Ponen fin en Salta a un histórico conflicto

El gobernador Urtubey transfirió 400 mil hectáreas a wichis, tobas, tapietes, chulupies y chorotes.

“He tomado como desafío personal poner de pie al departamento Rivadavia”, dijo el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey tras firmar el decreto que reconoce la propiedad de comunidades originarias y criollas sobre 643.000 hectáreas.

Con la firma del decreto 1498 en el que su provincia reconoce y transfiere la propiedad de los lotes fiscales 55 y 14 del departamento Rivadavia a comunidades originarias y criollas, Urtubey da un paso fundamental para la finalización del histórico reclamo por la propiedad de estas tierras.

El documento establece la transferencia de 643.000 hectáreas, de las cuales 400.000 serán destinadas en carácter de propiedad comunitaria a las comunidades wichi, toba, tapiete, chulupí y chorote y otras 243.000 pertenecerán en condominio a 463 familias criollas que habitan en ese lugar.

Los antecedentes del histórico reclamo se remontan a 1991 cuando se les aseguró a los wichis que les otorgarían 400.000 hectáreas de su territorio por medio de un título comunal, lo que se plasmó en el decreto 2609 de ese año y que nunca fue llevado a cabo.

Posteriormente se constituyó una Comisión Asesora Honoraria que debía decidir en 180 días la mejor manera de otorgar los títulos. El informe fue publicado recién en mayo de 1995, proponiendo una porción menor de tierras. Si bien los wichis aceptaron el acuerdo, nunca fue instrumentado.

En abril de 1996, el gobierno de Juan Carlos Romero suscribió otro compromiso con los aborígenes. La promesa consistía en establecer una oficina para el estudio de los problemas del área y resolver los reclamos de los indígenas y colonos. En septiembre de ese año, el entonces ministro de Gobierno de la gestión Romero, Miguel Torino prometió publicar en 30 días un decreto que establecería los principales puntos para resolver el pedido de los indígenas. El decreto nunca fue publicado, la reunión prevista por los wichis fue cancelada y los aborígenes añadieron que las cartas que enviaron no les fueron respondidas en forma satisfactoria.

El punto más álgido del reclamo se produjo el 16 de noviembre de 1997 cuando los lectores de El Mundo, de Madrid; el vespertino Le Monde; de París, y Corriere della Sera,de Milán, tres de los más importantes diarios de Francia, Italia y España tuvieron ocasión de leer un amplio aviso donde se denunciaba el “proceso de exterminio” por parte del gobierno argentino de los aborígenes wichis en Salta.

Con el título “Pregunte al pueblo, señor Menem!” la organización internacional Survival, con sede en Londres, denunciaba que “Para los indígenas wichis del río Pilcomayo, el gobierno de Menem y Romero sólo ha significado el continuo engaño, saqueo y destrucción de un pueblo milenario. Un proceso de exterminio que continuará mientras usted no exija la concesión de títulos de propiedad prometidos de palabra por su gobierno. Por eso, señor Menem, si quiere saber algo sobre la justicia de su país, pregunte a los wichis. Claro que, tal vez, no le interese su respuesta”.

“Durante muchos años las diferencias marcaron la razón para no avanzar y dar una respuesta concreta a este reclamo”, dijo el gobernador Urtubey y explicó que del mismo modo esta postergación también se dio en materia de obras por lo que desde su gestión la Provincia realiza en Rivadavia una inversión cinco veces superior al del resto de los departamentos.

La firma del decreto de transferencia de tierras de los lotes 55 y 14 a aborígenes y criollos marca un punto de inflexión en la situación que históricamente vivió el Chacho salteño y eso fue posible a partir de la decisión de Juan Manuel Urtubey de constituir un Fondo de Reparación Histórica para recuperar los años de postergación que vivió esa zona. La transferencia a las comunidades originarias se realiza en los términos del artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional y el artículo 15 de la Constitución Provincial.

El vicepresidente primero del Senado provincial, Mashur Lapad, oriundo del departamento Rivadavia mostró su gratitud. “Sé que esta decisión quedará grabada en nuestros corazones porque concreta el sueño de tierra propia. Soñamos una Salta con equidad y con federalismo que permita que nuestros hermanos tengan las mismas oportunidades que tienen otros salteños”.

En el mismo sentido el intendente de Santa Victoria Este, Moisés Balderrama, agradeció la decisión del gobernador Juan Manuel Urtubey y señaló el anhelo que implica para esas comunidades contar con el título de sus tierras, “porque implica lograr esa equidad social que soñaron nuestros abuelos. Este es un paso histórico para nuestras familias”.

También el diputado por el departamento Rivadavia, Jesús Ramón Villa agradeció al Gobernador “porque pudo tomar la decisión correcta para que esos lotes fiscales tengan finalmente una propiedad, un nombre y un apellido que reflejará los sueños de tantas generaciones”.

Las comunidades originarias y criollas deberán continuar trabajando en la distribución de las tierras. “Nosotros vamos a seguir colaborando, no es posible resolver este viejo e histórico diferendo desde la imposición de un Tribunal internacional, un Gobierno nacional, provincial o municipal. Esto lo deben resolver los hermanos que están desde hace generaciones conviviendo en ese lugar; debemos asumir el pasado para proyectar hacia el futuro y ver que valió la pena tanto esfuerzo”, dijo Urtubey y destacó el trabajo realizado por el Chaqueño Palavecino y Jorge Rojas, para el desarrollo de su tierra.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password