La Capital Federal en Viedma es una cuenta pendiente

Por Silvina García Larraburu. A treinta años de esa propuesta nunca consumada, la senadora reitera su opinión favorable y apuesta a que sea algún día reflotada.

Un día como hoy, hace 30 años, el expresidente Raúl Alfonsín anunció un proyecto para trasladar la Capital Federal a Viedma, Guardia Mitre y Carmen de Patagones. La iniciativa contó con el respaldo del Congreso de la Nación e incluso obtuvo la bendición del papa Juan Pablo II en abril de 1987.

Se avanzó durante dos años en la planificación y edificación del que sería el nuevo centro administrativo de la Argentina. No obstante, la crisis económica, la presión empresarial y la falta de decisión política para concretar el traslado, terminaron por diluir el propósito inicial.

Lamentablemente, la ley 23.512 sancionada y promulgada en 1987, quedó sin efecto al aprobarse el Digesto Jurídico en 2014.

En diversas oportunidades he manifestado la necesidad de trasladar la capital. La saturación que vive la Ciudad Autónoma de Buenos es cada vez más compleja y el mejor funcionamiento administrativo de nuestro Estado nacional, hace que sea imperiosa su descentralización.

Poner el ojo en la Patagonia y principalmente en Río Negro, que es la provincia más equidistante del sur, no es casual, sino que obedece a la determinación de un punto geográfico estratégico y fundamental para la federalización.

Las razones geopolíticas, históricas, culturales, económicas y de ordenamiento y mejor administración sobran en nuestro territorio. El traslado tiene que estar orientado hacia la integración de la República, pero también hacia su expansión.

La consigna “al sur, al mar y al frío” de Raúl Alfonsín, tiene que ver con la valorización del territorio que poseemos. Las disputas de los próximos años girarán en torno al agua, los alimentos y la energía; se trata no sólo de hacer crecer nuestra propia población en beneficio del crecimiento nacional; sino de proteger los recursos con los que contamos.

Uno de los ejemplos más claros es que somos el tercer territorio en el mundo de mayor plataforma marítima. El mar argentino, y la expansión de nuestra soberanía hacia la Antártida, ya están en disputa y el crecimiento demográfico resulta ser un punto clave para protegerlos.

Por otra parte, la Patagonia y su infinidad de riquezas serán potenciadas con una decisión de estas características, lo que además llevará al resto del territorio argentino hacia el mutuo fortalecimiento.

Río Negro en particular, no cuenta sólo con el espacio geográfico requerido para este proyecto, sino que además propone una ciudad como Viedma, que está sumamente preparada en infraestructura y en lo administrativo. Por todo esto, es imperiosa la necesidad de volver a instalar este debate y tener presente la claridad de su significado. Sólo falta la decisión política para concretarlo.

Senadora Silvina García Larraburu

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password