De cambios y espejos

Por Sigrid Kunath. A partir de la alegoría planteada por Alejandro Dolina, la senadora del Frente para la Victoria analiza el panorama electoral.

“Yo creo que a lo mejor ha llegado el tiempo de desconfiar de los espejos y de pensar que a lo mejor los fabricantes de espejos tienen intereses inconfesables entre los cuales figura lograr que nosotros nos creamos rubios siendo que somos morochos. A lo mejor hay que mirar más la realidad y menos el espejo de la realidad porque a veces ese espejo está tendenciosamente modificado y es fraudulento”. Alejandro Dolina.

Hay veces que la publicidad es capaz de hacernos creer cosas que no existen. En política eso puede ser muy delicado, ya que lo que está en juego no es ni más ni menos que el bienestar y el futuro del país.

El domingo tenemos que decidir entre dos propuestas totalmente diferentes, en las que claramente hay una sola, la que encabeza Daniel Scioli, que prioriza seguir protegiendo el trabajo, la producción y la industria argentina como ejes para el desarrollo nacional. Del otro lado, hay una fuerza que prioriza el mercado como eje conductor y que considera la inversión social y educativa como un gasto. Es toda una definición política. Hay que tener en cuenta la coherencia de acciones, proyectos y políticas que ambos candidatos han tenido frente a los nuevos derechos sociales consagrados en esta década. Para esto hay que tener memoria y recordar, por ejemplo, que el PRO, en el Congreso, votó en contra de iniciativas en materia de derechos laborales y protección de los trabajadores que impulsó el Frente para la Victoria.

En los últimos años la Argentina transformó muchas de las leyes que formaban parte de la tan promocionada “flexibilidad laboral” que el Fondo Monetario Internacional impuso a nuestro país en la década del 90 como condición para acceder al crédito internacional. En esa época, donde campeaba el Consenso de Washington se redujeron los derechos de los trabajadores: periodos de prueba más extensos, reducción en las indemnizaciones por despido, congelamiento de salarios, mayores niveles de arbitrariedad por parte de las patronales en la relación con los trabajadores, etc.

En estos últimos 12 años, y como parte de un paulatino proceso de recuperación y defensa del trabajo argentino que empezó Néstor Kirchner, en el Congreso de la Nación se discutieron y aprobaron más de 50 leyes en favor de los trabajadores y trabajadoras, que apuntaron a promover la inclusión de los colectivos laborales más vulnerables, como lo son las leyes que regulan el trabajo agrario y el de las trabajadoras de casas particulares por ejemplo; la ley de Promoción del trabajo registrado y prevención del fraude laboral y otras tantas que generaron transformaciones en la vida cotidiana de las personas que viven de su trabajo. Nunca impulsamos ni aprobamos, desde el Frente para la Victoria, ninguna legislación que fuera en detrimento de los derechos de los trabajadores. Todo lo contrario. En esta línea se insertan también políticas de protección de los puestos laborales y la negociación paritaria de los salarios todos los años.

Además, gracias a las medidas protectoras del mercado interno y de promoción y apoyo de las pequeñas y medianas empresas, se multiplicaron los puestos de trabajo, resultado que se evidencia en el crecimiento exponencial de los afiliados a los sindicatos.

Ahora, en momentos de fuertes definiciones y con remozados artilugios, el otro proyecto de país propone nociones que poco se parecen a un programa político de cara a los trabajadores. La “revolución de la alegría” es quizás el mejor exponente de vaguedades con las que se busca seducir al electorado. Pero si uno se toma el trabajo mínimo de repasar cómo votaron cuando tuvieron la responsabilidad de decidir, se da cuenta que hicieron todo lo contrario. Cambiemos siempre decidió en contra de los trabajadores. Sin embargo los espejos fraudulentos de los que nos habla Dolina quieren hacernos creer lo contrario.

Por eso es tan importante esta elección y que todos y todas votemos a conciencia, con memoria y responsabilidad, para defender y ampliar los avances a favor de los trabajadores que empezaron allá por 2003 con Néstor Kirchner, que profundizó nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner y que son la columna vertebral de la propuesta del Frente para la Victoria que hoy encabezan los compañeros Daniel Scioli y Carlos Zannini. Defender el trabajo argentino, la industria nacional, y para eso proponemos pasar del crecimiento con inclusión a la agenda del desarrollo.

*Senadora nacional – Frente para la Victoria Entre Ríos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password