“No somos dueños de la verdad; tampoco venimos a fundar la Argentina”

El discurso del diputado Mario Negri tras recibir su Premio Parlamentario 2015 por su labor en la Cámara baja.

“Buenas noches. Agradecimientos: a mi familia, en la persona de mi mujer, que es la que ha puesto el lomo, los hijos y los nietos, y que todos los que hacemos política sabemos lo que sucede cuando volvemos a la casa. Agradecimiento obviamente a mi oficina, a mis colaboradores, a mis asesores, a mi jefa de asesores, a mi vocera de prensa. Agradecimientos a mis colegas, estos del 2015 y la actualidad del bloque de la Unión Cívica Radical, a los que a veces les pido disculpas por ser bastante chinchudo. He tratado de expresar de la mejor manera posible nuestros valores, nuestros pensamientos, en el Congreso Agradecimiento a los periodistas, obviamente las disculpas por esos momentos de intolerancia; a mis colegas de otros bloques, disculpas si alguna vez una palabra fue tomada como un agravio; yo creo en la política como un debate de ideas, no de agravios personales, tampoco sentirse el dueño de la verdad. Agradecerle a un montón de amigos de Córdoba que hoy están acá acompañándome.

Y a Parlamentario no voy a decir mucho porque los directores se agrandan y encima son bajitos… Pero se han convertido en una referencia en información justa, clara, precisa; los levantan las radios del interior, buscan ahí, como dijeron los colegas de otros medios, que están en todos los rincones. Vivieron noches profundas acá, para vivir, muy oscuras. A veces temblaba la democracia, el Congreso; lo vieron florecer de nuevo; lo transmiten con objetividad, controlan; cuando uno es nuevo llega y lo hacen famoso…

También a esos legisladores que están acá, a quienes algunos los vi con distancia, algunos alcancé a compartir el tiempo con los respetos plurales.

Estamos en el bicentenario. Y ahora a mí me toca presidir un interbloque en nombre del radicalismo, el partido que he nombrado, que es del bloque del oficialismo, que es minoría. Y la verdad, les digo con el corazón, es una responsabilidad enorme; pero una enorme tranquilidad. ¿Saben por qué? Porque la verdad no viene detrás de un proyecto. Detrás de un proyecto viene una idea. Y en la democracia en el Parlamento para que un proyecto se convierta en ley debe recoger ideas de otros para lograr el número que es el de la mayoría. Y de eso estamos convencidos en Cambiemos: no somos dueños de la verdad; tampoco venimos a fundar la Argentina; venimos solamente con los errores del pasado, la experiencia del pasado, a ver si podemos honrar el bicentenario de la Argentina. Allá en Tucumán no habló un presidente; se reunió un congreso. Ahora es el bicentenario. Y fíjense cómo da vuelta la historia, ¿no? Ahora las mayorías en el Parlamento hay que construirlas y eso el Gobierno lo tiene claro y más claro lo tenemos nosotros.

Así que vivo con una enorme emoción esta aventura de lograr acuerdos. Sé que puede sonar una utopía. Quedan, seis, siete meses hasta fin de año. Pero a lo mejor, quién dice si en silencio, y no con los diarios, la política nos podemos poner de acuerdo en cinco, seis puntos que comprendan la calidad institucional mejor, que comprendan la independencia del poder es mejor, que comprendan la demanda de la inclusión social que retrocede y no avanza, que comprenda y de una respuesta a un país federal que fue pero que se perdió hace mucho tiempo. Aunque sean pocos, que los podamos traducir en no más de ocho o diez leyes.

Quizá se puede hacer muchos actos, en vez de hacer muchas luces, en vez de hacer muchos espectáculos, podríamos honrar el bicentenario de la mejor manera posible; que es la segunda transición de la Argentina. Hace 30 años recuperamos la vida, se fueron los miedos, vino la libertad, y esta casa retumbó. A veces amagó con caerse, pero se puso de pie. Esta segunda transición no es para que nos luzcamos los políticos; es para que se pueda volver a lucir la república.

Así que muchísimas gracias a todos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password