Di Tullio y Giustiniani, satisfacción y balance

Semanario Parlamentario reunió a los ganadores principales de los Premios Parlamentario 2013, quienes además de expresar su satisfacción por la distinción, analizaron el año que pasó y lo que viene en el Congreso.

Por Agustín Alvarez Parisi

Oficialismo y oposición, resumidos en los ganadores de los Premios Parlamentario 2013 en ambas cámaras. Juliana Di Tullio y Rubén Giustiniani analizaron con Semanario Parlamentario lo que fue el año que está por concluir en lo que respecta al papel legislativo. Expresaron su alegría por la distinción y resaltaron los puntos positivos de la tarea parlamentaria de 2013, como así también los temas que quedaron pendientes.

Un diálogo intenso que aquí resumimos.

– ¿Qué significa para ustedes este premio?

– JULIANA DI TULLIO: Cuando a uno se lo distingue por alguna situación se conmueve; por lo menos a mí en lo personal siempre me conmueve. Yo sentí este año que trabajé muchísimo, especialmente cuando empecé mi tarea como presidenta del bloque mayoritario. A mí me gusta trabajar y lo he hecho siempre. Entiendo que ha sido un año con mucho más trabajo, no solamente por ser la presidente del bloque, sino también porque debimos trabajar en una campaña electoral, primero en las PASO y luego en la general.

– RUBEN GIUSTINIANI: Primero recibí el premio con mucha alegría, y segundo con mucha responsabilidad. Un premio de una revista tan prestigiosa como Parlamentario, donde participan en la votación periodistas legislativos, asesores y legisladores, me llena de orgullo haber sido elegido una vez más en el primer lugar como el senador más laborioso de este año. Así que fundamentalmente es una responsabilidad hacia adelante, trabajar más y mejor por los santafesinos y por los argentinos.

– ¿Qué evaluación hacen del trabajo legislativo realizado este año en el Congreso de la Nación?

– GIUSTINIANI: Ha sido electoral, con lo cual la producción legislativa no ha sido en términos generales la deseada.

– DI TULLIO: El Congreso tuvo este año un trabajo muy interesante, donde se debatieron temas muy importantes que tienen que ver con cambiarle la vida a la gente, a la sociedad, a todos los argentinos y argentinas. Me parece que ha sido un año muy fructífero en términos legislativos, con muchas discusiones en el Congreso, el lugar además por excelencia de la discusión política. Y bienvenido, así debe ser. Es el Parlamento donde se dirime democráticamente y como tiene que ser, es decir a través del voto de cada uno de los representantes del pueblo argentino: los legisladores, como la Constitución manda. Este año fue muy interesante, aunque algunos de estos debates no hayan terminado como hubiese querido esta diputada y como me hubiera gustado que terminaran.

– ¿Cuál por ejemplo?

– DI TULLIO: Por ejemplo la democratización de la justicia, un proyecto democrático venido del Poder Ejecutivo y debatido y votado en esta Cámara y en la Cámara alta por amplísima mayoría, pero fue declarado inconstitucional muy rápidamente, llamativamente para mí. Creo que esta es una de las materias pendientes que todavía tiene la democracia. Yo lo lamento, nosotros hemos hecho el intento y la verdad que le propusimos al Poder Judicial ponerse en otro lugar, en un lugar mucho más democrático, más abierto al pueblo y creo que no se entendió. No hubo la madurez suficiente, centralmente en el Poder Judicial, que es quien lo caratuló como inconstitucional.

– ¿Considera que el Poder Ejecutivo tendrá que insistir sobre este tema?

– DI TULLIO: Creo que toda la política tiene que volver a pensar en que esto es absolutamente necesario, que el Poder Judicial es el único de los tres poderes que no ha tenido una democratización profunda. Estamos cumpliendo 30 años de democracia y me parecía que este era el año ideal para poder hacerlo. Creo que la política va a tener que seguir pensándolo, no estoy hablando solo del Gobierno y del partido de gobierno, sino todos los partidos políticos tendrán que repensar en democratizar ampliamente el Poder Judicial.

– ¿Cuál es el balance de su tarea legislativa?

– GIUSTINIANI: Mi trabajo fue muy intenso en particular, en la Comisión de Ambiente y Recursos Naturales hemos aprobado leyes importantes: le dimos sanción a la Ley de Protección a la Plataforma Marina Continental para la preservación de toda nuestras especies en un área estratégica como es el Atlántico Sur ha sido un hecho muy importante; leyes como la de incendios forestales, como el Banco Burdwood que también es un área de protección marina… Leyes como la protección de la fauna silvestre y el trabajo con audiencias públicas de temas que hay leyes en tratamiento, como la ley de envases, que significaría una reducción sustancial de casi un 40 por ciento de volúmenes de residuos domiciliarios, y también de todo lo que es energía renovable, es decir la necesidad que la Argentina cambie una matriz energética fundamentalmente basada en restos fósiles, para pasar a una matriz energética que tenga una preponderancia en las renovables, como es la energía eólica, la energía solar que son fuentes que tenemos en la República Argentina.

