Sí al Frente Amplio Unen, sí a Julio Cobos

Por Laura Montero. La senadora cobista brinda los argumentos por los cuales sostiene que la UCR debe mantener su identidad dentro del FA UNEN y advierte que no se puede mezclar el agua y el aceite.

El ciudadano pide cambios. Nos exige que pongamos punto final a la inflación, la inseguridad, la corrupción, el clientelismo y la marginación social. Nos piden unión, que construyamos políticas de Estado perdurables en el tiempo; en pocas palabras, quieren un país y una provincia previsibles donde sus hijos y nietos puedan tener un futuro mejor, gracias a recuperar la esperanza y las oportunidades.

Hoy la socialdemocracia es cada vez más influyente y se hace fuerte en muchos países del mundo. Con espíritu constructivo, en abril, nace el Frente Amplio UNEN: partidos políticos procedentes de experiencias distintas, con pasados diferentes pero todos apostando a una misma idea: recuperar el país y construir un proyecto esperanzador de unidad a largo plazo.

¿Está mal unirse con un partido político tan diferente al nuestro? La respuesta es no cuando se construyen Políticas de Estado que den credibilidad, diálogo y certezas a un país. Y es sí, está mal, cuando se busca la unidad a partir de alquimias forzadas, nacidas de la lógica de la desesperación o por simple matemática electoral, con el alto costo de entregar principios, doctrina y banderas históricas. Los radicales ya hemos transitado por esos caminos y nos fue mal; no podemos repetir errores y pido construir respetando nuestras bases; porque lo único que se construye de arriba para abajo son pozos.

Hoy los nervios de algunos dirigentes y los posicionamientos mediáticos de otros candidatos nos están metiendo en esos bretes y lo que es peor, estamos a punto de poner al ciudadano en situación de elegir -a nivel nacional- entre populismos de origen peronista. Esta indefinición nos alejó de las prioridades, de las necesidades de la gente y de la resolución real de los conflictos; ante este panorama, desde UNEN, se puso toda la energía en el plan de gestión basado en ejes ciudadanos que está casi terminado y a punto de ser presentado. En las recorridas que hacemos encontramos voces que quieren hacerse escuchar y no pueden; ciudadanos que quieren presentarse a una elección y no llegan; otros que quieren ser parte por pura vocación, no representantes, que tampoco llegarán. Esto es porque todavía estamos sometidos al poder del dedo y el autoritarismo de quienes se arrogan el poder para sí. Ante esta imposibilidad y al ver como las trabas y los impedimentos entran a tener roles protagonistas; es que apoyo a Julio Cobos como Presidente.

Por otro lado, tenemos números y tendencias contundentes en Mendoza que señalan que la gente prefiere a la UCR y sus aliados para conducir los destinos de la provincia a partir del 2015(1). Estamos organizados, nos estamos preparando para asumir ese compromiso y venimos con tranco firme porque estamos convencidos que los grandes desafíos están hecho a medida de los decididos, los laboriosos y los valientes. La pregunta es ¿por qué correr desesperados a la alquimia rara, a la matemática electoral y a mezclar el agua con el aceite? Es como juntar los equipos y los hinchas de la Lepra (Independiente Rivadavia) y el Lobo (Gimnasia y Esgrima) para encarar un campeonato juntos. Imposible.

Ahora, supongamos que esta estrategia nos conduzca al poder. Tendremos una unidad forzada la que, con el paso del tiempo, comenzará a compensar lealtades con cargos, contratos o lo que fuere y luego se desgranará lentamente. La lógica electoralista nos saldrá cara porque tendremos políticos que se creerán vencedores pero dejaran, a la larga, ciudadanos vencidos. Antagónicos y pegoteados no es lo mismo que unidos en la construcción de políticas de Estado. Solo podremos lograr una sociedad mejor con políticas de largo plazo en la que estemos de acuerdo; donde el que gana señala el rumbo y el resto acompaña respetando un acuerdo amplio de gobernabilidad.

Hoy el ciudadano quiere multiplicar y sumar, pero cada quién con cada cual, ese es el desafío: ser elegidos por las propuestas, las ideas y la vocación por construir un país y una provincia mejor y con las banderas de las libertades políticas, las bases sociales, la educación, el desarrollo y la construcción de instituciones firmes a lo largo de nuestra historia. Tenemos un partido con 120 años de historia, que nació conquistando libertades políticas desde bases nacionales y populares; por esto, a mis correligionarios les pido coraje, sabiduría y determinación, la que supo tener Raúl Alfonsín enfrentando la Dictadura. A los aliados políticos; compromiso y trabajo coordinado para ofrecer una clara opción a la ciudadanía y a los adversarios la dignidad de estar a la altura de las circunstancias y armar su propuesta electoral pensando que deberemos trabajar a futuro por la gobernabilidad. Sería bueno que se animen a enfrentar las coyunturas críticas y entiendan que estamos ante un proceso de cambio importante.

Somos una alternativa, tenemos convicción, gente preparada y un espacio que nos contiene. Elegimos defender las ideas con nuestros valores y con convicciones, conscientes que el país necesita un giro en su fondo y en sus formas. Un giro que nos saque de los populismos descarnados, un giro que no debe ser a la derecha porque la igualdad y la solidaridad todavía tienen que llegar a millones de niños argentinos que hoy carecen de todo.

El desafío es enorme porque estamos ante grandes desventajas; pero de pie, haciendo honor a esas banderas, a esos ideales y a mucha gente que dejó el alma en este partido. Entonces es cuando el reto vale la pena. En ese espíritu constructivo es que quiero gobernar Mendoza, respaldarme en el Frente Amplio UNEN y acompañar, con lealtad, a Julio Cobos en su camino a la Presidencia de la Nación.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password