Oscar Romero: “Es peor el ‘gorilaje’ de izquierda que el de derecha”

Como exdelegado de la Unión Ferroviaria, el diputado reveló que fue despedido por oponerse al cierre de los talleres y defendió a los gremialistas que apoyan el proyecto frente a las críticas de la izquierda.

Durante el debate por la reestatización de los trenes, el diputado oficialista y referente de SMATA Oscar Romero denunció en uno de los pasajes más aplaudidos de la sesión que “es peor el ‘gorilaje’ de izquierda que el de derecha”.

Fue en respuesta a su par Nicolás del Caño (Frente de Izquierda), quien se quejó de los festejos de representantes de la Unión Ferroviaria adentro y afuera del Congreso.

Romero, de familia ferroviaria, recordó su pasado como delegado de ese gremio, cuando fue despedido “por oponerse al cierre de los talleres”.

También aprovechó para disparar contra los periodistas Mariano Grondona y Bernardo Neustadt. “La lucha no fue fácil, los medios nos pegaban por todos lados, éramos el mal de la Argentina, vagos, sucios, deficitarios, etcétera”, relató.

Pero aseguró que “hoy nuestra presidenta nos da la posibilidad de recuperar nuestra historia, de dignificar a esa gran familia que son los trabajadores ferroviarios”.

Romero destacó que con el proyecto en debate “no sólo hablamos de la nacionalización de los ferrocarriles, hablamos de reactivar los talleres, de poner en marcha la industria ferroviaria, de dignificar a esa gran familia que son los trabajadores ferroviarios”.

Recordó que “la historia del desguace y desmantelamiento de los ferrocarriles no comenzó en la década del 90, comenzó mucho antes, con la mal llamada Revolución Libertadora en el ‘55 y luego con el gobierno de (Arturo) Frondizi y su ministro Álvaro Alsogaray, que incluyó la persecución de dirigentes gremiales ferroviarios dejándolos cesantes y prohibiéndoles el ingreso a sus puestos de trabajo”.

Luego señaló que “en los 90 llegó la estocada final”. “Todos recuerdan la famosa frase ‘ramal que para ramal que cierra´. Y no cerraron solo los ramales, cerraron los talleres ferroviarios quedándose 80 mil trabajadores sin laburo. Desaparecieron pueblos enteros, se eliminó una actividad que generaba mano de obra calificada, sacaron los trenes de las vías y se afanaron hasta los durmientes”, alertó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password