– DI TULLIO: Para mí fue muy impactante y de una responsabilidad enorme la tarea que me encomendó la presidenta de la Nación cuando se fue Agustín Rossi a ocupar un altísimo cargo en el Ejecutivo como es el Ministerio de Defensa. Un jefe de bloque como Rossi, que durante siete años estuvo a cargo de este bloque y con el reconocimiento político que tiene no solo de nuestro bloque, sino de los diputados y diputadas de todos los bloques que conforman esta cámara. Un cuadro político que creo ha sido el mejor jefe de bloque que en democracia ha tenido la Cámara de Diputados, por lo menos del oficialismo. Por lo tanto, la tarea de conducir el bloque mayoritario impacta, porque además soy la primera mujer en ocupar este lugar. También impacta porque soy una mujer joven de 42 años, me impacta porque es una responsabilidad que me llena de orgullo y me ubica en un lugar de responsabilidad política e institucional aún mayor, y me impacta porque creo que todo peronista y todo cuadro político quisiera ocupar ese cargo.

– ¿Esperaba que la presidenta de la Nación la designara como jefa del bloque?

– DI TULLIO: Nunca lo esperé, ni nunca lo deseé, yo soy un cuadro político que obviamente voy a estar donde lo desee la presidenta.

– ¿Qué temas quedaron pendientes en el Congreso de la Nación?

– GIUSTINIANI: Hay temas fundamentales que tienen que ser abordados. Uno es la inflación, un tema clave. Por eso nosotros vamos a insistir con el tratamiento de nuestro proyecto de desgravación del IVA a los productos de la canasta básica de alimentos. Desgravar el IVA a los alimentos tiene dos beneficios inmediatos y evidentes; primero, es quitar presión inflacionaria sobre los precios en un sector de la economía, donde la inflación ha estado por encima del promedio de los alimentos, han estado tres dígitos cuando la inflación ha estado en dos dígitos. En segundo lugar, es una medida de estricta justicia social, medida que ha tomado en Brasil Dilma Rousseff hace poco tiempo y que ha significado un hecho importante para la economía brasileña. El otro tema fundamental que hemos trabajado mucho en los últimos tiempos y sobre el cual tuvimos la visita del secretario de Comunicaciones, es una regulación de la ley de telefonía móvil. Decimos basta de abusos, pagamos las tarifas más altas del mundo y tenemos un mal servicio. Decimos que el usuario debe ser protegido a través una ley donde estén claramente establecidos los deberes de las empresas que deben invertir más, para que el servicio mejore y los derechos de los usuarios que se merecen tener un servicio acorde con lo que pagan.

– El Senado aprobó la reforma del Código Civil y Comercial, ¿usted cree que saldrá aprobada la Reforma del Código Civil y Comercial?

– GIUSTINIANI: Es difícil saberlo. El oficialismo presentó con bombos y platillos la necesidad de un Código Civil que reemplace al viejo Código de Vélez Sársfield, que tiene más de cien años; lo inició como una política de Estado, pero terminó siendo aprobado exclusivamente por el bloque del oficialismo, porque desvirtuó el proceso. Primero, desde lo metodológico, cuando frenó el tratamiento de la ley, tras el fallo de la Corte que significó la inconstitucionalidad de la reforma judicial del Consejo de la Magistratura. Después de un año de detenido el proceso de debate, lo activó posteriormente al fallo de la Corte de la Ley de Medios y le introdujo luego modificaciones para nosotros inaceptables.

– ¿Cuáles?

– GIUSTINIANI: El tema del quite de responsabilidad civil del Estado de los funcionarios, el quite del derecho al agua como derecho humano fundamental, el quite de derecho los pueblos originarios, al acceso a la tierra de manera comunitaria, son algunos de los elementos que para nosotros significaron no acompañar la sanción de un Código Civil que debía expresar los derechos de toda la comunidad.

– DI TULLIO: La Presidenta el 10 de diciembre en conmemoración de los 30 años de democracia llamó a seguir debatiendo la media sanción del Senado. Esto lo celebro porque hay modificaciones que me gustaría seguir discutiendo. Por otra parte, quiero destacar la llegada de un trabajo que la presidenta le encargó a un equipo técnico-político sobre la reforma del Código Penal que tendremos que discutir el próximo año.

– ¿Qué temas quedaron pendientes para usted?

