Carrió: “Báez era empleado de los Kirchner, De Vido era cajero”

La diputada renovó sus críticas y denuncias contra el entorno kirchnerista y sostuvo que el dinero que según ella se quedaron los Kirchner ascendería a “14 mil millones de dólares”.

Para Elisa Carrió, la estrategia de Lázaro Báez es: “o me cubren, o hablo”. Así lo expresó en el programa A dos voces, de TN, donde sostuvo que el empresario detenido este martes tiene todas las pruebas que vinculan a los Kirchner, “el tema es que ahora están movilizando de qué manera se logra la impunidad de Lázaro. Si él habla, es Cristina y es Néstor…”.

La diputada nacional recordó que Báez “era empleado de ellos. (Julio) De Vido era cajero, nunca fue socio, lo dice en 2004”. Según ella, el exministro de Planificación Federal “tenía todas las relaciones con las petroleras, con la pesca, con las mineras, la energía… todo”.

Ricardo Jaime, detenido también los últimos días, “tenía una relación con De Vido, pero también una relación directa con el presidente. Y estaba todo bajo las órdenes de Néstor y Cristina Kirchner”.

Carrió detalló cómo era, según ella, el circuito de dinero que manejaban, producto de maniobras ilegales: “Los transportistas le entregaban la bolsa de dinero, se la llevaba a (el secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel) Muñoz”. Y agregó que “llegó un momento que la plata ya ni siquiera se contaba, se pesaba”.

La diputada insistió en recordar que Lázaro Báez “era un empleado de banco que de repente fue usado, era el gran testaferro; todo era de Kirchner, él se habrá quedado con el 10%”. En cambio, dijo Carrió, Cristóbal López “es el socio” de los Kirchner.

Consultada sobre cuánto dinero sospecha que se quedaron los Kirchner, no tuvo dudas: “14 mil millones de dólares -detalló-; 4% de la totalidad de los subsidios, lo cual no es mucho porque las coimas que cobraban”.

Respecto del lugar donde estaría el dinero, admitió que hay una vía que no puede probar, porque no tiene acceso al sistema de Irán, pero estimó que “podría haber cuentas en Seychelles, a nombre de Máximo Kirchner y Rudy Ulloa Igor”.

Sugirió estar atentos a la firma Helvetic y las empresas creadas en Nevada.

“Yo la conocí a Cristina en el 94; no tenía collares de un millón y medio de dólares, no me vengan a engañar”, señaló en otro párrafo, para agregar luego que “esto era manejado centralmente por Kirchner; su muerte produce un desorden”. Agregó que “Clarens le manejaba todo, cuando se separan las administraciones de la plata, Lázaro cae en Fariña y Elaskar”, pero insistió: “(Ernesto) Clarens es una figura central”.

¿Y Julio De Vido? “Era un cajero -insistió-, él cobraba todas las coimas; en su momento él era el que recaudaba la plata de las campaña, las petroleras las pesqueras. Un valijero era Uberti, el otro era Rudy Ulloa Igor”.

Señaló que a pesar de los fueros con que cuenta, Julio De Vido puede ser investigado, y aseguró que “está encubierto por todos los grandes empresarios de la Argentina, porque era el que cobraba las coimas; los empresarios no quieren que lo toquen, porque sería un mani pulite”.

En otro orden, Elisa Carrió también se manifestó preocupada “por cierta incomprensión en nuestra propia fuerza por lo que está sucediedo con las personas más pobres”. Así las cosas, dijo que además de investigar la corrupción, se dedica a “la lucha por la comprensión de la situación que atraviesan los más pobres, porque la verdad que los precios vuelen en los supermercados”.

Habló en ese sentido de la necesidad de que se resuelvan las paritarias “lo antes posible”, porque la gente “tiene que ganar más”. Dijo esperar que “todo se va a solucionar cuando se arregle holdouts, pero las clases pobres no pueden esperar”

“Los ajustes tienen consecuencias. Hay que terminar con estos subsidios, porque si no terminan con nosotros. Pero hay que pensar en los más pobres”, insistió.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password