Sin la oposición presente, Capitanich evitó responder sobre Boudou y defendió el acuerdo con el Club de París

El jefe de Gabinete brindó su segundo informe de gestión ante la Cámara de Diputados a pesar del faltazo del grueso de la oposición, que se quejó por la mecánica de la sesión. El funcionario repasó los indicadores macroeconómicos y anunció que el Gobierno trabaja en una reforma penitenciaria.

Con un giro inesperado por la ausencia de parte de la oposición, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, brindó su segundo informe de gestión ante la Cámara de Diputados, en el que esquivó las preguntas sobre la situación judicial de Amado Boudou y defendió el acuerdo con el Club de París.

Minutos antes de la llegada de Capitanich, la UCR, el FAP, el Pro, la Coalición Cívica y el Frente Renovador anunciaron su decisión de no participar de la sesión informativa, al argumentar que el funcionario “no cumple” con el mandato constitucional por no entregar con antelación las respuestas por escrito e impedir las repreguntas.

Así fue que la sesión informativa se inició con la presencia de 132 diputados del Frente para la Victoria y bloques aliados, a los que se sumó un puñado de opositores: Unidad Popular de Claudio Lozano, el Frente de Izquierda, los puntanos de Compromiso Federal, el delasotista Unión por Córdoba, Francisco de Narváez, Carlos Brown y Ramona Pucheta.

Pese a la maniobra de la oposición, Capitanich brindó su informe sobre el rumbo de la gestión y respondió las preguntas de los opositores presentes durante cuatro horas y media, aunque evitó referirse a uno de los temas más incómodos para el Gobierno: la situación del vicepresidente Amado Boudou, citado a indagatoria en la causa por el levantamiento de la quiebra de la exCiccone Calcográfica.

Fue ante una pregunta de Néstor Pitrola, del Frente de Izquierda, quien cuestionó “hasta cuándo van a sostener al vicepresidente” luego de haber “removido” el procurador general de la Nación, Esteban Righi, y después de haber “estatizado” la imprenta para “encubrir un caso de lavado de dinero” y proteger a Boudou.

Por otra parte, Capitanich elogió el acuerdo alcanzado la semana pasada con el Club de París, que contó con apoyo de gran parte del arco opositor, al indicar que “promueve la regularización de la deuda y crea las condiciones para más inversión, más empleo y mayor sustitución de importaciones”.

No obstante, aclaró que el convenio no deberá ser ratificado por el Congreso, al asegurar que el Poder Ejecutivo está facultado para renegociar la deuda pública externa por su propia cuenta, ante una queja de Claudio Lozano (Unidad Popular).

El anuncio más trascendente que formuló el jefe de Gabinete tuvo que ver con la reforma penitenciaria que prepara el Gobierno “como parte de una estrategia más amplia para atender la cuestión de la inseguridad”, aunque no dio demasiadas precisiones sobre el proyecto.

En esta línea, Capitanich insistió que la inseguridad es un fenómeno “complejo”, “multicausal” y que requiere un “abordaje sistemático” y con las responsabilidades correspondientes”. Por eso, reiteró que “la seguridad pública es competencia de las provincias” y destacó que la Casa Rosada aborda el tema desde la “inclusión social”.

Sobre el aumento de impuestos a los vehículos de alta gama y la “crisis” del sector automotriz advertida por la oposición, el jefe de Gabinete negó que haya “perjudicado al país, sino que por el contrario permitió un ahorro de divisas”.

Señaló que hay empresas que no aumentaron los precios de vehículos nacionales, pero que de todos modos, “entre enero y mayo hubo un 23 por ciento de aumento de los autos nacionales que no se justifica por el aumento de impuestos”.

En tanto, Capitanich eludió una pregunta por el conflicto en la autopartista Gestamp, sobre el que el gobernador bonaerense Daniel Scioli dictó la conciliación obligatoria, pese a que Nicolás del Caño (FIT) lo acusó de “avalar las actitudes de los sindicatos y defender a las grandes corporaciones”.

El funcionario cerró la sesión entre aplausos del oficialismo: “Seremos motivo de escarnio público, de operaciones mediáticas, pero eso es parte de la defensa de los intereses nacionales y populares”, concluyó.

Educación y salud

En su informe inicial, Capitanich destacó que el Gobierno tiene “204 objetivos” y entre esas metas resaltó las relativas a la cuestión educativa. “Hacia el año 2015 serán 10 mil la escuelas totalmente renovadas para satisfacer la demanda escolar”, dijo. Detalló que “tenemos 13 millones de alumnos, 825 mil docentes” y resaltó “la extensión del sistema educativo a través de la modalidad FINES”.

“Es muy importante remarcar que el incremento de la matrícula ha sido del 25 por ciento”, destacó en materia universitaria, resaltando que hoy hay dos millones de estudiantes en casas de altos estudios.

En cuanto a salud pública, Capitanich resaltó la reducción de las tasas de mortalidad materna , e infantil, la cual tiende a un dígito, lo que representa una reducción del 78 por ciento comparando a 178 países del mundo, señaló basándose en el estudio de la Universidad de Washington.

“El último caso de rubiola en la Argentina se registra en 2009”, dijo, contando luego que también se determinaron la eliminación de otras enfermedades como sarampión.

En otro orden, Capitanich valoró la utilización de subsidios por parte del Gobierno nacional y sus efectos sobre la vida cotidiana. Remarcó también el desarrollo en materia de ciencia y técnica y que en ese sentido se hayan superado los mil científicos repatriados.

Economía y previsión social

El jefe de Gabinete destacó que la cobertura de la seguridad social “hoy supera el 94 por ciento”, con lo cual es “el sistema más extendido en la región y uno de los más extendidos en el mundo”. Asimismo destacó la vigencia de las paritarias y la decisión de la presidenta de crear el Ministerio de Cultura.

“Tenemos desafíos que planteamos con mucho énfasis en todos los debates que son necesarios brindar”, dijo, citando en ese sentido “el autoabastecimiento energético”, que tiene varias premisas, como “la producción de recursos de energía renovable”, para lo que consideró trascendentes los acuerdos estratégicos que ha hecho nuestro país internacionalmente.

También destacó “la estrategia sustitutiva de importaciones”, como así también “el aumento de las exportaciones en un mercado en el que existen ciertas restricciones”, y valoró “la agregación de materias primas”.

En relación al plano internacional, y con la esperanza de que Argentina se integre al BRICS, Capitanich explicó que se realizó “un informe muy riguroso sobre los países que integran” dicho bloque regional: “Hubo ataques especulativos, asociativos y deliberados en los mercados emergentes”, denunció.

Durante la década kirchnerista se revirtió el déficit comercial de los noventa, aseguró el funcionario. En particular se refirió a la crisis de la industria automotriz, sobre lo cual afirmó que el sector creció entre 2003 y 2013 a una tasa acumulativa anual del 9.2 por ciento pero admitió un “leve” descenso en el último tiempo.

Capitanich apuntó que “la recuperación del crédito productivo fue significativa”, debido a la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central. Asimismo destacó los créditos del Plan Procrear para la construcción de viviendas y el crecimiento de los fondos de la ANSES.

“Argentina es uno de los mayores países con mayor cobertura previsional del mundo y obviamente lidera en América Latina”, reiteró el funcionario.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password