Senadores del FpV plantearon ante CFK su posición sobre el pago a los holdouts, las vacantes en la Corte y la derrota electoral

La expresidenta recibió a 22 legisladores del Frente para la Victoria en el Instituto Patria, donde hizo hincapié en “interpretar lo que le está pasando a la ciudadanía”. Se mostró de acuerdo en ampliar la cantidad de jueces del máximo tribunal y apeló a la estrategia parlamentaria del bloque que conduce Miguel Pichetto, ausente en la reunión.

Veintidós senadores del Frente para la Victoria plantearon ante la expresidenta Cristina Kirchner su posición sobre el acuerdo con los holdouts, las vacantes en la Corte Suprema de Justicia y la derrota electoral del año pasado, en un encuentro donde estuvo ausente el jefe de la bancada, Miguel Pichetto.

Durante alrededor de tres horas, los legisladores apelaron a la unidad del bloque, hoy partido por diferencias internas, aunque “no hubo cuestionamientos” a la conducción de Pichetto, según coincidieron varios de los participantes al término de la reunión.

Si bien concurrió más de la mitad de la bancada, que cuenta en total con 39 miembros propios, hubo notorias ausencias de senadores con compromisos en sus provincias, más allá de algunas inasistencias anunciadas.

Cristina arribó alrededor de las 15.30 al Instituto Patria, convertido en una especie de “búnker” donde ya mantuvo reuniones con diputados nacionales, intendentes, representantes de la cultura, el periodismo y los derechos humanos, a los que este jueves sumó científicos e intelectuales.

En un formato diferente a la reunión con diputados –los senadores compartieron una mesa rectangular con Cristina a la cabeza-, la exmandataria hizo una pequeña introducción para dar lugar a los planteos de los participantes.

Uno a uno, los senadores justificaron la postura que adoptaron sobre el acuerdo con los fondos buitre, que obtuvo 54 votos a favor y 16 en contra tras un duro debate que partió en dos al Frente para la Victoria, condicionado por el respaldo de gobernadores peronistas.

Además, los legisladores le plantearon a Cristina su desacuerdo con el DNU con el cual el presidente Mauricio Macri nombró “en comisión” a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz como jueces de la Corte Suprema de Justicia, algo avalado por los propios candidatos.

“Hubo un pecado de origen”, graficó la camporista mendocina Anabel Fernández Sagasti en diálogo con la prensa, mientras los pliegos –que requieren el voto de los dos tercios- siguen trabados en el Senado.

La necesidad de ampliar la cantidad de miembros del máximo tribunal fue compartida por la propia presidenta, quien incluso hizo una autocrítica por haber impulsado en 2006 la reducción del número de cortesanos de nueve a cinco.

En este sentido, la expresidenta sugirió la división de la Corte en salas especializadas, tal como ocurre en otros países del mundo. Esa es precisamente la idea que sostiene el exintegrante del máximo tribunal Eugenio Zaffaroni, cercano a la expresidenta.

En la reunión también se oyeron quejas por la forma en que ésta se convocó -a través de llamados individuales y no mediante una invitación formal al bloque-, pero Cristina aclaró que, aunque se trató del pedido expreso del grupo más afín, ella pidió citar a todos los integrantes.

Por otra parte, hubo autocrítica con respecto a la derrota en el balotaje del 22 de noviembre pasado, y un fuerte llamado de la exjefa de Estado a “interpretar lo que le está pasando a la ciudadanía” y “defender los intereses populares”.

“El desafío es poder construir desde la política una Argentina de iguales”, señaló la misionera Sandra Giménez, y agregó que “hay que tomar decisiones fuertes. No venimos a repetir la historia de 2001”.

Consultada sobre las ausencias en la reunión, Giménez sostuvo que “la unidad del bloque es intocable” y aseguró que “no hay cuestionamientos” sobre el liderazgo de Pichetto, cada vez más alejado del kirchnerismo duro y en diálogo fluido con Macri.

Otro misionero, Juan Manuel Irrazábal, reveló que Cristina preguntó por la “estrategia parlamentaria” del bloque, y, si bien prometió estar presente “cada vez que se la requiera”, sostuvo que es responsabilidad del bloque llevar adelante una táctica como oposición.

En la misma línea, el neuquino Marcelo Fuentes apuntó a la “necesidad de que el bloque tenga una coherencia en defensa de los intereses populares”.

“Hacía falta un sinceramiento”, resumió Sagasti, quien interpretó que hasta ahora el Frente para la Victoria “no ha estado a la altura de las circunstancias” frente a las políticas aplicadas por Macri, aunque consideró que el bloque podrá saldar las diferencias.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password