Los detalles del primer debate presidencial de la historia argentina

Cinco de los seis candidatos presidenciales de octubre participarán este domingo del primer debate presidencial de la historia argentina. Conozca los detalles.

Cuando hace exactamente un año se puso en marcha la campaña Argentina Debate, sus organizadores se ilusionaron con que esta vez se rompiera la “tradición” de que los candidatos presidenciales no debaten. La idea que fomentaba esa sensación era que por primera vez se llegaba a las elecciones con cierta paridad entre al menos tres candidatos y que esa condición los llevaría a reflexionar que tal vez un debate lograra hacer la diferencia.

Sin embargo, la paridad de esos tiempos no se extendió en el tiempo y finalmente los tres candidatos principales aparecen estacionados en tres decenas distintas: 40, 30, 20, lo cual mantiene el final abierto, pero claramente hay un candidato que lleva la delantera y ganará en octubre, quedando la duda respecto de si logrará consagrarse entonces, o deberá ir a una segunda vuelta en la que las posibilidades se emparejen sustancialmente.

Para Argentina Debate, la ubicación en las encuestas de los principales candidatos era solo un dato, por cuanto la idea fue siempre sumar a la elección a todos los candidatos que sortearan el escollo de las primarias. Pero como era de esperar, el escalonamiento que muestran las encuestas, replicando el resultado de las PASO, ha llevado al presidenciable mejor ubicado a desertar del debate. Con lo cual se mantendrá la regla nunca escrita, pero virtualmente patentada en la Argentina, según la cual “el que va al frente no debate”.

La cita es este domingo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, a partir de las 21, y con transmisión por señal abierta y gratuita por todos los canales de aire y radios del país que deseen transmitirlo. En principio, los moderadores del debate iban a ser los periodistas Rodolfo Barili (Telefé), Marcelo Bonelli (Canal 13) y Luis Novaresio (América). De todas las reuniones de la organización participaron representantes de los seis candidatos presidenciales, y en las mismas se acordó dividir el debate en cinco bloques, con interacciones entre los candidatos y entre los moderadores y los candidatos. El orden en el que aparecerán en escena y el orden de sus intervenciones fue sorteado públicamente.

Los temas propuestos para el debate son desarrollo económico y humano, educación e infancia, seguridad y derechos humanos, y fortalecimiento democrático. En el último bloque, los candidatos abordarán diferentes temáticas.

Todo se definió por sorteo, hasta las gráficas que anunciarán el debate. Allí, los candidatos debían aparecer con Scioli en primer lugar, quien no va a estar, por lo que la primera será la única dama: Margarita Stolbizer. Luego Nicolás Del Caño, Mauricio Macri, Adolfo Rodríguez Saá y Sergio Massa. Por sorteo también se definieron las salas donde permanecerán los candidatos y sus equipos antes del debate y durante los cortes comerciales.

El orden de las intervenciones

Tal como se definió por sorteo, los candidatos aparecerán en el siguiente orden en el escenario: Adolfo Rodríguez Saá, Sergio Massa, Nicolás Del Caño, Margarita Stolbizer y Mauricio Macri. Scíoli debía haber estado entre Rodríguez Saá y Massa.

Además, también se sorteó el orden de las exposiciones de los candidatos en cada sección. Para la primera, “Desarrollo económico y humano”, el orden será el siguiente: Macri, Stolbizer, Del Caño, Rodríguez Saá y Massa.

La sección 2 será sobre “Educación e infancia”, y hablarán en este orden: Stolbizer, Del Caño, Rodríguez Saá, Massa y Macri.

La tercera sección versará sobre “Seguridad y Derechos Humanos”, y hablarán en este orden: Del Caño, Rodríguez Saá, Massa, Macri y Stolbizer.

En la cuarta sección, “Fortalecimiento democrático”, hablarán así: Rodríguez Saá, Massa, Macri, Stolbizer y Del Caño.

