Los ganadores del Premio Parlamentario 2014

Julián Domínguez y Gerardo Morales fueron los elegidos en las cámaras de Diputados y el Senado, respectivamente. En diálogo con Semanario Parlamentario, resaltaron el valor de esa distinción, hicieron un balance de este año y dieron sus perspectivas para lo que viene.

Por Agustín Alvarez Parisi

Dos características unen a los ganadores del Premio Parlamentario correspondiente a este año en el Congreso de la Nación: los dos son presidentes. Después vienen las diferencias: uno preside la Cámara de Diputados, el otro su bloque en el Senado; uno es oficialista, el otro opositor. Pero luego vuelven las coincidencias, cuando hablamos del respeto que ambos inspiran entre propios y extraños, que le reconocen por igual su capacidad de trabajo, más allá de las diferencias políticas.

– Usted es el primer presidente de la Cámara de Diputados que recibe el Premio Parlamentario. ¿Qué significa este galardón para usted?

– Julián Domínguez: En estos años de democracia, Semanario Parlamentario ha sido el medio especializado, el medio más crítico, el medio más objetivo, con rigurosidad conceptual en el análisis y tratamiento de los temas parlamentarios, con mucho respeto hacia las personas, y con agudas críticas hacia el funcionamiento institucional. Por eso este premio es un halago personal y una valoración que reconforta el espíritu, por el prestigio que tiene Parlamentario entre la comunidad periodística y porque es un generador de opinión calificado para todos los medios de comunicación de la Argentina en torno a los temas que se debaten en el Congreso de la Nación.

– En su caso, es la segunda vez que recibe el premio principal, pero imaginamos que tiene también un significado especial.

– Gerardo Morales: Es un honor para mí ser reconocido por mis pares y por los periodistas parlamentarios por mi trabajo. Yo desarrollo mi tarea con pasión, y si además logro este premio, la satisfacción es doble. Aprovecho para agradecer la confianza y el reconocimiento.

– Este año tuvo que trabajar mucho para que se aprobaran leyes muy controvertidas. ¿Cuál es el balance legislativo?

– Domínguez: Con el propósito de cumplir con el mandato de la sociedad que uno representa y de los postulados con lo cual llegó al Congreso Nación, nosotros sentimos que el liderazgo legislativo de nuestra presidenta nos ha permitido trabajar con mucha comodidad conceptual. Nos ha permitido responder a los sectores de la sociedad que nos han encomendado entre otras cosas un Código Civil y Comercial que dé respuestas a los desafíos civiles del siglo XXI; un Código de Procedimientos en materia penal que dé respuestas a la complejidad de estos tiempos, teníamos un Código Procesal Penal del siglo XIX. El Código Procesal Penal es la herramienta para abreviar los plazos y para garantizarle a la sociedad el reclamo de justicia que la sociedad tiene.

Nos hemos sentido muy cómodos trabajando, no sin dificultades; se ha discutido mucho la formalidad más que el fondo, pero en realidad se han materializado todos los anhelos de reformas que estaban pendientes en los últimos 30 años.

– Teniendo en cuenta que el oficialismo tiene mayoría en ambas cámaras ¿cuál es el balance legislativo de este año?

– Morales: Este año, nuevamente, el kirchnerismo impuso su metodología del debate aparente para luego sancionar prioritariamente las iniciativas que envía el Poder Ejecutivo sin modificaciones ni cambios propuestos por las otras fuerzas. En el caso de Código Procesal Penal, el oficialismo no tuvo más remedio que introducir cambios. En el caso del CPP, la UCR reprochó al oficialismo que el proyecto contenía una serie de inconsistencias, inconstitucionales o reñidas con tratados internacionales, a las que la Argentina suscribió desde hace tiempo. Así como alertó sobre la reiteración de normas vigentes en la legislación de fondo. La UCR impulsó, entonces, modificaciones que fueron receptadas por el oficialismo en el dictamen. En tal sentido, el presupuesto de la “conmoción social” en la prisión preventiva fue eliminado del texto. Además, se contempló la sanción del Senado sobre “decomiso anticipado” del pasado 17 de septiembre -sobre proyectos de la UCR, el FAPUnen y el FpV- para los delitos de narcotráfico y trata de persona que no estaban previstos. Se quitó el artículo 41° del Código Penal, que hacía referencia al delito de terrorismo (que fuera cuestionado por la UCR en oportunidad del tratamiento de la modificación al Código Penal por considerarla incluida a la protesta social).

