El ministro de Justicia defendió su propuesta para reformar el Ministerio Público Fiscal

Germán Garavano presentó su proyecto para acortar el mandato del procurador y crear cuatro “subprocuradores”, en el marco de una reforma judicial más amplia y del debut del nuevo sistema procesal acusatorio.

Con la participación del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, la Cámara de Diputados comenzó a debatir este jueves el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo para reformar el Ministerio Público Fiscal.

La iniciativa fue presentada en el marco de una reforma integral del sistema de justicia federal que el oficialismo llama Programa Justicia 2020 y del inminente debut del sistema procesal acusatorio, donde los jueces se limitarán a juzgar y los fiscales a investigar.

“Fortalecer la Justicia para la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado” y “democratizar y transparentar esta institución que va a adquirir un rol central en las políticas de persecución”, fueron algunos de los argumentos del ministro a la hora de defender los cambios propuestos.

Entre ellos se destacan uno para que el mandato del jefe de los fiscales ya no sea vitalicio sino de cuatro años y otro para crear la figura de los subprocuradores en derecho penal, en delito organizado, en derecho público y en derecho privado.

Desde la oposición, esto se lee como un recorte al poder de la actual procuradora Alejandra Gils Carbó, a quien el macrismo le pidió la renuncia por su cercanía al kirchnerismo

Además, ante las comisiones de Justicia, de Legislación Penal y de Presupuesto, el ministro pidió a los legisladores que conformen una comisión bicameral de control al MPF. “El Ministerio Público Fiscal estuvo funcionando sin controles, ni externos ni internos”, reprochó.

Fuertes críticas de la oposición

Luego de su exposición, los diputados opositores lanzaron duras críticas al ministro. Uno de los temas que se coló en la reunión fue su sugerencia al presidente Mauricio Macri para que le aceptara la renuncia al polémico juez federal Norberto Oyarbide.

El kirchnerismo, en particular, aseguró que la reforma tiene “nombre y apellido”: Alejandra Gils Carbó. Así, la rionegrina Emilia Soria calificó de “secuaces” a los subprocuradores que quiere crear el Gobierno y denunció un “ataque a las instituciones” y un “ataque a la autonomía e independencia del MPF”.

“El proyecto no está planteado para la procuradora; está planteado para un largo plazo”, se defendió Garavano.

El kirchnerista Luis Tailhade también lo cuestionó por los “despidos” en el Ministerio de Justicia y el “desmantelamiento de InfoJus y de la UIF”; mientras que Myriam Bregman, del Frente de Izquierda, alertó que la reforma busca “criminalizar la protesta” social y “blindar el ajuste en curso” por el macrismo.

Margarita Stolbizer, del GEN, advirtió sobre un “desempoderamiento total de la Procuración en beneficio de los subprocuradores” que crea el proyecto.

En tanto, Mónica Litza fue la encargada de sentar la postura del Frente Renovador. “Estamos desilusionados con el proyecto, porque es sesgado”, lamentó, al coincidir en que se promueve una ambiciosa reforma sólo para remover a Gils Carbó.

En este sentido, aseguró que su bloque está dispuesto a acompañar un proceso de juicio político contra la procuradora.

De todos modos, el massismo intentará introducir modificaciones al proyecto oficial, que seguirá siendo discutido en los próximos días con la presencia de organizaciones e instituciones invitadas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password