La Cámara alta aprobó la resolución sobre la deuda que votó la ONU

La ley ratifica las nueve reglas básicas para la reestructuración de la deuda soberana, que fueron avaladas por la Asamblea General de las Naciones Unidas. La iniciativa se aprobó por unanimidad.

El Senado sancionó en la sesión de este miércoles el proyecto de ley relativo a la adopción de los principios básicos de los procesos de reestructuración de la deuda soberana, aprobados el la ONU. La iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo fue aprobada por unanimidad, con 53 votos, y girada a la Cámara baja.

El proyecto establece de “orden público” los nueve Principios de Reestructuración de la Deuda Soberana, que fueron avalados en la Asamblea General de la ONU por 136 votos a favor, 6 en contra y 41 abstenciones el pasado 10 de septiembre.

En el comienzo del debate, el senador Ruperto Godoy (FpV) sostuvo que “como parte de este espacio me siento orgulloso por el éxito que tuvo la reestructuración de la deuda”. Y agregó: “hemos logrado la transformación del país”.

El kirchnerista destacó la “decisión, coraje y valentía de la presidenta” que se instaló el tema en la agenda mundial y dijo que los fondos especuladores “quieren poner en jaque a los países”.

Por su parte, Mario Cimadevilla (UCR) señaló que “acompañar leyes que enumeran principios tan nobles no merece ninguna objeción” pero que en la propuesta “hay una sobreactuación del oficialismo”.

“Crean una épica falsificada”, manifestó el radical, en relación al estado de la economía y cargó contra Axel Kicillof, el ministro de Economía, al decir que “tiene consideraciones despectivas para quienes no pensamos lo mismo”. Además, el chubutense subrayó que el proyecto “es virtual” y “no obliga a nadie”.

En tanto, la senadora Liliana Negre de Alonso (Compromiso Federal) expuso un historial de la deuda externa y expresó que fue a partir del plan Brady, impulsado por el ex presidente Carlos Menem, que “se confundió la deuda y es imposible saber quién la tiene”.

Negre de Alonso pidió una “profundización del proyecto” para sumar modificaciones en cuanto a las prórrogas jurisdiccionales, y no solamente abordar los nueve principios.

Por otro lado, Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur) manifestó su acompañamiento a la iniciativa, y recordó que “la deuda se llevó el excedente del trabajo de los argentinos”.

En la misma línea, Jaime Linares dijo: “apoyando esto estamos colaborando a la búsqueda de consensos”.

La senadora María Higonet (PJ) salió a responderle a su par Cimadevilla, diciendo que “tiene la costumbre de hacernos enojar” con sus dichos, y se refirió al proyecto como “un paso que va a permitir a otros países que tengan que pasar un proceso de reestructuración mucho mejor”.

A su turno, la rionegrina María Odarda (Alianza Frente Progresista) denunció “la discriminación” y “actitud disciplinaria a las provincias” en la relación a sus deudas y sugirió que los principios votados también los use “la Nación con las provincias en el tratamiento de sus deudas”.

El candidato presidencial Adolfo Rodríguez Saá comenzó su alocución considerando que la deuda externa “es el monumento más grande a la corrupción” y señaló que “hay funcionarios y amigos del poder” que también “son buitres”.

Además, el senador apuntó que empresarios “del círculo rojo” contrajeron deudas que después “lograron que la paguemos todos nosotros”. “Y ahora ellos son ricos y nosotros pobres”, agregó.

Con respecto al desendeudamiento, el senador expresó que “decirle al pueblo argentino que estamos en una fiesta porque ya no debemos, es mentira” y advirtió: “el próximo gobierno va a estar en los problemas”.

Rodríguez Saá criticó los “12 millones de pobres” que tiene el país y disparó: “de qué inclusión social me hablan, dónde están los revolucionarios y peronistas”. No obstante, el senador manifestó su acompañamiento porque “estoy de acuerdo que defendamos la soberanía nacional” y “esta ley es un paso positivo”.

Por otro lado, la senadora Laura Montero (UCR) enfatizó en que Argentina “sigue sin poder tener acceso a los mercados internacionales” cuando “hay tasas internacionales que nos permitirían salir de la crisis económica y financiera que tiene nuestro país”.

La vicegobernadora electa de Mendoza resaltó que “el Gobierno nacional ha crecido terriblemente en su déficit fiscal” y que “desde 2007 hay mentira inflacionaria”.

Asimismo, remarcó: “tengo que reconocer que Néstor Kirchner era obsesivo en cuidar la balanza comercial, pero esto lo abandonamos”.

Montero insistió en que “estamos encerrados” con economías regionales “destruidas y provincias endeudadas”. Pese a coincidir con los principios establecidos en el proyecto, la senadora señaló que “no tiene efectos prácticos a la hora de solucionar el problema que tiene la Argentina”.

Al cierre del debate, el jefe de la bancada K, Miguel Ángel Pichetto, expresó: “para mí es una buena noticia que los bloques estén avalando este proyecto” porque “más allá de los matices es interesante porque esto va atener una lectura a nivel internacional, aunque sabemos que no es vinculante”.

El senador sostuvo que los países que votaron en contra de la resolución en la Asamblea General de la ONU lo hicieron “de manera condicionada”.

Pichetto hizo hincapié en que el fallo del juez Thomas Griesa contra la Argentina “estuvo condicionado por sectores económicos dominantes y fuertemente vinculados a los republicanos”. Además, agregó que el país tiene que “reencontrarse en un diálogo con Estados Unidos” y eso “lo tendrá que hacer el próximo gobierno”.

El presidente del bloque oficialista destacó las “exitosas” reestructuraciones del 2005 y 2010, y en cuanto a las deudas provinciales dijo que “siempre se han reestructurado”.

Los nueve principios

Los nueve principios aprobados por la ONU para los procesos de reestructuración de la deuda son encabezados por la “igualdad soberana entre Estados”, esto es, la extensión de los términos financieros de una renegociación al ciento por ciento de los acreedores cuando la propuesta sea aceptada por una mayoría calificada.

Los otros principios consisten en la “buena fe”, la “transparencia”, la “imparcialidad”, el “trato equitativo”, la “inmunidad de jurisdicción”, la “legitimidad”, la “sustentabilidad” y la “oponibilidad”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password