La sección multitemática es la quinta sección, y hablarán en este orden: Massa, Macri, Stolbizer, Del Caño y Rodríguez Saá.

En este bloque debía arrancar el ausente Daniel Scioli, lo que podría alterar ese segmento o el último, donde Massa debe arrancar primero, seguido por Macri, Stolbizer, Del Caño y Rodríguez Saá. Scioli hubiera debido cerrar el debate.

Los participantes acordaron el formato del debate, que entre otras cuestiones incluye la posibilidad de que los candidatos planteen preguntas a otros candidatos.

Por su parte, en la “sección multitemática”, cada candidato tendrá 30 segundos para exponer individualmente sin interrupciones sobre una imagen que se sorteará en vivo, considerando que todos los candidatos conocerán de antemano las seis temáticas que se sortearán. El cierre, cada candidato podrá concluir sus exposiciones.

“Este encuentro es un nuevo avance en el camino al primer debate presidencial, y la presencia de los representantes de los candidatos, los medios de comunicación, los moderadores y los miembros del Comité Estratégico refleja la construcción cooperativa de este bien público”, indicó Hernán Charosky, coordinador general de Argentina Debate.

La producción técnica y artística del debate estará a cargo de CAPIT. Charosky explicó que a partir de ahora y hasta el 4 de octubre, todas las semanas se realizará una reunión de producción con los equipos de campaña, los moderadores y el resto del equipo de Argentina Debate para continuar trabajando en la producción del primer debate presidencial.

En el mundo

En otras regiones, la práctica de los debates es algo absolutamente común. En Brasil, sin ir más lejos, el año pasado hubo una decena de debates entre todos los candidatos, incluida la presidenta Dilma Rousseff. En Estados Unidos son una tradición inalterable a la que ningún candidato se atrevería a trasgredir. Allí, el primer debate se realizó en 1960, entre John F. Kennedy y Richard Nixon.

Un dato interesante es que mientras en ese país, España, Francia e Italia existen leyes que obligan a los candidatos a participar de los debates, en esta región, donde los debates comenzaron a realizarse en la década del 90, se cumplen de manera voluntaria. Es el caso de Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Paraguay y Uruguay.

En el interior

Lo que es tan difícil de lograr a nivel nacional, en el interior de nuestro país se ha hecho tradición. En Córdoba y Santa Fe, inexorablemente se realizan no uno, sino varios debates entre los candidatos a gobernador. La semana pasada se realizó el primer debate público de la historia catamarqueña entre los candidatos a gobernador, del que participó la actual mandataria, Lucía Corpacci, que va por la reelección, el candidato del Frente Cívico, Eduardo Brizuela del Moral, y Marcelo Rivera, del Frente Tercera Posición.

En Tucumán, antes de las polémicas elecciones provinciales también hubo debate, aunque allí faltó el candidato oficialista, Juan Manzur. En Chaco, se aprobó por ley el debate obligatorio, y fueron cuatro los que se realizaron entre los candidatos antes de las elecciones de hace dos domingos.

En la ciudad de Buenos Aires también suelen realizarse debates entre los candidatos, no así en la provincia de Buenos Aires, donde el único antecedente recordado se dio entre Antonio Cafiero y Juan Manuel Casella, que para las elecciones de 1987 protagonizaran un recordado debate que tuvo a Magdalena Ruiz Guiñazú. Según recuerda Eduardo Amadeo, colaborador de entonces de Cafiero, tanta importancia le dieron a ese debate, que habían ensayado durante un mes, bajo la coordinación de un reconocido publicista ya fallecido. Durante esos ensayos, Amadeo hacía las veces del radical Casella, mientras que una hija de Cafiero oficiaba de Magdalena.

En la previa, se esperaba que por su juventud, Casella saliera mejor parado en el debate, pero Cafiero lo venció, y se estima que esa exposición lo hizo subir cinco puntos en las encuestas, lo que muestra el valor de estos eventos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password