Filosofía del engaño

Por Ricardo Raúl Benedetti. Un análisis de las reacciones oficiales ante las revelaciones que se desprenden de la causa Hotesur.

“A veces necesitamos la ceguera y debemos permitir que ciertos errores y artículos de fe permanezcan intactos en nosotros, mientras nos mantengan en vida”. Friedrich Nietzsche

Despojado de toda ideología romántica, Nietzsche nos introduce en la concepción filosófica del pragmatismo descarnado y escondido en nuestras profundas imperfecciones: Hacer lo que tengamos que hacer, con tal de subsistir.

Y cuando las pruebas se van haciendo evidentes, resultando imposible el sostener la propia ceguera y el engaño ofrecido ¿Cómo hacen las víctimas y victimarios para salir de la trampa?

Tendemos a cubrir la realidad que contradice al statu quo, y que daría por tierra el relato sostenido en pos de los beneficios que nos brinda.

Y es este el principal soporte para una tenaz defensa de dicha mentira que, caso contrario desmoronaría la ilusión construida para embellecer una conveniente mentira.

Ante la decisión del juez Bonadío en continuar investigando en el caso Hotesur a la presidente Cristina Fernández de Kirchner y familia, aquellos beneficiarios del relato oficial se colocaron orejeras y salieron de punta en contra de la investigación y la Justicia, blandiendo débiles argumentaciones que incluso, suenan a burla hacia el Estado republicano que dicen representar.

Ante la certeza comprobada de las irregularidades en la presentación de balances de la empresa de la presidente argentina, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich, acusó al Poder Judicial de mantener un “ataque despiadado” contra el Gobierno nacional mediante “denuncias falsas”, y denunció una estrategia de “golpismo activo” al tiempo que afirmó que “no se necesita ningún allanamiento judicial porque la operatoria de la empresa Hotesur SA es clara y transparente”.

Queriendo imponer un criterio de lavado mutuo de culpas con algunos sectores del poder que no le resultan leales, el senador Aníbal Fernández dijo “Nunca un dirigente importante del Frente para la Victoria ha hecho una denuncia penal a otro gobierno”, al tiempo que agregó: “someter a la Presidenta a un hecho de esta característica es horrible, un allanamiento es una desproporción fenomenal”, dando a entender a su juicio que Cristina Fernández de Kirchner está por encima de cualquier ciudadano, mereciendo privilegios mas allá de la ley que a todos nos rige.

Ciertamente las corporaciones políticas basadas en la filosofía del engaño, niegan sistemáticamente cualquier detalle que pueda debilitar su fe, impidiendo la manifestación de la verdad que otros intentan resolver como lo hace el juez Bonadío en la investigación que lleva adelante.

Y cuando este relato cae quedando al desnudo su lógica y objetivo de eterno poder, los más ágiles intentan salirse del cuadro, para no quedar implicados, como nos dieran a entender los voceros de Cristóbal López al afirmar que su jefe no tiene nada que ver con la causa ni con la sospecha de lavado de dinero, olvidando mágicamente la fuerte historia que lo emparenta a López con la presidente de la Nación Argentina.

La mente puede mentirnos pero no así la vida y los hechos que en realidad acontecen. Uno puede leer mucho sobre técnicas de natación, hasta imaginar las mejores brazadas para llegar a la orilla, pero si nunca lo experimentamos realmente al caer en el agua, al fondo iremos a parar.

La verdad nos rescata de la dependencia extorsiva que el relato pretende imponernos como dijera Nietzsche para “Mantenernos en vida”, y solo a través de ella recuperamos la dignidad de sabernos fuertes para valernos por nosotros mismos, en Libertad.

Será tarea de todos el plantearnos este desafío que nos transforme y libere de este engaño, hacia la construcción social y verdadera que todos aspiramos. Que así sea.

Ricardo Raúl Benedetti es secretario de Acción Política Unión por la Libertad

@RicBenedetti

Ricardo@RicardoBenedetti.com

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password