“Lo que hay que clausurar es la corrupción”

La diputada Alicia Ciciliani habla de las expectativas del socialismo para 2015, hace un balance del año del Frente Amplio UNEN y sostiene que Argentina necesita un liderazgo como el de Binner, a quien defiende a rajatabla. Su visión sobre los tres candidatos que lideran en las encuestas y el drama del narcotráfico.

Por Carolina Ramos

A pesar de las fisuras abiertas este año en el Frente Amplio Unen, Alicia Ciciliani, aún sigue apostando a la construcción de una coalición política progresista en Argentina. Pero lamenta que el debate “estuvo centrado en cómo ir a las PASO en lugar del afianzamiento de la propia fuerza” y admite que “en la opinión pública quedó sólo la discusión de una estrategia electoral”.

En el CEMUPRO y con mate en mano, la diputada asegura que “en política, uno más uno no es dos”. “Cuando un político o un partido cuenta los votos como propios es un gran error estratégico. El voto es el voto de la gente”, aseveró la santafesina en una entrevista con Semanario Parlamentario.

En este sentido, Ciciliani no escatima en elogios a Hermes Binner, su líder político, y pronostica que “el año que viene va a salir fortalecido porque la gente premia la coherencia”, aunque reconoce que “es un referente político que todavía tiene niveles de desconocimiento altos”. Además, defiende al precandidato presidencial de las críticas por su bajo perfil en el Congreso, al sostener que “no tiene esa cuestión enfermiza de protagonismo que tiene la mayoría de los líderes mediáticos hoy” y que “no necesita hablar ni gritar demasiado para generar capacidad de trabajo en equipo”. “Lo mejor de Binner es que habla poco y habla cuando tiene algo importante para decir”, resume.

Por último, confiesa que la asusta escuchar los discursos de Daniel Scioli, Sergio Massa y Mauricio Macri, y opina que una victoria de algunos de los tres candidatos que hoy lideran las encuestas significaría “un retroceso en términos del avance por la igualdad”.

– Después de un año agitado, ¿cómo va a trabajar UNEN el 2015? ¿Cómo va a ser la campaña de Binner?

– Con mucho entusiasmo esperamos el año electoral, porque hay muchas expectativas de un cambio en el país y nosotros queremos ser parte de ese cambio. Estamos trabajando junto a Margarita Stolbizer, Vicky Donda, Humberto Tumini, para la candidatura de Hermes Binner. Dentro del Frente Amplio UNEN nosotros apostamos mucho a la construcción de una coalición política progresista en Argentina. El espejo de Uruguay y de Chile nos entusiasma muchísimo. Sabemos que no es fácil, pero hay que tener paciencia, constancia, perseverancia, coherencia, y esos valores a nosotros nos sobran.

– ¿Qué balance hace del año de UNEN, teniendo en cuenta las fisuras que hubo?

– Hemos perdido la oportunidad de un debate público sobre la propuesta del frente. En la opinión pública y en la agenda pública quedó sólo la discusión de una estrategia electoral. Nosotros creemos que ese es un error muy grande, porque en la construcción política de una construcción de partidos una elección es una circunstancia. Claro que es importante, pero es un hito, y una estrategia electoral puntual no puede hacer perder de vista la importancia estratégica de la coalición. El 2014 estuvo muy centrado en la discusión de cómo íbamos a las PASO en lugar del afianzamiento de la propia fuerza. Eso fue un error, pero hubo líderes mediáticos muy importantes que instalaron ese tema en contra de nuestra voluntad y nosotros no tuvimos la fuerza de cambiarlo. Esa fue la enorme debilidad del frente. Pero por otro lado, tiene la fortaleza de que hay un conjunto de líderes y de fuerzas políticas convencidas con una mirada de largo plazo, y creo que el liderazgo de Hermes Binner en ese sentido es muy claro y este año va a salir fortalecido porque la gente premia la coherencia. Nos mantenemos con firmeza dentro de esa estrategia de coalición progresista, socialdemócrata, con una clara visión programática sobre el rol del Estado, el rol de los derechos humanos, de las empresas públicas, y la libertad y la igualdad como dos valores insustituibles en la política.

– Ustedes tienen claros esos valores y esa visión programática hacia adentro, pero ¿está llegando eso a electorado?

