gobierno salió al cruce de las críticas por el traslado del Monumento a Colón

A través de un comunicado de la Secretaría General de la Presidencia, explicó con una reseña histórica los motivos de la mudanza de la obra a la ciudad de Mar del Plata y cuestionó con ironía al jefe de Gobierno Mauricio Macri.

Luego de los incidentes registrados el viernes con motivo del traslado del Monumento a Colón que se encuentra erigido en la parte posterior de la Casa Rosada, y las fuertes críticas de parte del macrismo a esa decisión, el Gobierno salió a dar su versión.

Un comunicado redactado por la Secretaría General de la Presidencia, con la firma de Oscar Parrilli, puntualiza que el Monumento a Colón fue donado al Poder Ejecutivo Nacional y al pueblo argentino, y no al Gobierno porteño ni a la comunidad porteña, y aclara que “nunca fue declarado Monumento Histórico Nacional”.

El comunicado está lleno de ironías y críticas hacia el macrismo, describiendo la situación de deterioro en la que a juicio del Gobierno nacional se encuentran los monumentos y estatuas dentro de la Ciudad, y concluye expresando: “La verdad no ofende ni agravia, es sólo verdad”.

“Ante una nueva… ( adjetívelo el lector para que Mauricio no se ofenda) del macrismo y sus opiniones a favor de los diarios ultra oficialistas macristas Clarín y La Nación, relativo a las tareas que se vienen realizando por esta Secretaría General en relación al cuidado y resguardo del Monumento a Colón, en la Plaza del mismo nombre, a su historia y propiedad, pasamos a dar los siguientes datos objetivos y públicos”, arranca la declaración oficial, que puntualiza que “la Legislatura macrista, hace dos días, sancionó una ley que lo declara ‘bien integrante del patrimonio histórico y cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires’, con lo cual ratifica que hasta hace dos días dicho monumento no era de interés ni preocupación municipal. A confesión de parte, relevo de pruebas”.

Agrega Parrilli que “el Monumento a lo largo de su historia tuvo dos violentas agresiones. La primera con motivo de los bombardeos a Plaza de Mayo por la Revolución fusiladora que derrocó a Perón en el año 1955, y la segunda vez durante el Gobierno del doctor Alfonsín, en el año 1987, cuando una bomba de mediana intensidad explotó en los cimientos del Monumento, sin conocerse aún hoy los autores del atentado”. Puntualiza luego que “en el año 2007, por un convenio entre la Secretaría General y el entonces Gobierno de la Ciudad, se acordó que el cuidado, mantenimiento y custodia de toda la Plaza Colón, incluido su monumento, por razones relativas a la Seguridad de la Casa Rosada, se transfería a la Casa Militar de la Presidencia de la Nación. Dicho acuerdo, fue aprobado por ley N° 2862 en el año 2008, durante la actual gestión de Macri”.

“A dichas razones, se agregaban que en las ruinas de la ex Aduana Taylor, totalmente abandonadas por las autoridades de la Ciudad, el Gobierno Nacional estaba realizando la restauración, remodelación y puesta en valor del conjunto arquitectónico de lo que hoy es la Casa Rosada, Museo del Bicentenario y su entorno”, agrega el comunicado.

El informe del Gobierno recuerda que en el año 2008 la Dirección Nacional de Arquitectura con motivo de las tareas de rescate patrimonial de la ex Aduana Taylor, advirtió el grave nivel de deterioro que registraba el Monumento a Colón. A raíz de ello se encargan distintos estudios con el objetivo de determinar las posibles patologías que atentan contra la estabilidad del monumento, según los cuales se establece que “el riesgo estructural que afecta al Monumento no permite asegurar su estabilidad; la necesidad de su desmontaje a los efectos de su preservación patrimonial y estructural de cada una de sus partes constitutivas. Dichos, estudios fueron realizados por profesionales independientes; la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la Plata y la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de la Plata”.

A raíz de dichos informes, y de un pedido de la comunidad italiana de Mar del Plata, que solicitó instalar en la Plaza Colón de dicha ciudad el citado Monumento, el Gobierno Nacional inicio el proceso para la conservación, restauración, puesta en valor y eventual traslado del mismo, puntualiza el comunicado, que hace referencia luego al amparo contra el traslado del monumento y a la donación por parte del presidente de Bolivia de la escultura de Juana Azurduy.

Tras ello, critica duramente el estado de conservación de monumentos a cargo del intendente Mauricio Macri y agrega que por las obras de Metrobus “el Ing. Basta de Demoler Macri removió sin intervención de la Legislatura y sin que se sepa su destino actual, 6 estatuas que representaban al Generalísimo Francisco de Miranda, donada por la Embajada de Venezuela; Carlos Gardel, de la Plazoleta la Cumparsita; Grupo escultórico Maria Antonia de Paz y Figueroa; la Grulla donada por la comunidad Japonesa; Alegorías a la virtud y sabiduría, y la Placa conmemorativa de los muertos el 19 y 20 de diciembre del 2001. Además en la Av. 9 de Julio, mutiló y talo más de 500 árboles centenarios de palo borracho, palmeras, lapachos, tipas, jacarandá, etc., logrando que finalmente la Av. 9 de Julio deje de ser la más ancha del mundo y se inunde”.

“A ello sumamos la desaparición por falta de protección, de la estatua de Juan Bautista Alberdi, ubicada frente a la Plaza Constitución, como el estado de abandono y dejadez de gran cantidad de obras escultóricas de gran valor, tal el caso de Las Nereidas de Lola Mora, el Canto al Trabajo, ubicado en la Plazoleta Eva Perón, de la avenida Paseo Colón e Independencia, la estatua del “Indio Americano” Parque Los Andes; Monumento “Izando La Bandera” de la plaza Colombia; el Totem donado por la Embajada de Canada en la Plaza Canadá; etc, etc. Pero para ser justos: las esculturas de Alvear, Mitre y Urquiza sobre la Av. Del Libertador lucen bien cuidadas”, concluye el comunicado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password