La otra transición

A partir de las declaraciones de las flamantes autoridades provinciales electas, y de aquellos que se intuyen como tales, los legisladores de la provincia de Buenos Aires empiezan a desplegar movimientos sin mucha prisa pero movimientos al fin, en torno de la agenda que se avecina.

La gobernadora bonaerense electa María Eugenia Vidal parece avanzar en un plan de reforma a la Ley de Ministerios para su futuro Gobierno. En los primeros esquemas que manejan en su entorno se encuentran los borradores que apuntan a darle una nueva estructura al gabinete de la provincia de Buenos Aires.

El balotaje del 22 viene postergando las grandes definiciones de lo que será la conformación del gabinete de Vidal. No sólo en cuanto a los nombres de sus ministros, secretarios y subsecretarios, sino en un objetivo claro que es la reforma a la Ley de Ministerios que pretende impulsar.

La funcionaria y su mesa chica, juegan al misterio en cuanto a los lineamientos de su Gobierno, sostienen que después del 22 darán a conocer los nombres del gabinete y las principales leyes que pretende impulsar. Pero según se sabe, la reforma de la estructura ministerial bonaerense es una idea que ya avanza y un tema de gran importancia para la gobernadora electa. Es parte del cambio, deslizan.

Vidal, antes de las elecciones, anunció públicamente que modificará la Ley de Ministerios y, por lo tanto, la administración bonaerense tendrá un nuevo esquema gubernamental. En los primeros borradores de lo que será ese esquema de gestión existen tres puntos a destacar.

Por un lado, la creación y fortaleza de una Secretaría de Modernización del Estado, algunos hablan incluso de darle un rango ministerial; en la actualidad existe una subsecretaría de Modernización del Estado a cargo de Santiago Cafiero.

Además, surge otra idea vital para lo que será la relación política de la mandataria electa sobre todo con gremios, intendentes y legisladores: la unificación de la Jefatura de Gabinete con el Ministerio de Gobierno, para contar con un área política con mucha fortaleza.

Así mismo, el diseño de un área que compondrá una superestructura para articular políticas conjuntas entre Provincia y CABA, ambos distritos serán gobernados por el PRO, o, en todo caso, Provincia-Ciudad-Nación, si es que gana el balotaje Mauricio Macri, es otra arista fundamental en el esquema que pretende Vidal.

Reformar la Ley de Ministerios no resultó nunca un trámite en la Legislatura bonaerense, se aprueba con mayoría simple y normalmente tiene “cancha libre”, pues es entendimiento generalizado la idea que el titular del Ejecutivo tiene que contar con esta ley de acuerdo a su real saber y entender.

Los entendidos concluyen que la gobernadora electa presentará, según la práctica usual, la reforma a la Ley de Ministerios junto a la Ley de Presupuesto 2016, pero aquí aparece otro interrogante aun no resuelto. Pues la especulación que en Cambiemos empieza a ganar fuerza la idea de prorrogar la Ley de Leyes, facultad con la que cuenta la titular del Ejecutivo provincial que se extiende hasta poder ampliar las partidas un 20 %. Pero otra corriente de opinión dentro del espacio entiende que tendría que mandar un Presupuesto propio y además establecer las distintas emergencias, por ley y áreas, para desplegar un ordenamiento general de la administración pública provincial.

Reforma Política

Al parecer estos comentarios en torno al Ejecutivo alentó la iniciativa propia de algunos atentos legisladores. Tal es el caso de la Comisión de Reforma Política del Senado empezó a tratar algunos proyectos vinculados a “fortalecer las instituciones provinciales”. El fin de la reelección indefinida entre diputados y senadores es uno de los temas.

Así dicha comisión se reunió para empezar a analizar las iniciativas en danza que proponen modernizar el sistema electoral, limitar la reelección de legisladores provinciales y promover la igualdad y no discriminación entre el hombre y la mujer.

“Debemos debatir la reglamentación e implementación del voto electrónico, la paridad electoral en las listas de candidatos y ponerle fin a la reelección indefinida de diputados y senadores, todos proyectos que buscan fortalecer las instituciones de nuestra democracia” dijo el titular de este organismo legislativo, el senador del FR Sebastián Galmarini; también aclaró “queremos que estos temas se traten antes de que finalice el año, existe un marcado consenso sobre las reformas que nuestro sistema electoral merece”.

Desde la bancada de diputados del FpV también hubo palabras de acuerdo respecto de limitar los mandatos. “Estoy de acuerdo, habría que tomar como elemento ordenador lo que plantea la Constitución Nacional para el presidente”, indicó el diputado Fernando Navarro. Para no dejar dudas, el diputado repasó: “dos mandatos para el presidente, para gobernadores, diputados y senadores provinciales, intendentes y concejales”.

“Todos los que somos elegidos por el voto popular deberíamos tener dos períodos de mandato y es saludable que haya un límite, aunque también es cierto que quien es reelecto lo es por esta misma voluntad”, dijo como atajándose el tres veces elegido diputado provincial y presidente de la bancada del FpV, Fernando Navarro.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password