Que debemos saber al momento de cambiar un producto

Por Daniel Presti. Sucede a menudo, que nos presentamos a solicitar el cambio de algún producto porque no resultó de nuestro agrado, no es de nuestro talle, o preferimos otra cosa.

El 20 de noviembre de 2014 se sancionó en la Legislatura porteña la ley Nº 5.146, de mi autoría, que viene a cubrir un vacío legal relacionado a los saldos remanentes que surgen de las devoluciones de productos.

La ley N° 3.281 que regula el procedimiento y demás cuestiones relacionadas con la devolución o el cambio de productos, nada dice respecto de qué ocurre cuando un consumidor realiza el cambio de un producto no perecedero en un establecimiento y de ello surge un remanente de saldo a su favor.

Sucede a menudo, que nos presentamos a solicitar el cambio de algún producto porque no resultó de nuestro agrado, no es de nuestro talle, preferimos otra cosa, le encontramos algún defecto, entre tantos otros motivos que podemos mencionar y el precio del producto elegido resulta ser menor quedando una diferencia a favor del consumidor.

Para utilizar dicho saldo, en algunos comercios nos encontrábamos obligados a adquirir un nuevo producto para lo que quizá ese remanente no resultaba suficiente o simplemente el comercio no contaba con ningún producto de ese valor.

En esas ocasiones no teníamos otra posibilidad que desembolsar dinero para sumar a ese saldo y así poder llevarnos un producto de nuestro agrado, provocándonos de esta manera un gasto extra que no teníamos previsto. Peor aún era la situación en la cual podíamos llegar a perder ese saldo quedando el mismo a favor del comercio, por no estar dispuestos a efectuar ese gasto extra.

“Si el producto original valía $250.- y el que obtengo por el cambio cuesta $200.-, ¿Por qué algunos establecimientos se quedaban con mis $50.-?”.

La ley sancionada viene a cubrir el vacío legal relacionado con esos saldos a favor, estableciendo que ante tal situación el comerciante deberá optar por devolver el saldo remanente en efectivo o entregar un comprobante que refleje dicho saldo el que tendrá una validez de 90 días corridos.

De esta manera el consumidor se encuentra protegido y no obligado a realizar un gasto imprevisto y no deseado, llevándose el dinero de su saldo a favor o un comprobante que puede utilizar en el período establecido.

Así saldamos una cuenta pendiente de un vacío legislativo y logramos regularlo para el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Es importante que el consumidor sepa que si algún comercio no cumple con esta normativa podrá realizar el reclamo pertinente en Defensa al Consumidor a través de la página del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (www.buenosaires.gob.ar) o llamando al 147.

El diputado Daniel Presti (Pro) es abogado graduado en la Universidad de Buenos Aires, realizo un Posgrado en Derecho Penal y Ciencias Penales en la Universidad del Salvador. Actualmente es Legislador y presidente de la Comisión de Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por el periodo 2011-2015. Se desempeño como Subsecretario de Justicia dependiente del Ministerio de Justicia y Seguridad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desde 12-2007 hasta 12-2011 y fue secretario Federal en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 7 de la Capital Federal.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password