Yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos

Por Daniel Bosque. La repercusión internacional alcanzada por el escándalo de los Panamá papers ha puesto en jaque a miles de ahorristas pudientes del mundo, políticos y gobernantes.

El consorcio de periodistas ICIJ era una sigla que muy pocos conocían. Pero este domingo alumbró al mundo un volumen notable de cuentas no declaradas y de sociedades offshore en paraísos fiscales, a partir de invalorables archivos, ahora nada secretos de un renombrado estudio panameño.

Como en la recién premiada película Spotlight, la pesquisa periodística ha tirado del hilo hasta llegar a una cifra grandilocuente que le amargó el domingo a decenas de miles de pudientes del planeta.

Son los que acudieron a Mossack Fonseca como una garantía de sigilo libre de impuestos. Pero es tiempo de infidelidades copiadas a pendrive de varios gigas.

Cuesta creer que el destape no provenga de la filtración de un desleal del staff del bufete. Tal como ocurrió con el empleado del Deutsche Bank en el caso de la manipulación de los precios de los metales, o en el caso de las famosas cuentas offshore del HSBC.

En cualquier lugar del mundo, la ingeniería para poner dinero a salvo de los fiscos voraces está más que extendida. De una forma tal que pueden acceder empresarios, políticos y gente del show business que no necesariamente habita en las grandes metrópolis.

El solo titular de “vea aquí el listado completo” hoy disparara la curiosidad de cualquier lector, porque el morbo humano es así. Y también las pulsaciones de quienes confiaron en asesores jurídicos y contables de que sus ahorros bien o mal habidos estaban a prueba de fiscalizaciones.

Y del escarnio en la prensa, en caso de descubrirse el fraude. Sus nombres no aparecerían en negritas, por la condena moral de la que hablaba el famoso jurista Hans Kelsen.

Decenas de congresos para estudiar la lucha contra el lavado los malditos paraísos. Miles de formularios cada vez sofisticados, cientos de discos duros colapsados de información no son capaces de terminar con una ruta sofisticada de dineros no declarados, que sin embargo van dejando rastros. Panamá papers confirma que el centroamericano es sólo uno de los destinos. Elija el que más le guste.

Este es un lunes negro para unos cuantos ahorristas del mundo. Y para muchos políticos y gobernantes que hoy ensayan comentarios y aplicaciones. Algunos, como el dimitido premier islandés, quien hubiera necesitado de un buen media coaching para enfrentar la mala noticia.

Se vienen tiempos, de marcada sobre actuación en la política mundial y en diversos países e idiomas se escuchará el mensaje “seremos inflexibles”. Y primeras planas rutilantes sobre el atractivo escándalo, como las que hoy hay en España sobre la familia Messi.

Quienes no son estrellas del fútbol, ni ahijados de la política, obviamente, enfrentarán otro tratamiento de la opinión pública y del fisco de turno.

Por ese sensato temor, hoy hay teléfonos calientes en todos los continentes y recelos de mandar mails que puedan terminar en algún Wikileaks. Además de la hipertensión y adrenalina de los titulares de cuentas y sociedades que hasta ayer permanecían encriptadas.

Es un buen momento para poner una fábrica de colchones.

* Director de Mining Press

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password