– DI TULLIO: Hay muchas cuestiones pendientes. Nosotros somos muy conscientes de todo lo que como gobierno hemos hecho, pero también somos conscientes de todo lo que falta hacer y de que algunas cosas no las hemos hecho tan bien como nos gustaría haberlas hecho. Creo que es una etapa interesante de seguir reconstruyendo la Argentina y de demostrar que la Argentina sigue creciendo y avanzando. En el Poder Legislativo es el ámbito donde se van a generar las discusiones políticas en los próximos dos años, y es el lugar por excelencia donde se deberían dar sin lugar a dudas todos los debates que la sociedad esté dispuesta a dar. Algunos debates son absolutamente necesarios

– ¿Cuáles por ejemplo?

– DI TULLIO: La despenalización para el consumo personal, y siempre tengo la expectativa, y aunque sea la jefa de este bloque y que la presidenta no esté de acuerdo, yo soy autora del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Siempre tengo expectativas de que la sociedad puje para que este Congreso tenga la madurez suficiente para poder debatirlo. Hace ocho años que soy parte de este Congreso, que a mí me ha llenado de orgullo y donde hemos votado en términos de libertades y derechos cuestiones fundamentales que han ido cambiando la vida de los argentinos. Me parece que en ese sentido el Congreso tiene que seguir avanzando y reparando la trama social que durante tantos años y sobre todo en los años de la dictadura la Argentina fue desarticulada.

– ¿La nueva conformación de ambas cámaras servirá para que cambie la relación entre el oficialismo y la oposición?

– GIUSTINIANI: Uno siempre es optimista de que exista más diálogo, búsqueda de consensos, que exista por parte del oficialismo una aptitud distinta a la que primó todos estos años, que ha sido de sacar las leyes de manera acelerada y con poco debate y sin búsqueda de consenso de la oposición. El tratamiento del Código Civil así lo expresó: el “no se toca ni una coma” de lo que viene del Ejecutivo ha sido la moneda corriente. Esperemos que esta actitud cambie, que se escuchen y se analicen y se tomen algunas de las propuestas que hacemos desde la oposición, que las hacemos con un sentido nacional, con un sentido de aportar a la mejora de la situación del país.

– DI TULLIO: No se si va a cambiar la relación de la oposición con el oficialismo, no los veo muy dispuestos a cambiar la relación, pero creo que sería muy provechoso para el pueblo argentino que esa relación sea más madura.

– ¿Considera que en estos momentos tendría que haber un diálogo más abierto con la oposición?

– GIUSTINIANI: Es difícil preverlo, espero que sea así… El país necesita que sea así por situaciones de extrema fragilidad en lo económico y social que se han puesto en estos días; necesita de un consenso de un diálogo y necesita de una articulación de políticas del país federal y de un Gobierno nacional con las provincias, del país político entre oficialismo y oposición; del país social que se escuche sobre todo a la gente y a las organizaciones sociales.

– DI TULLIO: Yo tengo buena relación con los diferentes jefes de bancadas y tenemos un diálogo franco, pero a veces no se pueden borrar las diferencias, aunque uno siempre trata de poder lograr acuerdo lo mas amplio posible. La política es el actor central de la vida democrática, por lo tanto la oposición y el oficialismo, que son parte de la vida democrática, deben aportar a la tarea legislativa. Obviamente que el peronismo y el radicalismo comparten algunas cuestiones fundamentales ya que tienen origen nacional y popular. Sería muy importante que hubiera mucho más diálogo y no se si más consenso, porque en general uno puede acordar, pero no todo, porque somos dos partidos diferentes, pero no significa que pensemos lo mismo en todo.

Pero si uno hace un balance de la cantidad de leyes que se han votado por unanimidad, me parece que a veces en el Congreso, que es el lugar de las discusiones, uno tiende a quedarse con las diferencias y no con el consenso. Me parece que hay que empezar mirar un poco más en el consenso que se ha podido generar a lo largo de este año de trabajo parlamentario y no tanto en el disenso. Donde hemos tenido disenso, seguir trabajando todos los partidos políticos. Hace falta un poco mas de madurez.

– ¿Piensa que la Policía se debe sindicalizar como proponen algunos legisladores?

– DI TULLIO: Tengo contradicciones con ese tema, la verdad que no tengo saldada la discusión. Lo que sí tengo absolutamente claro es que no se puede hacer una paritaria con un arma, nadie que tenga un arma en la cintura puede hacer una paritaria.

– ¿De qué forma un Policía podría reclamar una mejora salarial?

– DI TULLIO: Los mecanismos actuales son las paritaria del Estado provincial, la facultad de fijar salarios y la política de seguridad son facultad de cada provincia y no está delegada la Nación, es decir son inherentes al poder de los gobiernos provinciales. La Policía tiene que tener en claro que está subordinada al poder político. Si la Policía no entiende que está subordinada al poder político, entonces estamos frente a una fuerza que no es democrática. Es entendible que pujen por un mejor salario o por discutir una futura ley, pero lo que es imposible es que no se subordinen al poder político y que las fuerzas de seguridad cometan un delito.