– Hay una porción importante del electorado que mira con atención. Las sociedades se informan cada vez más y saben que el Estado es una cuestión importante, que no da lo mismo tener o no tener Estado, que no da lo mismo tener o no tener políticas públicas eficientes. A ese electorado es que nosotros tenemos que responder. Esa es una deuda que queda de este año en el Frente Amplio Unen: dejar de discutir la estrategia electoral y ponernos a construir la alternativa de gobierno que le dé confianza a la gente para que nos deposite su voto. Yo hablaba de Chile y Uruguay, pero nosotros tenemos una experiencia muy cercana de la cual somos protagonistas, que es el Frente Progresista de Santa Fe. La gente se dio cuenta de que podíamos gobernar y nos confió su voto, y hoy en Santa Fe está el Pro, el peronismo, el Frente Renovador, pero el Frente Progresista tiene el apoyo mayoritario de la gente porque tenemos coherencia.

Cuando perdimos esa coherencia, la gente castigó. En política, uno más uno no es dos. Cuando un político o un partido cuenta los votos como propios es un gran error estratégico. El voto es el voto de la gente. No hay más voto cautivo: la gente elige, vota distinto en términos legislativos que en términos de Ejecutivo, y la dirigencia política tiene que tener claridad para darle opciones a la gente.

– ¿Lamenta la partida de Carrió?

– La verdad que no, porque Elisa Carrió tenía una enorme diferencia con nuestra construcción política, y creo que era muy difícil acordar en términos de estrategia electoral, donde ella cree que tenemos que ir todos juntos en contra del peronismo, en una creencia de que el peronismo es el responsable de los males de Argentina. Nosotros creemos que la realidad es mucho más compleja que esa simpleza de echarle la culpa a un partido. Además nosotros no somos antiperonistas. Pero además Carrió tiene una forma de concebir el poder que nosotros no compartimos, que es un poder centralizado, autoritario, personalista, y que queremos desterrar de la práctica política en Argentina. Es una mujer que denuncia e investiga, que tiene un rol muy importante y para el Congreso está muy bien, pero para gobernar eso lamentablemente no alcanza.

– La UCR sigue sin definir si jugará dentro de UNEN o si apostará a una alianza nacional con el Pro o el Frente Renovador que ya se rubricó en algunas provincias, ¿qué piensa al respecto?

– Nosotros lo habíamos charlado muy claramente en abril cuando firmamos el acta de alianza electoral. Había realidades provinciales donde había líderes radicales que podían ser acompañados por otras fuerzas políticas. Nosotros respetamos eso, porque es un error creer que hay alianzas de partido. El Pro no tiene desarrollo partidario en la mayoría de las provincias, salvo algún referente, entonces no es un acuerdo estratégico de partido a partido. Nosotros respetamos las realidades locales de los referentes radicales. Lo que nunca pusimos en duda es que a nivel nacional, la fuerza política debía tener coherencia programática e ideológica.

– Algunas encuestas dan a Binner como ganador de la interna de UNEN…

– Exactamente. Es un referente político que todavía tiene niveles de desconocimiento altos. Creo que nosotros estamos en desventaja, porque ha habido un adelantamiento irracional de la campaña electoral, con un uso de recursos en forma totalmente ilegal que no nos da igualdad de oportunidades. Pero creemos que Binner, a medida que la gente lo conoce, genera adhesión. Argentina necesita un liderazgo como el de Binner, que puede hacer un aporte muy importante a la Nación. Es médico, es un hombre de escucha, reflexivo, frío en su capacidad de razonamiento y de toma de decisiones, sabe pilotear tormentas, ha pasado enormes dificultades en su experiencia de gobierno, ha gobernado en ciudades importantes y difíciles Rosario ahora está en el centro de la escena por problemas de violencia y narcotráfico, pero fueron ciudades donde en los ´90 sufrimos el 25% de desocupación, donde el neoliberalismo pegó duro. Nosotros estamos muy confiados con nuestra propuesta política y con el liderazgo de Binner.

– Binner fue criticado por el escaso protagonismo que tuvo en el Congreso, ¿cómo respondería a esas críticas?

– Podemos entrar en la página web de Binner y ver lo que hemos trabajado en 18 proyectos de ley que son sustantivos, muy profundos, y que marcan un rumbo en la Argentina. A veces, la evaluación con indicadores no mide exactamente la valía de un diputado. Las veces que habla en el recinto no es un indicador. Un indicador de gestión productiva en la Cámara de Diputados es la cantidad de proyectos de ley que se presentan y a través de ellos se puede ver qué país quiere. En eso creo que Binner tiene un año fructífero. Lo mejor de Binner es que habla poco y habla cuando tiene algo importante para decir. Y lo mejor de Binner es que se siente expresado en el conjunto, no tiene esa cuestión enfermiza de protagonismo que tiene la mayoría de los líderes mediáticos hoy. Es un líder que escucha y resuelve, y no necesita hablar ni gritar demasiado para generar capacidad de trabajo en equipo. (En el recinto) hablamos todos los referentes del FAP, no es que habla uno solo y el resto está callado. Y no es que tenemos que esperar que pasen los siete minutos cuando el recinto está vacío: hablamos en los momentos de apertura, de cierre, en los momentos trascendentes. Eso muestra un perfil positivo de Binner más que una cuestión negativa.