– Este año importantes proyectos tal vez no tuvieron el suficiente debate, es una crítica que hace la oposición.

– Domínguez: El Código Civil fue debatido a lo largo y a lo ancho de todo el país, hubo más de 20 audiencias públicas, más de 1.200 ponencias, participaron más de cien juristas. Se votó y se acordó el procedimiento de la comisión bicameral como comisión suficiente para garantizar la unidad conceptual y la integridad del tratamiento del nuevo Código. Y en el momento de su tratamiento, en la Cámara de Diputados la oposición se levantó de la misma manera que lo había hecho en el Senado. Por lo tanto, creo que la propia oposición se encuentra abrumada por el liderazgo en las iniciativas legislativas y muchas veces en críticas formales pretende poner en crisis lo que son reclamos de fondo de la sociedad argentina.


– Morales
: Sin lugar a dudas, las normas de fondo necesitan debates profundos, con consultas a especialistas e intercambio de opiniones e ideas entre todas las fuerzas con representación parlamentaria. Los apuros o empujones, lejos de mejorar las leyes, generan instrumentos ineficaces y cortoplacistas. La práctica parlamentaria se ha degradado un tanto, mientras muchas iniciativas tienen debate “exprés”, otras son literalmente cajoneadas porque la presidente no las impulsa.

-¿El proyecto para la elección de los parlamentarios del Mercosur era necesario tratarlo ahora?

– Morales: El Parlamento del Mercosur tendría que empezar a funcionar en 2019, con lo cual anticipar esta elección es simplemente para llevar en la boleta a la presidente y que así consiga inmunidad. Hasta ahora el Parlasur dicta declaraciones y recomendaciones para los Estados miembros vinculadas al proceso de integración, no sanciona leyes.

– Domínguez: Nuestro país estaba en mora; el proceso del Mercosur, desde Alfonsín hasta acá, requería una fuerte impronta de los gobiernos: la ratificación de la consolidación del Mercosur como comunidad política primero, cultural después y económica, requerían este paso que Argentina está dando. Paraguay ya eligió sus autoridades, Brasil envió sus autoridades, y era una mora que tenía la Argentina. Y la reunión del Mercosur en Uruguay el día 18 va a ratificar la posición argentina de ser parte integrante y activa del Mercosur. Nunca la participación del pueblo es un retroceso. Soy de los que creen que todo lo que sea avanzar en la elección y en la democratización de decisiones que hasta ese momento estaban reservadas al Congreso, está bien, y que esa posibilidad la tenga la sociedad, me parece que es un avance. Y en particular con el tema del Mercosur es la ratificación del mandato que vienen desde Alfonsín hasta acá.

– ¿Qué temas legislativos quedaron pendientes?

– Domínguez: Quedan el tema de telecomunicaciones, la votación de los legisladores del Mercosur y no mucho más porque ha sido un año de mucha actividad legislativa en esta Cámara.

– Morales: Iniciamos el año con un acuerdo parlamentario para tratar prioritariamente temas centrales como el combate contra el narcotráfico y la lucha por la seguridad ciudadana, ambos flagelos que generan tremendos sufrimientos a las familias. Sin embargo, lo poco sancionado -luego de un gran trabajo de todo el Senado en la creación de secretarías especiales en los juzgados federales y la figura del decomiso de bienes producto de narcotráfico, trata de personas o lavado de activos- no ha sido considerado aún en Diputados, porque no está entre las prioridades de la presidente. Es lamentable.

– ¿Cómo imagina será el próximo período legislativo, teniendo en cuenta que 2015 será un año electoral?

– Morales: Creo que el próximo año será de mucha menor intensidad el trabajo legislativo. Seguramente el oficialismo solo buscará tratar temas que necesite para cerrar la gestión de gobierno.

– Domínguez: Nuestra presidenta se va ir gobernando hasta el último día, por lo tanto es de esperar que tenga su correlato de iniciativas legislativas de sueños de 30 años de democracia que a lo largo del año que viene se van a ir presentando; imagino que va ser un año muy rico en el debate parlamentario. Además, lo bueno es que el Congreso discuta la política; mucho reemplazan al Congreso transfiriendo centralmente a la televisión el debate político y la institucionalidad de un país. La seguridad jurídica de una Nación, la previsibilidad de los actores económicos está en que sus instituciones funcionen y que el debate se de adentro de las instituciones. Lo que pasa es que la oposición, cuando pierde el debate, lleva afuera de las instituciones políticas la discusión, como es judicializar las decisiones políticas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password