El detrás de escena del debate presidencial

Pormenores del encuentro que protagonizaron cinco candidatos a suceder a Cristina Kirchner.

Desafiando un insólito frío en plena primavera, los candidatos presidenciales, sus equipos de campaña y personalidades de la cultura y el periodismo arribaron este domingo a la Facultad de Derecho para asistir al primer debate presidencial.

En el vestuario predominó el negro de los trajes, en línea con la escenografía oscura montada para la ocasión. Incluso Margarita Stolbizer, la única mujer candidata, optó por usar ropa de ese color. Sólo se diferenció Nicolás Del Caño, de un gris claro. Tanto él como Mauricio Macri optaron por no llevar corbata.

Mediante un sistema de pulseras, los invitados y la prensa acreditada fueron ingresando al histórico edificio ubicado en el barrio porteño de Recoleta. Quienes llevaban en sus muñecas cintos dorados y azules, podían acceder al Salón de Actos donde se realizó el debate y, además, podían circular con libertad por los pasillos y salas linderas con el recinto. Allí se vio departir a los invitados y equipos de campaña de los candidatos en los minutos previos al evento.

La prensa, con pulsera verde, se vio impedida de ingresar al recinto y a los accesos donde se llevó a cabo el debate. Sí pudo observar las instancias del cruce de propuestas desde el Aula Magna donde se instaló una pantalla gigante frente las butacas doradas. Las diferencias también se expusieron en el catering: mientras que los invitados fueron agasajados con un servicio de lunch, los representantes de los medios de comunicación presentes sólo accedieron a un pebete de jamón y queso acompañado por agua o gaseosa.

Los políticos fueron llegando de a poco. Poco después de las 20 arribó la candidata a gobernadora de Cambiemos, María Eugenia Vidal, enfundada en un trajecito negro y luciendo su renovada figura. Casi en paralelo, ingresaron al edificio los candidatos del Frente de Izquierda, Néstor Pitrola y Gabriel Solano. Minutos después, con paso apurado por el frío, arribaron Patricia Bullrich y Federico Pinedo.

Las tandas publicitarias quedaron cortas para los candidatos, que corrían a ser asesorados por sus equipos mientras desde el control imploraban cumplir con los tiempos. Por orden expresa de los organizadores, los presentes en el Salón de Actos no podían salir del lugar mientras durara el debate.

Poco antes del inicio del evento, se vio en la puerta de la Facultad, cigarrillo en mano, a uno de los moderadores tratando de aflojar la tensión previa al inicio del histórico debate. “Hay reglas claras. No se permiten cruces ni interrupciones entre los participantes por eso no se entiende la ausencia de Daniel Scioli. No parece un debate”, dijo en referencia a las reglas que terminaron por enmarcar el frío intercambio de propuestas que luego se vio entre los cinco candidatos a suceder a Cristina Fernández de Kirchner.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password