Domínguez reconoció a un taquígrafo con 48 años de trabajo en Diputados

Se trata de Horacio González Monasterio, director de Taquígrafos de la Cámara baja y empleado legislativo desde 1966.

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, reconoció este lunes la labor de Horacio González Monasterio, director de Taquígrafos de la Cámara baja y empleado legislativo desde 1966.

“En la persona de Horacio, quiero reconocer a todo el personal de esta Casa, porque sostienen la institución más sagrada del pueblo, que es la democracia”, resaltó Domínguez, y afirmó que “los taquígrafos continúan siendo los fieles oídos de la historia de nuestro pueblo, y a través de sus manos quedan para la posteridad los debates parlamentarios”.

La función del taquígrafo es transcribir los discursos de los diputados y senadores mientras se están pronunciando. Por ese motivo suelen emplear abreviaturas, trazos breves y caracteres especiales que representan letras, palabras e incluso frases enteras. Domínguez destacó “la calidad del trabajo de los taquígrafos, que no es sencillo y no hay máquina que los pueda sustituir”.

Horacio González Monasterio comenzó a trabajar en la Cámara de Diputados en el año 1966, pero el golpe militar encabezado por Juan Carlos Onganía impidió su nombramiento, que finalmente ocurrió en 1973. En 2002 asumió como director de Taquígrafos.

Estuvieron presentes en el acto el secretario general de la Asociación de Personal Legislativo, Norberto Di Próspero; el presidente de la Asociación Argentina de Taquígrafos, Jorge Bravo; el secretario parlamentario, Lucas Chedrese; el secretario administrativo, Ricardo Angelucci; la prosecretaria parlamentaria, Marta Luchetta; y el director de Comisiones, Carlos Ferreiro.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password