Fútbol para Todos constituye una desigualdad para los partidos opositores

Por Pablo Tonelli

Tal como se prevé en el Presupuesto 2014, aprobado la semana pasada por la Cámara de Diputados, el año próximo el programa “Fútbol para Todos” le costará a los argentinos 4 millones de pesos diarios. Dicho monto constituye un verdadero despilfarro de dinero teniendo en cuenta que el programa es utilizado solamente como plataforma de propaganda electoral, incluso en tiempos de veda.

Tal es así, que durante las trasmisiones de los partidos, son constantes las repeticiones de propaganda sobre obras públicas o acciones de gobierno, en las cuales se presentan estadísticas difíciles de verificar, como también el anuncio de candidatos del FPV a lo largo y ancho del país. De esta manera, se produce una clara desigualdad con los otros partidos políticos, los cuales cuentan con posibilidades limitadas a la hora de realizar propaganda electoral y una excesiva merma de la recaudación pública puesta en función de uno de los tantos medios propagandísticos del gobierno nacional.

El gobierno tendría que rever sus prioridades a la hora de gastar los fondos públicos. Estos no constituyen otra cosa que los aportes logrados a partir del esfuerzo de la sociedad en su conjunto. “Fútbol para Todos” tendría que ser redefinido de tal manera que recupere parte de los gastos provocados por la ejecución del programa a través de la pauta publicitaria de empresas que se desenvuelven en el mercado domestico y no ser solamente un instrumento funcional a objetivos electorales oficialistas.

*Pablo Tonelli es diputado nacional por el Pro.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password