Polémica por proyecto que busca garantizar la estabilidad laboral en empresas privadas

Se trata de una iniciativa presentada por Héctor Recalde en noviembre pasado, que garantiza la permanencia de los trabajadores en el empleo, en calidad de “estabilidad absoluta”.

El proyecto no es nuevo, sino que data del 20 de noviembre pasado, y fue girado a la Comisión de Legislación del Trabajo que preside Héctor Recalde, precisamente el autor de la norma en cuestión. Este martes fue título de portada del diario El Cronista, y despertó fuertes críticas desde el sector privado, al que está dirigida la iniciativa.

El proyecto en cuestión busca favorecer la “estabilidad absoluta” en el puesto de trabajo de los empleados de las empresas privadas.

El proyecto señala que “cuando por las leyes o las convenciones colectivas de trabajo se otorgue al trabajador la estabilidad absoluta, éste gozará de la garantía a la permanencia en el empleo, siempre que no mediare alguna de las causales que justifiquen su despido, o estuviese en condiciones de gozar de los beneficios de la seguridad social por el máximo de edad o años de servicio”.

“El derecho a la estabilidad absoluta, se adquiere por el trabajador después de transcurrido el tiempo de servicio que fijen los leyes o las convenciones colectivas de trabajo”, puntualiza el proyecto, que agrega que “cuando el trabajador no reuniera los requisitos de la antigüedad para gozar de la estabilidad absoluta, y fuese despedido sin mediar alguna de las causas previstas en las normas que contemplen tal beneficio, tendrá derecho a percibir las indemnizaciones de los artículos 232, 233 y 245 de esta ley”.

Según la iniciativa impulsada por Recalde, “el trabajador que goza de estabilidad absoluta y fuese despedido sin mediar justa causa prevista en la ley, deberá promover ante el juez competente, la pertinente acción de nulidad y reinstalación, a efectos de que se declare, si correspondiera, la nulidad del acto del empleador y se ordene su reintegro al cargo o empleo que desempeñaba o que le corresponda a la fecha de la sentencia por ascenso o escalafón, si estuviesen previstos”.

La declaración de nulidad del despido, y la orden de reinstalación, llevará aparejada en todos los casos, dice el proyecto, “la obligación de parte del empleador de abonar las remuneraciones de sustanciación”.

Agrega la iniciativa que “la sentencia firme de reinstalación, obligará al empleador a readmitir al trabajador en el empleo que le corresponde, según lo establecido en el artículo 255 sexies y, a éste, a prestar el trabajo en las condiciones respectivas”. Si el empleador no readmite al trabajador, incurrirá en mora en la obligación de ocupación que le asigna esta ley, y estará obligado a pagarle las remuneraciones hasta el momento en que cese la misma, o el trabajador reúna las condiciones para gozar de los beneficios que le asigne la seguridad social por máximo de edad o años de servicio.

En caso de aprobarse el proyecto, los jueces podrán imponer al empleador condenaciones conminatorias graduales y progresivas, de modo de lograr el cumplimiento de la sentencia de reinstalación, “los que se graduarán en proporción a la capacidad económica del obligado. Cumplida la sentencia de reinstalación el juez podrá reducir la cuantía de las condenaciones conminatorias hasta el cincuenta por ciento (50%) del monto que se hubiere devengado”.

Se aclara que “el trabajador, en tanto persista la mora del empleador, podrá trabajar para otro empleador o hacerlo por cuenta propia pero, en tal caso, el cómputo de remuneraciones y tiempo de servicio a los fines de la seguridad social, solo podrá hacerse en base al trabajo que realice en estas condiciones”.

A continuación, parlamentario.com publica el proyecto presentado por Héctor Recalde:

Artículo 1°.- Incorpórase como “Título XII bis” del Régimen de Contrato de Trabajo, aprobado por Ley 20.744 (t.o. 1976) el siguiente:

“Título XII bis.- De la Estabilidad Absoluta.”

Artículo 2°.- Incorpóranse como artículos 255 ter, 255 quater, 255 cinque, 255 sexies, 255 septies, 255 octies, 255 nonies, 255 decies, 255 undecies y 255 duodecies, al “Título XII bis.- De la Estabilidad Absoluta” del Regimen de Contrato de Trabajo aprobado por Ley 20.744 (t.o. 1976), los siguientes:

“Art. 255 ter.- Alcance.

Cuando por las leyes o las convenciones colectivas de trabajo se otorgue al trabajador la estabilidad absoluta, éste gozará de la garantía a la permanencia en el empleo, siempre que no mediare alguna de las causales que justifiquen su despido, o estuviese en condiciones de gozar de los beneficios de la seguridad social por el máximo de edad o años de servicio.”

“Art. 255 quater.- Obligación Unilateral del Empleador.

La garantía a que se refiere el artículo 255 ter, sólo puede resultar de las leyes o lar convenciones colectivas de trabajo, y obliga unilateralmente al empleador configurando la imposibilidad jurídica de extinguir por parte de éste el contrato de trabajo, salvo en las circunstancias mencionadas.”