– ¿Qué va a hacer UNEN con la elección de los diputados del Parlasur? ¿Tampoco piensa en acordar con otras fuerzas?

– No vamos a integrar ningún aglomerado de fuerzas en contra de, sino que vamos a construir una alternativa a favor de la integración latinoamericana. Vamos a mantenernos coherentemente con el Frente Amplio UNEN.

– ¿Qué significaría un triunfo de alguno de los tres candidatos que hoy lideran en las encuestas: Scioli, Massa o Macri?

– Un retroceso en términos del avance por la igualdad. Analizando cualquiera de los tres discursos, no queda muy clara su lucha contra la corrupción y la necesidad de transparentar la gestión pública y el uso de los recursos públicos. Ninguno de los tres hace eje en eso, y creo que es una gran deuda de la política en 30 años de democracia: esa opacidad en la gestión del Estado es una cuestión pendiente y ninguno de los tres enfatiza en eso. Y, ¿qué podemos decir después de escuchar que hay que clausurar la etapa de los derechos humanos? Lo que hay que clausurar es la corrupción, que el ministro de Planificación Federal no le entregue la construcción de viviendas a ninguna ONG sin capacidad para hacerlo. Lo que expresan es un sentimiento verdadero de rechazo a una política de derechos humanos, o que no la consideran relevante, que es mucho peor. Después, en el rol del Estado. Vi un video de Massa dirigido a los santafesinos donde les dice “sáquense el pie de la cabeza del Estado santafesino”, cuando el Estado santafesino nos está ofreciendo políticas públicas de igualdad en un marco de transparencia. La verdad que me asusta escuchar los discursos de los candidatos.

– Sabemos que Santa Fe padece el drama del narcotráfico, ¿qué se puede hacer desde el Congreso?

– Tiene que haber un plan nacional que involucre al Congreso, a los Ejecutivos y a la Justicia. Ya la Corte Suprema se expidió, así como la Iglesia y hasta los empresarios. En el Congreso es una materia pendiente. La Comisión de Seguridad Interior no funciona y hay una enorme cantidad de proyectos. Tenemos que crear el Sistema Nacional de Estadística Criminal para poder comparar las cifras en todo el país, ya que desde 2009/2010 no se publica la estadística criminal. Tenemos que crear la extinción de dominio, la radarización del espacio aéreo, la ley de derribo; tenemos que pensar en una Agencia Nacional de Seguridad que coordine las policías provinciales con la Policía Federal y crear un sistema de inteligencia que le dé información a todo el país. También está el Acuerdo de Seguridad Democrática que firmamos todos los partidos, y sin embargo el Congreso no funciona porque no hay un interés del Ejecutivo por este tema. En el Congreso, ese desgraciado episodio donde nos acusaron de narcosocialistas fue el punto culminante de la irresponsabilidad política en un tema tan duro y peligroso para la vida de todos nosotros.

– Hace poco, Miguel Pichetto dijo en una sesión que Santa Fe es “la nueva Medellín”.

– Es otra irresponsabilidad; no sabe lo que pasa en Medellín y no sabe lo que pasa en Santa Fe. Ese es un espejo en el cual no nos queremos mirar. Por eso nos hemos presentado ante María Servini de Cubría para que investigue el origen de los fondos de las campañas políticas, porque lo que tenemos que cuidar es que el narcotráfico no financie campañas políticas. Y mientras Pichetto o Larroque nos acusaban de eso, ellos tenían en la Sedronar a un funcionario que permitía el ingreso de efedrina al país. Es una actitud muy irresponsable usar estos temas para agraviar a un adversario político cuando estamos ante verdaderos asesinos que cambian la forma de vida de toda la sociedad. En Santa Fe, el gobernador ha emprendido la reforma policial para cortar el vínculo entre la Policía y el narcotráfico y ha sufrido 14 balazos en su casa. Esa es una demostración de que estamos luchando en forma abierta contra el narcotráfico. En Santa Fe ya reformamos la Justicia Procesal Penal, estamos reformando la Policía, pero todo esto no alcanza. Necesitamos un plan nacional que impida que el narcotráfico ingrese al país.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password