– GIUSTINIANI: Para mí el tema de la sindicalización es un debate… Primero, me parece que es un eje dentro de muchos otros ejes fundamentales; lo principal es la reforma policial que aborda educación, y a la formación de agentes y suboficiales. En segundo lugar, la reforma policial que establezca un claro mando civil de la policía al mando político, y en tercer lugar, sueldos que estén de la mano de las necesidades, es decir que sean sueldos justos. Hay que tener en cuenta que la Policía está siempre en contacto con el delito, con el narcotráfico, con la delincuencia, por lo tanto tiene que ser personal que esté bien pago, bien formado y bien conducido.

– ¿Cómo cree que serán los dos últimos años del Gobierno de Cristina?

– GIUSTINIANI: Todo presidente que no tiene reelección ya de por sí tiene una dificultad; de una hegemonía fuerte pasa a una debilidad mayor, y eso va a marcar mucho a la realidad política argentina. El debate dentro del justicialismo sobre su candidato o candidata sería bueno que no obture lo fundamental, que es que se gobierne en la plenitud de su capacidad para dar respuestas a las necesidades de los argentinos y todos debemos colaborar en ese sentido y más en una situación delicada en lo económico y social. La oposición, o mejor dicho, las oposiciones, deberán mostrar en estos dos años un programa y una alternativa de que puede ser gobierno en el 2015.

– DI TULLIO: Creo que van a ser dos años donde se va a generar una síntesis interesante del proceso que empezó con Néstor Kirchner en el 2003 y termina con el Gobierno de Cristina en 2015. Doce años de grandes transformaciones, de muchos avances, obviamente que van a quedar cosas pendientes, porque un país siempre tiene cosas por resolver y tiene conflictos y también arrastra conflictos que no pudieron ser resueltos. Considero que estos doce años de proceso político, social, económico y cultural de la Argentina le van a dejar a nuestros hijos y a los jóvenes un país mejor, y la posibilidad de seguir construyendo. Ojalá se siga construyendo la Patria, ojalá se siga pensando en términos regionales, ojalá se deje de pensar que la Ciudad de Buenos Aires es el poder central y el resto es el interior, sino que todas, las 24 provincias, son una sola patria. Me parece que en estos doce años son cuestiones que este gobierno ha tenido muy claras, que el desarrollo regional es fundamental, que los derechos humanos son inviolables en nuestro país.

– ¿De qué forma la oposición va actuar en estos dos años, teniendo en cuenta la situación económica y social?

– GIUSTINIANI: Lo estamos haciendo en el Congreso de la Nación, haciendo propuestas. El Congreso de la Nación va ser el lugar político del país donde deben expresarse las decisiones fundamentales que puedan dar respuestas a los problemas de los argentinos. Esto debe estar articulado con los sindicatos, con las organizaciones sociales que van a expresar sus reclamos fuertemente y por eso un acuerdo económico-social nos parece que es una de las cuestiones fundamentales que están presentes hoy.

– ¿Cómo la ve a la presidenta luego de haber sobrellevado un problema de salud?

– GIUSTINIANI: La conozco, sé de su fuerza y que es importante que la ejecute hasta el último día de su mandato hasta diciembre del 2015, y me alegra que se haya recuperado de su problema de salud. Lo que sí sería bueno es que la presidenta se abra más al diálogo por que la tendencia que tiene hasta acá es de no escuchar a los demás sectores. Luego de los resultados de las elecciones de octubre, hizo cambios en el gabinete, pero estos cambios no dan la señal de que se ha tomado debida nota de la expresión popular en las urnas donde más del 70 por ciento se expreso por un cambio. No vemos que ni los cambios de gabinete ni las medidas han dado respuestas de fondo a esa demanda.

– DI TULLIO: La presidenta está mejor que nunca, con más fuerza que nunca. Los argentinos tendríamos que sentirnos muy orgullosos de tener el tamaño de estadista que tenemos como presidenta de la República. Me siento muy orgullosa, y además porque es mujer, yo que he tenido la suerte y el privilegio de acompañar algunas reuniones de jefes de Estado, cumbres de presidentes, y allí he podido comprobar cómo la presidenta de todos los argentinos es una estadista muy escuchada por presidentes de los países más importantes del planeta. He visto tomar nota de su mensaje a presidentes de países muy importantes que uno supondría no les hace falta tomar nota sobre algo. Ojalá los argentinos podamos entender y reconocer que hemos tenido y nos hemos merecido una de las mejores estadistas que ha dado la historia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password