No se debe confundir incumplimientos con default

Por Liliana Negre de Alonso. La senadora considera un error no haber dividido la deuda legítima de la ilegítima en cumplimiento de la sentencia del juez Jorge Ballesteros como lo propuso el 22 de diciembre del 2001 el presidente Rodríguez Saá.

Sorprendidos hemos escuchado que la República Argentina ha caído en Default, que implica cesación de pagos. Llama la atención semejante confusión frente a los hechos objetivos ocurridos, los compartamos o no.

Reitero mi posición: fue un error no dividir la deuda legitima de la ilegítima en cumplimiento de la sentencia del juez Jorge Ballesteros como lo propuso el 22 de diciembre del 2001 el Presidente Adolfo Rodríguez Saa, al momento de reestructurarla. Pero hoy la Argentina NO ESTA EN CESACION DE PAGOS, lo que es un concepto técnico jurídico, que tiene dos características: la primera, a un estado generalizado, que implica la afectación de toda la situación económica del deudor como una verdadera impotencia patrimonial, y la segunda, se refiere a la extensión temporal, no puede ser una situación pasajera.

La República Argentina ha depositado el dinero para cumplir con los pagos de la deuda reestructurada, ha abonado los bonos emitidos frente al compromiso asumido con el acuerdo con Repsol por YPF y ha pagado al Club de Paris -aunque con intereses absolutamente usurarios-. En consecuencia, simplemente tiene un incumplimiento de una sentencia judicial -la del Juez Griessa- que es por causa de fuerza mayor. Ello implica que el primer requisito de la cesación de pagos no se encuentra plasmado. Tampoco el segundo, ya que ese incumplimiento es solo temporal, hasta el 31 de diciembre de 2014. La verdadera cesación de pagos es prolongación en el tiempo, y ello la distingue de indisponibilidad circunstancial de fondos, dificultades temporales y transitorias para pagar una deuda, subsanables. Con ese criterio tendríamos que haber dicho, que todas la provincias argentinas que se encuentran endeudadas con el Estado nacional, quien les refinanció sus pasivos, estaban en default, en cesación de pagos, y la posibilidad de acceder al crédito – refinanciación – demostró lo contrario.

Por lo expuesto, decir que estamos en default es una verdadera FALACIA

Liliana Negre de Alonso (Senadora Nacional Compromiso Federal San Luis)

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password