“Art. 255 quinquies.- Antigüedad.

El derecho a la estabilidad absoluta, se adquiere por el trabajador después de transcurrido el tiempo de servicio que fijen los leyes o las convenciones colectivas de trabajo.

Cuando el trabajador no reuniera los requisitos de la antigüedad para gozar de la estabilidad absoluta, y fuese despedido sin mediar alguna de las causas previstas en las normas que contemplen tal beneficio, tendrá derecho a percibir las indemnizaciones de los artículos 232, 233 y 245 de esta ley.”

“Art. 255 sexies.- Acción de Nulidad y Reinstalación – Alcance – Remuneraciones de Sustanciación.

El trabajador que goza de estabilidad absoluta y fuese despedido sin mediar justa causa prevista en la ley, deberá promover ante el juez competente, la pertinente acción de nulidad y reinstalación, a efectos de que se declare, si correspondiera, la nulidad del acto del empleador y se ordene su reintegro al cargo o empleo que desempeñaba o que le corresponda a la fecha de la sentencia por ascenso o escalafón, si estuviesen previstos.

La acción tramitará por el procedimiento sumarísimo previsto en el artículo 498 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación o sus equivalentes provinciales.

La declaración de nulidad del despido, y la orden de reinstalación, llevará aparejada en todos los casos, la obligación de parte del empleador de abonar las remuneraciones de sustanciación.

Se entenderá por remuneración de sustanciación, la que hubiera debido percibir el trabajador a partir del acto cuya invalidez hubiese sido declarada, y hasta tanto fuera efectivamente reinstalado o hubiera optado por la percepción de la indemnización prevista en el artículo 255 duodecies, según el caso.”

“Art. 255 septies.- Obligación de Readmisión.

La sentencia firme de reinstalación, obligará al empleador a readmitir al trabajador en el empleo que le corresponde, según lo establecido en el artículo 255 sexies y, a éste, a prestar el trabajo en las condiciones respectivas.”

“Art. 255 octies.- Mora del Empleador.

Si el empleador no readmite al trabajador, incurrirá en mora en la obligación de ocupación que le asigna esta ley, y estará obligado a pagarle las remuneraciones hasta el momento en que cese la misma, o el trabajador reúna las condiciones para gozar de los beneficios que le asigne la seguridad social por máximo de edad o años de servicio.

A estos últimos fines, se considerará como integrando el plazo de cómputo de servicios, el transcurrido desde el acto de despido y el tiempo que el trabajador permanezca a disposición luego de la resolución que disponga su reintegro al trabajo, conforme a las disposiciones de este título.”

“Art. 255 nonies.- Condenaciones conminatorias.

Los jueces podrán imponer al empleador condenaciones conminatorias graduales y progresivas, de modo de lograr el cumplimiento de la sentencia

de reinstalación, los que se graduarán en proporción a la capacidad económica del obligado. Cumplida la sentencia de reinstalación el juez podrá reducir la cuantía de las condenaciones conminatorias hasta el cincuenta por ciento (50%) del monto que se hubiere devengado.

Las leyes o convenciones colectivas de trabajo, dispondrán sobre el destino de las cantidades que resulten de la aplicación de tales condenaciones. A falta de previsión el monto de las mismas quedarán a favor del trabajador.”

“Art. 255 decies.- Trabajo por cuenta propia o ajena.

El trabajador, en tanto persista la mora del empleador, podrá trabajar para otro empleador o hacerlo por cuenta propia pero, en tal caso, el cómputo de remuneraciones y tiempo de servicio a los fines de la seguridad social, solo podrá hacerse en base al trabajo que realice en estas condiciones, o al que resulte por aplicación del artículo 255 octies, última parte.

“Art. 255 undecies.- Caducidad.

La acción de nulidad y reinstalación del artículo 255 sexies caduca a los noventa (90) días de producido el despido.

En caso de vencimiento del plazo de caducidad sin que se hubiese promovido la acción, se entenderá que el trabajador optó por la percepción de la indemnización establecida en el artículo siguiente.”

“Art. 255 duodecies.- Opción.

El trabajador podrá optar entre la acción de nulidad y reinstalación, o el percibir una indemnización equivalente al doble de la prevista en el artículo 245 de esta ley.

Podrá igualmente el trabajador optar por el cobro de la indemnización prevista en el párrafo precedente, si mediando sentencia firme de reinstalación, el empleador no la observara en el plazo fijado para su cumplimiento. En este caso las remuneraciones de sustanciación y las que corran hasta el momento en que el trabajador ejercite el derecho de opción que le está conferido se acumularán a la indemnización.

Tendrá también derecho a la percepción de la indemnización prevista en el primer párrafo del presente artículo el trabajador que se considerara legítimamente en situación de despido indirecto”

Artículo 3°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo Nacional.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password