Comelli apoyó, pero puso reparos

La aliada neuquina consideró que debieron haberse autoimpuesto “plazos lógicos” para la sanción de las leyes complementarias.

“Una reforma que toma los principios de respuesta inmediata a la víctima y al imputado, audiencia pública, publicidad del proceso, igualdad de herramientas para las partes, participación ciudadana y sobre todo el sistema acusatorio significa una verdadera transformación, que obviamente va a generar ruido en la corporación judicial tan reacia a los cambios y que mantiene una relación distante con la ciudadanía en general”, dijo la diputada de la Nación Alicia Comelli al adelantar su voto positivo a la reforma del Código Procesal Penal, aunque aclaró que a su criterio deberían haberse autoimpuesto “plazos lógicos” para la sanción de las leyes complementarias “necesarias para democratizar el sistema judicial”.

La legisladora llamó la atención de sus pares sobre lo que denominó “ausencias” de esta reforma para reclamar el rápido tratamiento de algunos proyectos que -pareciera- descansan desde hace años en los cajones como el sistema penitenciario, la responsabilidad de los jueces en las condiciones carcelarias durante la ejecución de las penas, régimen procesal juvenil y seguridad democrática. Aclaró que sobre estos temas y muchos más hay iniciativas presentadas, muchas de las cuales son de su propia autoría.

“En los últimos años hemos logrado una nueva configuración de nuestro sistema jurídico, el código civil y comercial, la iniciativa de modificar todo el código penal y la que discutimos en esta sesión”, dijo la diputada y agrego que “es una una nueva configuración del sistema institucional dado que estos tres códigos implican modificaciones no solamente normativas, en la letra de la ley, sino que por el contrario son sumamente desafiantes en tanto que proponen cambios culturales”. Comelli destacó que “este aspecto es el que deseo señalar porque es de una importancia sumamente profunda”.

En este sentido aseguró que “la reforma del código procesal penal supone un mensaje desde el poder legislativo –órgano que posee la mayor densidad de representación democrática en el sistema- hacia todos los actores judiciales”. Y haciendo la salvedad de los rechazos que seguramente encontrará en sede judicial dijo: “Implica promover desde este ámbito legislativo transformaciones democráticas, obligando a revisar las prácticas de ese poder estatal y su cultura, estableciendo un sistema acusatorio”.

También criticó las versiones que se escucharon durante toda la tarde y las excusas planteadas por algunos legisladores sobre tratar el proyecto a las apuradas, porque sostuvo que “hace más de 20 años en mi caso que vengo trabajándolo en mi provincia y ya son muchas las jurisdicciones donde hay códigos nuevos”. Y agregó que “quien plantea esas cosas, implica que no vivió en el país o que desconoce la realidad argentina de los últimos diez años cuando se sancionaron la mayoría de los códigos procesales provinciales”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password