Diputado bonaerense insiste con la eliminación del uso de pirotecnia

Basado en los datos de los accidentes en estas fiestas, el massista Ricardo Lissalde recordó haber presentado un proyecto para prohibir la tenencia, fabricación, comercialización, depósito y venta de esos elementos, sin autorización.

El diputado Ricardo Lissalde expresó que “lamentablemente durante los festejos navideños, tal como ocurre todos los años, hubo que lamentar heridos por la manipulación de pirotecnia, ya que la información que disponemos indica que al menos 67 personas fueron atendidas en diferentes hospitales y clínicas porteñas, dos de ellas con heridas graves por las cuales necesitaron ser intervenidas quirúrgicamente. Mientras que en la provincia de Buenos Aires se registraron, entre menores y adultos, 20 casos de heridas leves por quemaduras”.

“Estos riesgos aumentan para la festividad de año nuevo -agregó- en la que tradicionalmente se utilizan los elementos de pirotecnia en cantidades mayores, por lo que debemos advertir a la población que su uso sea mesurado y por personas responsables, y si es posible es mejor evitarlos y reemplazarlos por otras formas alternativas para festejar”.

Lissalde recalcó que “en esta navidad el accidente más grave causado por la pirotecnia fue el incendio de una fábrica de calzado en Olivos, causado presumiblemente por un globo aerostático”, y aprovechó la oportunidad para informar que va a dar nuevo impulso al proyecto de ley de su autoría de “pirotecnia cero”.

Precisamente, el legislador del Frente Renovador tiene presentado un proyecto de ley por el que se prohíbe “en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires la tenencia, fabricación, comercialización, depósito y venta al público, mayorista o minorista, y el uso particular de todo elemento de pirotecnia y cohetería sin la autorización correspondiente emanada de la autoridad competente”.

En su oportunidad, proyectos de similares características presentados por los entonces diputados Cecilia Moreau y Julio Garro, recibieron media sanción de la Cámara baja pero no fueron tratados luego en el Senado.

Esta iniciativa del diputado Lissalde “atiende el reclamo de una serie de organizaciones de la sociedad civil, profesionales, instituciones y vecinos en general y tiene como principal objetivo preservar la integridad física de las personas, de los animales y del medio ambiente”.

Lissalde destacó que “la pirotecnia debe ser limitada en su uso de manera estricta, permitiendo su utilización para la realización de espectáculos de fuegos artificiales en el marco de eventos especiales destinados al entretenimiento y tras las habilitaciones, controles y autorizaciones de las autoridades competentes”.

En este sentido, provincias como Neuquén o Tierra del Fuego tienen leyes de “pirotecnia cero” y en varios municipios bonaerenses se han sancionado ordenanzas en igual sentido como en Florencio Varela, Bahía Blanca, Exaltación de la Cruz, Rivadavia, Coronel Dorrego, Chivilcoy, Bragado o Daireaux.

También hay muchas ciudades de otras provincias argentinas que cuentan con esta ordenanza, tal es el caso de Neuquén, Villa La Angostura, San Martín de los Andes, Zapala, Esquel, Trelew, Bariloche, Villa Mercedes, Merlo, Guatraché, Santa Rosa, Casilda, Venado Tuerto, San Carlos (Santa Fe), , Río Tercero, La Falda, Arroyito, Capilla del Monte, Villa Carlos Paz, Noetinger (Córdoba), entre otras.

Apoyando iniciativas como las del diputado del Frente Renovador, la Sociedad Argentina de Pediatría ha señalado que “en Argentina más de 1000 personas por año deben ser asistidas en instituciones de salud por lesiones por pirotecnia durante las festividades de fin de año. El 50% son niños, y el 75% son varones. Muchas lesiones son graves, comprometen la vida, y un porcentaje importante de los lesionados queda con secuelas que van desde la pérdida de un ojo, pasando por incapacidades, mutilaciones o feas cicatrices por quemaduras que acompañarán al paciente de por vida, hasta daños auditivos”.

“No resulta suficiente prohibir el manejo de pirotecnia por parte de los menores –agregan- pues más de la mitad de los niños que se lesionan no estaban utilizando artefactos de pirotecnia, sólo estaban mirando. Se sabe que en muchos casos hay adultos supervisando el uso de pirotecnia. Tampoco basta con permitir solamente el uso de artefactos aprobados. No existe pirotecnia segura ni de bajo riesgo: todas pueden producir lesiones”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password